Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Siempre hay algo positivo

En Punta Arenas con mi ojo y mi dedo sin mejorar, decido acudir a un médico. No estoy acostumbrada a ir a hospitales o médicos y se me hace más costoso que recorrer los 30 kilómetros de la caminata a la estación del Tyndall. Y, ¿dónde voy? Ni idea… me encuentro como pez fuera del agua. “Bueno, lo dejo, ya mejorará” pienso para mis adentros. “Pero, mañana puede que tenga la opción de cruzar a la Antártida, tengo que encontrarme en condiciones…” siguen mis pensamientos.

Llamo a Sergio, gerente de Agencias Marítimas Broom y amigo nuestro aquí en Punta Arenas. Desde esta agencia, llevan ya un par de años apoyándonos para conseguir que  llegue el material enviado por cargo tanto aquí como a la Antártida. Sin perder un instante, me viene a buscar junto con Marcela -también trabajadora de la citada agencia- y me llevan en primer lugar al Hospital Naval. Hay una larga cola de espera y deciden probar en otro lugar. Nos vamos a la Clínica Magallanes, con la que también tiene un convenio la Agencia Broom. Me encontraba arropada entre Sergio y Marcela que hablaban con unos y otros para ver cuál era la mejor opción de ser atendida.

En la consulta, el médico nada más ver el ojo y el dedo, confirma sin duda que se trata de una picadura. Le conté cómo habíamos limpiado en el campamento la enorme ampolla que se formaba en el dedo: -como no teníamos otra cosa, desinfectamos un cuchillo al fuego y Agustín me abrió esa especie de enorme ampolla que se formaba en el dedo.

Entonces el médico, sonriendo, pero serio, me dice: - Nooo… eso se hacía antes en la guerra. No teníais que haberlo abierto así. ¿No lleváis botiquín?

Le explico: - En mis primeras expediciones había preparado un botiquín muy completo, que llevaba siempre. Pero, ¿qué ocurría? Nunca utilizábamos nada, las medicinas se caducaban y tenía que andar renovándolas, así que decidí no volver a llevarlo.

Me argumenta el médico y con razón: - Basta que una vez te haya sido útil, para que haya merecido la pena llevarlo diez veces sin utilizarlo.

Realmente tiene razón, a partir de ahora, me volveré a preparar un botiquín para las expediciones. Está claro que aunque no pase nunca nada, no quiere decir que no pueda pasar. Lección aprendida.

Al final se nos pasa las mañana con estas gestiones. Al finalizar, tomando un café en la cafetería del hospital, Sergio saluda a otro de sus muchos conocidos. En este caso se trata de Patricio, médico del Hospital Naval de Punta Arenas. Sergio, que es un seguidor de lo que hacemos en GLACKMA, le comienza a explicar que venimos de una expedición del glaciar Tyndall y le habla de todo lo que hacemos. Le cuenta también lo contenta que quedó la gente con nuestro entusiasmo en la conferencia divulgativa que impartimos en Punta Arenas en marzo, al terminar nuestra anterior campaña antártica.

Patricio, encandilado con lo que le estábamos contando, nos pide si sería posible dar una conferencia divulgativa en el Hospital Naval. “Por supuesto, no sólo es posible, para nosotros sería un verdadero placer” le explicamos. “De hecho estamos muy agradecidos a la Armada por el apoyo prestado durante nuestra pasada campaña antártica, a través de la Estación Marítima de Bahía Fildes”.

Siempre hay algo positivo. Esas picaduras ya han valido para algo.

Como un buen cierre os dejo esta foto del amanecer ayer en nuestra caminata  de vuelta del Tyndall.

 
  • Siempre hay algo positivo
  • Siempre hay algo positivo

Etiquetas:

Compartir:

1 comentario:

  • Por manuela (31/05/2011, a las 09:19)

    !Hola aventureros!
    Esperamos que tu dedo y ojo se mejoren. Comentamos el tema de los aforos y como se calculan.
    Parar calcular los aforos de un río primeros seleccionamos el punto de recogida del agua proveniente del deshielo de los glaciares, ahí se instalan las sondas. Estos aparatos miden el nivel del río y la temperatura.
    Buscamos conocer la descarga glaciar, es decir, una vez seleccionado el río adecuado, conocer el caudal de ese río y registrar sus variaciones cada hora. Las sondas, miden nivel y van almacenando hora tras hora los valores de este parámetro. ¿Cómo conocemos el caudal en continuo? Tenemos que obtener en cada estación, lo que se llama la curva de ajuste o calibrado entre caudal y nivel, es decir, la función que nos permita definir la relación y el comportamiento de ambos parámetros. De esta manera, conociendo uno de ellos (nivel en nuestro caso), podemos calcular el caudal.
    Para obtener esa curva de ajuste. ¿Qué tenemos qué hacer? Para distintos valores de nivel –que están registrando las sondas- tenemos que medir el caudal en concreto que pasa por el río. Hay que hacer una curva lo más precisa posible. Para ello necesitamos el mayor rango de valores que podamos obtener: valores muy bajos que nos permitirán definir el comportamiento del río con poco caudal, valores altos y valores intermedios.
    Para calcular el caudal tenemos que aforar, es decir midiéndolo directamente. Ellos trabajan en ríos “manejables” en los que poder aforar por vadeo, metiéndonos en el río y midiendo la velocidad del agua.
    Para ello seleccionamos una sección transversal del río y según su anchura y caudal trabajamos en secciones más pequeñas (de unos 25 a 50 cm. en los ríos en los que hasta ahora hemos trabajado). En este caso concreto tenemos una anchura de algo más de 6 metros y trabajan en secciones de 50 cm. Para definir esas secciones de trabajo se ayudan de una cuerda marcada con las medidas fijadas de antemano e instalada transversalmente en el río en la zona seleccionada para aforar. En cada uno de esos tramos y a diferentes profundidades elegidas, se mide la velocidad del flujo del agua. De esta manera, sección (m2) por velocidad (m/s) nos da caudal (m3/s).
    Se obtiene la curva de ajuste entre nivel y caudal mediante aforos directos en el río midiendo la velocidad en diferentes secciones y después sumando los valores en todas esas divisiones nos da el caudal total en el río para ese nivel marcado por la sonda. Generamos así la serie temporal de caudal
    Así se consigue la descarga glaciar .La temperatura del agua lo miden las sondas, ya que miden el nivel por presión de la lámina de agua del río. Cuando hiela, también se generan valores de presión en la sonda.
    Un saludo
    BEATRIZ GALINDO

Escribe un comentario:

*:
*:
*: