Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

La quietud del otoño

Dejamos el caluroso verano y el otoño nos prepara para el inverno. Inicialmente semanas de calor que parecen prolongar el verano se van alternando con otras más frescas y así poco a poco y sin darnos casi cuenta, alcanzamos el verdadero otoño. Las primeras nieves cubren las zonas más altas en las montañas y esa evidencia de que el invierno entrará nos hace ser conscientes que tenemos que aprovechar al máximo esta etapa de tránsito otoñal, que ha sido capaz de envolvernos en su magia casi sin darnos cuenta.

Los árboles caducifolios toman la decisión más adecuada cuando las condiciones externas dificultan el trabajo de sus raíces. Conseguir agua y nutrientes es cada vez más complicado con menos horas de luz, una radiación solar que disminuye considerablemente y suelos que comienzan a helarse. Mantener el follaje se hace complicado, la acertada estrategia es perderlo. La savia se retira y las hojas abandonadas a su suerte caen con el viento y la lluvia.

En los días soleados de noches frías, los colores intensos resaltan la gran gamma que nos brinda la naturaleza. Las heladas todavía no han quemado las hojas y el espectáculo es magnífico.

Quizás sea esta estrategia de los árboles la que nosotros seguimos, sin ser a lo mejor conscientes de ello. De alguna manera nos despojamos del estrés que nos produce este mundo acelerado y competitivo que hemos creado, nos sacudimos los sinsabores, las preocupaciones,… de la misma manera que los árboles abandonan sus hojas. El cuerpo nos pide salir al campo, a la montaña, disfrutar del hermoso paisaje otoñal, identificarnos con la naturaleza mientras nos envuelve una gran quietud y tranquilidad y nos vamos quedando con lo intrínseco, con lo que nos caracteriza a cada uno de nosotros, con lo que realmente merece la pena. Es la quietud del otoño. 

  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño
  • La quietud del otoño

Etiquetas:

Compartir:

4 comentarios:

  • Por marquesdevalero (07/11/2012, a las 18:45)

    Lástima que ya no haya nieve en las cumbres. No perderemos la esperanza, aún es pronto. Saludos desde Béjar. Isabel

  • Por Emilio (Grupo Huesos) (08/11/2012, a las 12:52)

    Es lo que tiene el Otoño, que nos embelesa cualquier rincón que contemplemos, desde los grandes y coloridos bosques de castaños y robles, hata los pequeños escondrijos que esconden lo ligero y efímero. Foto tomada cerca de Béjar, el 2 de Noviembre.
    Que el Otoño os reconforte el Alma.

  • Por Alejandro Alvarez Luque (09/11/2012, a las 21:19)

    Gracias, Emilio, falta hace que siquiera el otoño nos reconforte a todos de esta tristeza y angustia que va empapándonos con esta situación de pesadilla con la crisis de fondo que no cesa. Echo en falta tu foto. En compensación podemos admirar las de Karmenka, en especial la Sierra de Béjar-5 sacada, supongo, desde lo alto en una de esas ascensiones en bici que practica con frecuencia. Al final nevará (y se acabará la crisis) para alegría de Isabel y otros muchos a los que nos encanta...la nieve, no la crisis y sus secuelas.

  • Por GLACKMA ... (14/11/2012, a las 14:01)

    Sí, efectivamente esas fotos las saqué en uno de mis recorridos con la bici por la Sierra de Béjar. Escaladas en las que hay que mentalizarse para no detener las pedaladas y descensos en los que la adrenalina brota por cada poro de mi piel.

    ¿Verdad que soy una afortunada? Menuda válvula de escape tengo en mi entorno de trabajo. Imposible no dejar a un lado el estrés, que una y otra vez se empeña en envolvernos, proveniente de este mundo que avanza a toda velocidad.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: