Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley

Uno de los sitios más bonitos y que siempre me gusta visitar cuando voy a Rey Jorge en la Antártida, es la isla de Ardley. Esta pequeña isla está unida a Rey Jorge con un istmo, que  estando pendientes de las tablas de mareas te permite cruzar a ella sin necesidad de zodiac.

Se puede llegar al istmo por un camino más largo o por un atajo. A mí me gusta este último, se avanza por el borde la playa y después hay que hacer una trepada por una zona de acantilados en la costa. Desde lo alto la vista es maravillosa, alguna foto nueva siempre hago cada vez que subo.



Antes de alcanzar el istmo, hay una playa que suele tener focas de Weddell. Me gusta observarlas. De cuerpo redondeado, moteado, más oscuro por el lomo y más claro por los flancos y el vientre, pueden llegar a alcanzar los 3 metros. Con su cabeza pequeña, casi sin cuellos y sus ojos saltones, su expresión es… ¡de niña buena!





Tras atravesar el istmo y avanzar por el interior de la isla, me maravilla siempre la cantidad de musgo que cubre una buena parte. Parece una verdadera alfombra de un gran espesor y entretejida con una gran gama de verdes. ¡Qué resistentes son! Expuestos a la rudeza del invierno de la zona y cubiertos por varios metros de nieve, aparecen de nuevo en el verano, frescos como si nada hubiera pasado.

En un pequeño risco y antes de llegar a la pingüinera, hay un montón de nidos de petreles gigantes. Me encanta observarlos de cerca, sus peculiares picos… y maravillarme cuando extienden sus alas y con esa gran envergadura comienzan a volar. ¡Quien pudiera...!





Avanzando un poco más, se alcanza el cerro donde se encuentra el faro de Ardley. Es peculiar esta imagen de la isla con su faro en la parte más alta de la misma, rodeado de pingüinos. De lejos parece una cabeza rapada con algunos pelos de punta.





Si bien a lo largo de todo el recorrido uno ya se va encontrando con pingüinos, al adentrarse en esta zona uno cree internarse en un verdadero santuario de pingüinos. Miles de estas simpáticas aves habitan la isla. Se pasan la mayor parte del tiempo en el mar, donde muestran sus fantásticas habilidades. Son gregarios y muy sociables. Las especies que aquí hay son: el pingüino barbijo, el adelia y el papúa. Todas ellas alcanzan un tamaño aproximado de 70 cm., y durante el invierno emigran a regiones donde el mar está descongelado ya que se alimentan de peces, pequeños crustáceos y cefalópodos. Regresan a las pingüineras a mediados de octubre. Ponen dos huevos y la incubación se realiza por los dos integrantes de la pareja, alternándose. Las crías de los adelia siempre van algo más adelantadas y son algo más grandes.







Es todo un privilegio avanzar entre los nidos, por las zonas más despejadas para no molestarlos, siempre muy despacio, en medio de riscos próximos al mar y con el casquete glaciar de la isla Nelson como telón de fondo.





Adentrarte en este paraje tan espectacular, rodeado de ellos, viendo que no los perturbas, escuchando sus cánticos,… hace que te sientas como en otro pequeño paraíso. No sé, pero es tan extraño a veces, pensar que tantos lugares dentro de la Antártida me hacen percibir esa sensación de tranquilidad, de paz. Es como si el tiempo se detuviera y te adentraras en un lugar mágico. Tengo la sensación de ser una niña entrando en uno de sus cuentos preferidos y encontrando real todo lo que su imaginación pudo algún día crear.





Observándolos y observándolos me quedo ensimismada, el tiempo se pasa volando y cuando me quiero dar queda el tiempo justo para regresar cruzando el istmo antes de la subida de marea.
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley
  • Un verdadero paraíso: la pingüinera de Ardley

Etiquetas:

Compartir:

3 comentarios:

  • Por manuela (22/03/2011, a las 12:40)

    ¿Qué tal Carmen?
    Nos ha gustado mucho el artículo, sobre todo los pingüinos, sabemos que el color negro del lomo es para que se confundan con las orcas y estas no les ataquen. También la capacidad del musgo de sobrevivir y adaptarse al duro invierno. Tomás le ha llamado la atención que los petreles tengan cómo nido piedras y no ramas, claro allí no hay árboles, por tanto es natural que sean las piedrecitas su nido. Es un lugar paradisiaco, que suerte el de estar allí y relajarte contemplando esta belleza natural.
    Un abrazo
    BEATRIZ GALINDO

  • Por COLEGIOJOSEHERRERO (23/03/2011, a las 15:21)

    Saludos para todos:
    Esta mañana los chicos han comentado la belleza de las fotos que nos has enviado.¡Eres una privilegiada al poder contemplar ese bello espectáculo de la naturaleza!, les han llamado especialmente la atención las fotos de las crías de pingüinos.
    Hemos comentado también la foto del itsmo que une las dos islas, la palabra itsmo la repetimos a menudo en cono cuando hablamos de penínsulas, que es el tema que estamos tratando en esta quincena.
    Hasta mañana.

  • Por GLACKMA ... (24/03/2011, a las 09:13)

    Es realmente un paraíso... Y es muy difícil de transmitir la sensación de paz y tranquilidad que producen esos lugares.

    Seguro que entendéis ahora un poquito mejor lo difícil que es la adaptación al regreso de las expediciones.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: