Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

No logro conectar con la estación

La última vez que habíamos estado en Islandia fue en agosto de 2012, de manera que la estación que tenemos instalada en el río procedente de la descarga del glaciar Kviarjökull, tiene almacenada una importante información para nosotros. Pensad que desde el año 2002 estamos registrando datos en continuo, cada hora, del deshielo en este glaciar. Y prácticamente cada dos años hemos estado viniendo a vaciar la memoria de las sondas que están instaladas en el río, a calibrar de nuevo los equipos, a revisarlos, a dejarlos operativos por otros años más, a cambiarlos cuando llegaban a su fin, etc. Es ahora la primera vez que pasamos casi cinco años sin venir.

Nuestro primer temor es que físicamente a la estación le hubiera pasado algo porque en los últimos años se ha incrementado mucho el turismo en este lugar y siempre aparece alguien que no tiene respeto. En una ocasión vimos como un muchacho lanzaba piedras tratando de golpear el lector de nuestra sonda. ¡Increíble, pero cierto!

Una vez que comprobamos que al menos físicamente la estación no parece dañada, viene el paso siguiente, que los equipos estén funcionando. Los días van pasando y no es inteligente acceder a los lectores de la misma para comprobar su estado y recoger los datos almacenados, ya que la lluvia intensa y el fuerte viento nos crean unas condiciones muy complicadas para un trabajo tan delicado. Además la lluvia así racheada y golpeando con fuerza, entraría por cualquier resquicio al abrir la protección de los lectores y nos quedaría la humedad en el interior. Así que toca armarse de paciencia y esperar a que las condiciones mejoren.

Van pasando los días y el tiempo sigue igual… una semana completa se nos esfuma de esta manera como por arte de magia. Y llegó el momento, aparece una ventanita tras siete días de espera, en la que podemos acercamos a las sondas que tenemos instaladas en el río y tratar de hacer la extracción de la información almacenada. Estoy nerviosa, puede que no estén funcionando, puede que sí… Son dos equipos los que instalamos la última vez porque teniéndolos en duplicado, ante un fallo de uno de ellos, siempre tenemos una segunda oportunidad. Pero aún así, casi cinco años sin poder venir por falta de financiación, es mucho tiempo. Y ahora con un tremendo esfuerzo económico personal, la aportación de los afiliados a GLACKMA y la colaboración de todos los que habéis realizado donaciones, estamos aquí. Pensar en todo ello, no hace sino aumentar mi emoción y mi nerviosismo…

Ordenador, cable, equipo, conexión… casi sin respirar, mirada pendiente en la pantalla. Tarda demasiado en decirme algo el ordenador, no me gusta… Aparece ese recuadro en pantalla que jamás hubiera deseado ver: “El aparato no contesta”. Chequeo el cable que esté bien puesto, reinicio el ordenador, intento de nuevo… “No, no, no”. Cambio una serie de configuraciones en el programa, en el ordenador, en los puertos de conexión, intento con la segunda sonda… Nada, nada, nada. No sé cuánto tiempo pasó. Me quedé helada, el viento era frío y soplaba con fuerza en el cauce del río. Las manos ya casi no las podía mover. Percibía que el frío se había instalado en mi interior, así como una profunda tristeza muy difícil de describir. No pude evitar que todo eso saliera con fuerza utilizando esas válvulas de escape que tan sensibles tengo en mis ojos.

Al otro lado del río, estaba pendiente Adolfo del resultado, había ido a chequear el campamento pues ahora con tanto turismo y tras el violento robo que sufrimos aquí la última vez que habíamos estado, no nos quedamos tranquilos si abandonamos las tiendas. Al saber que no es posible obtener los datos almacenados durante estos cinco años, también se queda chafado. Carlos, que había estado grabando todo sin perder detalle alguno, apaga la cámara y me da un fuerte abrazo de ánimo. Es bonito tener un equipo de apoyo en estos momentos durillos. La tristeza compartida se hace más pequeña…  

  • Estación GLACKMA en Islandia

Etiquetas:

Compartir:

5 comentarios:

  • Por marquesdevalero (22/05/2017, a las 21:20)

    Änimo Karmenka!...habrá sido un fallo técnico...ya verás como lo consigues...No desesperes....Besos desde Béjar.

  • Por 4 ESO SEK (23/05/2017, a las 09:21)

    Ánimo equipo. ¿Hay alguna posibilidad de extraer la memoria de la sonda e intentarlo de nuevo cuando estéis en España? Desde Salamanca os mandamos nuestro apoyo. Un abrazo para los tres.

  • Por C.R.A .LOS JARALES, SAN MIGUEL DE VALERO (23/05/2017, a las 15:53)

    Karmenka desde San Miguel de Valero os mandamos un abrazo y un beso gigante, esperando que recuperéis el trabajo y podáis seguir adelante.
    Nosotros también estamos preocupados y tristes.
    Y dice Álvaro de tres años: "que te quiero mucho Karmenka".
    Y Paula de siete años: "Que lo arregléis todo y que volváis pronto".

  • Por Álvar Valverde (23/05/2017, a las 16:24)

    Queridos aventureros:

    Sentimos mucho lo que os ha pasado. Es, en verdad, toda una faena. Es muy triste que invirtiéseis tanto tiempo, dinero y esfuerzo para encontraros esto. Pero ya veréis como al final, con tesón y perseverancia, todo sale como debe.

    Un fuerte abrazo desde Talavera de la Reina,
    Colegio Santa María del Prado, H.H.M.M.

  • Por GLACKMA ... (24/05/2017, a las 17:06)

    Expedicionarios de Salamanca, Bejar, San Miguel de Valero y Talavera de la
    Reina, sois maravillosos.

    No os podéis imaginar la energía que me habéis enviado, la fuerza tan brutal que me ha llegado con vuestros ánimos. Soy una afortunada de teneros al otro lado de la pantalla, pero tan cerquita de mi.

    Álvaro, Paula,me habéis emocionado hasta la médula. Sois maravillosos. Os iré a conocer en persona y daros un abrazo infinito y un beso enorme. Y os contaré cómo de pequeña soñaba con ser aventurera polar ahí en vuestra sierra tan hermosa.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: