Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

La hermosa soledad del desierto volcánico interior

(Crónica recibida por teléfono satelitario)

Efectivamente los indicios de los fragmentos de lava roja de ayer anunciaban un cambio en el paisaje. Tras las primeras horas en el recorrido de hoy, vamos metiéndonos poco a poco en las coladas de lava que cada vez más densas, cubren el sandur.

Con estos terrenos el avance es lento, pues hay que extremar la atención en la conducción, ya que la lava es extremadamente cortante. La velocidad se reduce considerablemente y para que os hagáis una idea, en el día de hoy avanzamos solamente 70 kilómetros tras estar prácticamente todo el día en movimiento.

Seguimos con esa percepción tan extraña que os comentaba en los días anteriores, de manera que tras un recorrido por un paisaje que ocupa decenas de kilómetros e incluso alcanza el centenar, pasamos a otro totalmente diferente que de nuevo ocupa una gran extensión. Somos conscientes del cambio, pero se produce de forma muy suave, gradual, empleando para ello también decenas de kilómetros. Esa es la razón por la que cuando te quieres dar cuenta estás inmerso en otro paisaje totalmente diferente.

Y lo mejor de todo, ¿sabéis que es? Casi no hay gente cruzando por estas pistas del interior. Cada día nos estamos encontrando con un único vehículo… ¿No es una gozada? Nos hemos adentrado realmente en el interior de Islandia y disfrutamos de esta hermosa soledad del desierto volcánico interior.

Un nuevo río abriéndose su paso entre las coladas de lava es nuestro aliado a la hora de buscar sitio para acampar. Unas horitas de trabajo de gabinete en la oficina móvil en la que se transforma el Defender en estos momentos y una buena cena de campamento tras montar las tiendas.

Un nuevo día, nublado y amenazando lluvia, pero de momento sin agua. Con la cantidad de veces que he hecho este recorrido por el interior de Islandia y es la primera vez que nos persigue tanta lluvia. Tras mi bañito matinal en el río, friego los cacharros de la cena de ayer, que habíamos dejado bajo la lluvia a remojo. Siento a Adolfo que ya se ha levantado y vamos preparando el desayuno para que esté listo para cuando Cristina e Irene se levanten.

A lo largo del recorrido de hoy seguimos nuestro lento avance por las coladas de lava, en la gran zona interior conocida como Odadahraun (“hraun” en islandés significa colada de lava).

Islandia es realmente como un libro de geología. E ir junto a Adolfo que te puede ir explicando todo perfectamente y ayudándote a leer las cosas de campo, es un verdadero privilegio. Recuerdo en mis años en los que estaba estudiando asignaturas de Geología e Ingeniería Geológica, cómo estas inmersiones por Islandia acompañadas de las lecciones prácticas de Adolfo, supusieron para mí una formación muy buena en este campo, viniendo como venía de una formación académica totalmente diferente como es la Matemática. Pero como os he dicho en varias ocasiones, en la combinación y la frontera de las diferentes ramas de la Ciencia es donde está el avance en investigación. 

  • Coladas de lava comienzan a cubrir el sandur
  • Coladas de lava de diferentes erupciones
  • Lava cordada
  • Los ríos en el desierto interior son nuestros aliados para acampar
  • Se complica el paso entre las coladas de lava más recientes

Compartir:

Comentarios:

Escribe un comentario:

*:
*:
*: