Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Problemas, problemas, problemas…

Queridos expedicionarios, estaréis retomando las clases de nuevo después de las vacaciones de Navidad. Espero que hayáis recargado las pilas para afrontar otro trimestre más con muchas ganas de aprender.

Aquí no hay vacaciones, como os podéis imaginar. Nos guiamos para realizar unos u otros trabajos por el tiempo. La meteorología es la encargada de dejarnos trabajar en el exterior o caprichosamente nos obligar a recogernos y adelantar trabajo de gabinete.

Como habéis podido leer en el Blog hemos celebrado las fiestas claves, La Nochebuena, el Fin de Año y algunos encuentros con gentes de diferentes bases antárticas que hay en la zona. Por cierto, buscad la isla Rey Jorge (King George) en las Shetland del Sur, y ubicad ahí la Base Rusa en la que estamos y las demás que hay en la isla. A ver si sois capaces de localizarlas todas. Aquí, en medio de esta soledad antártica, son muy importantes las relaciones humanas con el resto de expedicionarios y personas que están al cargo de las bases durante todo el año. Entre los que nos conocemos en estos lugares se crean lazos de amistad muy fuertes que perduran para siempre. El tiempo es incapaz de borrarlos. Reina entre todos nosotros lo que llamamos el espíritu antártico de colaboración y solidaridad. Y eso se nota.

Gracias a este apoyo y a este entorno tan acogedor en el que nos movemos, nos recargamos de fuerza para superar los problemas que nos han surgido nada más empezar a probar el equipo nuevo. Os había comentado antes de comenzar la expedición que nuestro objetivo fundamental en esta ocasión es implementar -mediante envío de datos por radio- la estación que aquí tenemos midiendo descarga glaciar, es decir el hielo que se funde. De manera que los datos que registramos cada hora, además de almacenarse en la memoria de las sondas instaladas, nos estén llegando a España en tiempo presente. ¡Fantástico!, ¿verdad?

Los equipos con los que llevamos trabajando durante toda esta década son de una empresa alemana. Han ido mejorándolos poco a poco y haciéndolos más robustos para aguantar las inclemencias del tiempo que tenemos en las regiones polares. Pero también, os tengo que ser sincera, en los últimos años estamos encontrando algunos problemas con las sondas que les compramos. Son detalles de acabado, de ensamblaje final, de programación, de software, etc. que nos han dado muchos quebraderos de cabeza. De alguna manera percibo que esta globalización que existe, está echando a perder los valores verdaderos en todos los sentidos. Da la impresión, o al menos ese es el resultado final, que lo único que se busca -en este caso la empresa- es vender, vender y vender. La profesionalidad y responsabilidad parecen haberse perdido, da la sensación de que se hayan volatilizado para siempre.

No me vais a creer cuando os diga que desde que llegamos hemos tratado de poner los equipos a funcionar. Primero aquí en el interior de la Base Rusa, antes de llevarlos al glaciar para realizar la instalación… ¡y todavía no lo hemos logrado! Es una transmisión de datos vía radio, empleando unos módems, una conexión con la sonda nueva, un conjunto de programas para configurar todo en los ordenadores… y es realmente penosa la información que nos han dado para ello en los manuales correspondientes. Da la sensación de estar hecho a toda velocidad, sin detalle, sin coherencia…, con una increíble falta de seriedad y profesionalidad.

No he sido la única que ha estado mirando y mirando, tratando de encontrar la solución, intentando averiguar cómo funciona, dónde está el fallo o los fallos de programación y de conexión entre todos los elementos del equipo. No, no he sido yo sola. Estoy contando con el apoyo de Oleg, el jefe de Bellingshausen, quien es un experto en telecomunicaciones por radio, con un gran reconocimiento internacional y que cuenta con algunos récords mundiales en este campo. Ha echado también una gran cantidad de horas en el tema, pero todo esfuerzo resulta inútil. Se sorprende de la “chapuza” que nos han mandado los alemanes, la falta de información, la ausencia de un manual claro que explique las características y el funcionamiento de todos los elementos del sistema. Él mismo ha llegado a la conclusión de que no son lo suficientemente expertos para desarrollar la tecnología que están vendiendo. De alguna manera su conocimiento en estos temas me deja tranquila, pues me corrobora que no es por falta de mi experiencia en este tipo de transmisión de datos, sino que realmente el problema viene de la empresa.

A todo esto, ¿sabéis que se ha unido? Al contactar a los técnicos para que nos den el soporte necesario y conseguir poner en funcionamiento el equipo, nos encontramos con que estaban todos de vacaciones y la empresa cerrada. Hace sólo 4 días que hemos empezado a tener noticias de ellos, y, ¿sabéis cómo ha ido de momento? Nada, de nada. No parece haber una persona que se desenvuelva con todo el sistema, que tenga una visión global del tema. Tengo la sensación de estar en un partido de tenis, mirando la pelota cómo va de un lado para otro, haciendo lo que nos va indicando cada uno de ellos y comprobando con tristeza que seguimos igual. Logré hablar con uno de ellos por teléfono satelital para tratar de acelerar el proceso y me quedo absorta con su contestación. Muy amable la respuesta, eso sí, pero me confiesa que él no es especialista en estos temas. ¿Increíble, verdad? Había sido la persona de contacto encargada de prepararnos y enviarnos el equipo. Si queréis, cómo remate os digo que las opciones de trabajar en internet son muy complicadas. No hay conexión en muchas ocasiones y cuando se logra establecer es muy lenta. Para que os hagáis una idea, abrir una página y que se cargue puede llevar 15 minutos, imaginaros escribir el correo y lograr mandarlo.

Un problema de estos en un lugar civilizado es grave, pero existen más facilidades y opciones de resolverlo. Aquí, es como si estuviéramos colgando de un hilo. Un delicado hilo que por menos de nada se puede resquebrajar y romper. 

Bueno, además de todo esto, ¿qué hemos estado haciendo en el exterior durante estos días? Os adelanto que tenemos mucha más nieve de la habitual para esta época del año y que se nos están complicando mucho los desplazamientos en la zona. Pero de ello os hablaré en el próximo artículo. Realmente está siendo una complicada campaña antártica, menos mal que estamos en casa con nuestros amigos rusos.

  • Karmenka tratando de poner el equipo en marcha
  • Parte del equipo nuevo

Etiquetas:

Compartir:

6 comentarios:

  • Por marquesdevalero (08/01/2013, a las 10:11)

    !hola Karmenka y Adolfo!Estamos en clase de cono con isabel, y estamos viendo las dificultades que estáis teniendo. !Nos hemos puesto manos a la obra con la tarea que nos has mandado...
    !Ánimo!....seguro que todo se arregla. Saludos de los 24 chicos y chicas de 6º de primaria.

  • Por Alejandro Alvarez Luque (08/01/2013, a las 14:30)

    Falta le hace a Karmenka vuestro ánimo. Yo hablaba, hace días, del componente de aventura de vuestro proyecto..¡Pero esto que os pasa es desventura! No hay más que ver a Karmenka en la primera imagen: sentada con cara de abatimiento, rodeada de la estación, la batería de los 30 kilos, cables, ordenador, cuadernos de ¿instrucciones?, y horas y horas peleando para intentar un imposible: cuando una empresa, como bien apunta Oleg, se dedica a fabricar mediante una tecnología en la que no son suficientemente expertos y a vender un producto con un deficiente manual de montaje, cuando se pone un pretendido experto al teléfono para confesar que no es especialista en estos temas,(sabiendo en qué condiciones precarias de comunicación estáis), después de días perdidos por estar cerrada la empresa, sólo cabe decir que Alemania, la pretendida locomotora de Europa, ha demostrado aquí que en todas partes cuecen las habas... de la incompetencia y la falta de esa satisfacción que da(ba) el trabajo bien hecho. Desde aquí nuestro ánimo y apoyo y nuestro deseo ferviente de que se opere el milagro y podáis poner a funcionar la emisora.
    En adelante se me ocurre sugerir que probéis esa tecnología punta por estos pagos así os evitaréis pasar tan malos tragos al ver que resolver ese auténtico rompecabezas es tan díficil como indispensable. Al menos desde aquí el contacto con la empresa será más accesible. Aunque ya me imagino que embalar luego adecuadamente un equipo tan sensible no sería tarea fácil.

  • Por Karmenka (08/01/2013, a las 19:37)

    Expedicionarios del Marqués de Valero, qué alegría tan grande volver a tener noticias vuestras. Ya os echaba de menos durante vuestras vacaciones. Muchas gracias por vuestros ánimos. Difícil creer que esta vez todo se arregle…

    Alejandro, sí, esto es una verdadera desventura. Es como una pesadilla, pero lo peor es que uno se despierta y no se la sacude de encima. Como muy bien dices, hubiera sido más acertado haber probado los equipos ahí, pero no hubo ocasión. Tardaron prácticamente un año en enviárnoslo y al recibirlo llegó sin algunos programas y parte de los “manuales”. Al pedírselos, los mandaron en alemán indicando que no los tenían todavía en inglés. Y cuando nos llegó la versión inglesa, ya estaban los equipos embalados y embarcados en el Hespérides rumbo a la Antártida. Como ves una verdadera incompetencia desde el primer momento. Y bueno… si os contara otros detalles…

  • Por COLEGIOJOSEHERRERO (09/01/2013, a las 08:29)

    Saludos para todos:
    Nosotros también leemos las dificultades que estáis teniendo. ¡Tanto esfuerzo para preparar esta campaña, y se presentan dificultades técnicas! pero conociendo vuestro espíritu positivo y emprendedor, seguro que encontraréis alguna solución con el apoyo de vuestro amigo Oleg.
    Ahora mismo nos vamos al google earth y buscaremos la isla Rey Jorge y el archipiélago de las Shetland del Sur. Investigaremos un poco sobre las bases que operan en esta zona y que a lo largo de estas fechas os han acogido año tras año, estableciendo ese espíritu antártico al que tantas veces te refieres y has conseguido trasmitir, para que a nosotros nos llegue también en la distancia.
    Carmen

  • Por Karmenka (13/01/2013, a las 16:06)

    Queridos expedicionarios del José Herrero, muchas gracias por vuestro ánimo y apoyo y por esa confianza que tenéis depositada en nosotros… Pero en esta ocasión el final no va a ser del todo feliz. No obstante hay que saber siempre sacar lo positivo, mirar hacia adelante y no rendirse nunca. Los logros no se consiguen siempre cuando todo sale bien a la primera, los verdaderos logros se consiguen con la perseverancia, no rindiéndose jamás por muchas adversidades que puedan surgir.

  • Por Carbajosa (14/01/2013, a las 20:58)

    Ánimo Karmenca, y gracias por el gran trabajo que hacéis a favor de la Tierra.
    Nosotros creemos en distintas acciones para frenar la contaminación. Por ello son muchas las acciones que planteamos para frenar la contaminación.
    De manera real y de manera simbólica.
    Así os mandamos fotos de unos muñecos de nieve que hicimos con materiales reutilizados y reciclados.
    [img]http://karmenka.glackma.es/wp-content/uploads/2013/01/DSC_0046.JPG[/img]

Escribe un comentario:

*:
*:
*: