Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Yo no me doy por vencida…

(crónica recibida por teléfono satelital, Fotos: Archivo Glackma)

Al meterme en el saco, calentita, seca y confortable, mi mente va quedando preparada para hacer un poco de introspección antes de dormir y analizar el día. Lo primero que percibo son sentimientos enfrentados, por un lado la alegría de tener la nueva estación ya instalada funcionando perfectamente y además muy bien instalada. Por otro lado la profunda tristeza de no tener las sondas antiguas funcionando. Hay tanto esfuerzo continuo -año tras año- detrás de cada una de las estaciones que tenemos en GLACKMA… Hay mucho trabajo detrás, mucho sacrificio personal… Y es tan importante para lo que estamos haciendo, no tener laguna de datos en las series temporales que registramos… Me va invadiendo poco a poco una tristeza demasiado oscura, fría… la percibo agarrada en lo más profundo de mi corazón, como si fuera  interminable. ¡No, no puedo consentir quedarme dormida con esas sensaciones! 

Empiezo entonces a dirigir mi mente hacia sentimientos positivos. Ha sido una verdadera suerte el haber venido ahora para hacer la reinstalación. Si hubiéramos esperado hasta la próxima primavera –tal y como estaba previsto inicialmente- la laguna de datos hubiera sido mucho mayor. El esfuerzo y sacrifico realizados al tomar la rápida determinación de venir ya –sin haber podido descansar de las campañas antártica y patagónica- han merecido la pena. La estación que hemos puesto ha quedado perfecta, las sondas son mucho más resistentes a las inclemencias del tiempo, la memoria de almacenaje de datos es muchísimo mayor y nos va a permitir poder distanciar las salidas de campo. Lo que repercutirá directamente en el trabajo acumulado de gabinete, que lo vamos a poder ir actualizando poco a poco.

Con respecto a la estación antigua, trataremos de soltarla mañana y la llevaremos con nosotros. Se la mandaremos después a la fábrica alemana y a lo mejor pueden salvar datos almacenados. Quizás está funcionando y el problema es sólo de la conexión con el ordenador. De todas maneras mañana –ya con la luz del día- voy a hacer un montón de intentos. Cambiaré el software para la sonda en el ordenador, reinstalaré el programa, probaré con la PDA, buscaré una pila nueva para el cable de conexión… Agotaré todas las opciones. Si en Patagonia fui capaz de recorrer 60 kilómetros en un día para intentar otras alternativas, aquí que lo tengo todo al lado, os podéis imaginar que agotaré todas las opciones imaginables y casi diría yo, inimaginables.

Con esos sentimientos positivos, me quedo tranquila y dormida. Al día siguiente, comienzan mis pruebas… sin resultado alguno. Sólo me queda pendiente la última alternativa, cambiar la pila del cable de conexión. Cogemos el coche y nos vamos hasta Höfn a buscar la pila necesaria. Regresamos y ya casi al oscurecer estamos de nuevo junto a nuestra estación. Saco el ordenador, pruebo de nuevo… y ¡nada!, la sonda no funciona o sigo sin poder hacer la conexión entre ella y el ordenador.

Así como estas sondas alemanas son muy resistentes a las inclemencias de tiempo a las que están expuestas, el software lo he encontrado siempre muy débil, muchos puntos mejorables he ido encontrando a lo largo de todos estos años. A modo de robot -siguiendo el protocolo imaginario que establecí anoche, para agotar todas las posibles alternativas- comienzo de nuevo a cambiar el programa, reinstalando las diversas versiones que han ido sacando a lo largo de estos años. ¡No logro nada! Me siento como una hormiguita tratando de derribar un muro enorme.

Siguiendo mi esquema, dejo el ordenador y trabajo con la PDA. ¡Nada, nada, nada! Cierro el programa, lo abro de nuevo, apago la PDA, la enciendo… no os podéis imaginar la cantidad de intentos realizados y por tanto la cantidad de resultados fallidos acumulados… Y de repente, ¡conseguido!, ¡sí, sí!, hago conexión… Trabajando con un cuidado exquisito, como si se me fuera a romper lo que tengo entre mis manos, miro a ver si hay datos almacenados… ¡sí, está la serie completa! Mis ojos se abren al máximo, mi respiración casi se detiene. “¿Lo conseguiste?”, me pregunta Adolfo. “Puede que sí…, espera”, le digo. Casi temblando, doy la orden para extraer todos los datos almacenados en la sonda. Mientras tiene lugar la operación noto que mi corazón casi se va a salir del tórax… No puedo describir la alegría que sentí cuando el fichero de datos estaba bajado por completo en mi agenda. “¡Sí, sí, sí, lo tenemos! Conseguido. No hay laguna de datos” grito con fuerza. No me lo podía creer. En mi cara se dibuja una sonrisa enorme, si existiera diría que es una sonrisa infinita…

Buscando alguna foto para acompañaros este artículo, os dejo dos paisajes invernales islandeses (son de hace dos años en diciembre). En medio del frío, del hielo, de la noche polar, una tenue luz de amanecer nos anuncia que un nuevo día comienza con cuatro horas de luz por delante… toda una esperanza. De la misma manera os puedo asegurar, que en medio de todos los contratiempos, de todas las adversidades… yo no me doy por vencida.

Compartir:

2 comentarios:

  • Por COLEGIOJOSEHERRERO (14/04/2011, a las 14:12)

    Saludos para todos:
    ¡Qué magnífica noticia la que nos acabas de contar!, nos alegramos muchísimo de que no se hayan perdido datos y estamos sorprendidos por tu tenacidad y constancia para no darte por vencida ante las muchas dificultades con que os habéis encontrado en las últimas expediciones.
    Iniciamos hoy las vacaciones de Semana Santa y seguiremos atentos a tus comentarios en el blog; feliz regreso a España con la satisfacción del deber cumplido ( y nosotros como testigos).
    Hasta pronto

  • Por manuela (17/04/2011, a las 18:22)

    ¿Qué tal luchadores de lo imposible?
    Ya sabíamos nosotros que lo íbais a conseguir. Teníamos como vosotros un pensamiento positivo de qué al final tendríais toda la serie de datos. Nos alegramos inmensamente lo hemos conseguido. Un final feliz para todos. Nos vamos de vacaciones.
    Hasta pronto
    BEATRIZ GALINDO

Escribe un comentario:

*:
*:
*: