Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

En medio de la adversidad es una tremenda ilusión escucharos

(Crónica recibida por teléfono satelital, Imágenes: Archivo Glackma)

Por suerte la lluvia nos dejó. Ayer hizo un día espléndido, el cielo se mantuvo azul durante todo el día, algo que no es muy habitual en esta zona montañosa. Las botas y la ropa hubo que ponerlas mojadas y se mantuvieron así durante parte del día ya que tenemos que andar por zonas con arbustos y hierbas muy altas que estaban empapados del día anterior. Con el sol del día la ropa se fue secando… con respecto a las botas, mejor no decir nada. Sólo os comento que al entrar hoy en la tienda sigo sacando los calcetines mojados y los pies reblandecidos de tantos días en calzado mojado.



Hoy el día ha estado entre sol y nubes, alguna gota ha empezado a caer a última hora y nos tememos que mañana nos toque un día como el de llegada, completamente pasado por agua. Eso lo sospechamos por un tipo de nubes que hemos ido viendo aparecer por la mañana y la evolución que han tenido. Son ya muchos años por acá y nos gusta fijarnos en el entorno que nos rodea. Pero… ¡Ojalá nos confundamos!


Prácticamente cada día nos los pasamos andando. Tenemos que recorrer unos cuantos kilómetros por las montañas, para alcanzar los diferentes lugares de trabajo. Ayer estuvimos en la estación antigua que tenemos en un lóbulo glaciar del Tyndall, en concreto en el llamado Zapata Sur. La primera vez en este lugar fue en el 2000, en una expedición italiana que participamos. En aquella ocasión lo que hicimos fue explorar el glaciar y sus ríos interiores, las cuevas y sumideros en hielo (llamados moulins en glaciología). Fue todo trabajo de exploración en el interior del glaciar.

Posteriormente en el 2002 instalamos la estación de medida de descarga glaciar. ¡Ya sabéis!, una de esas CPE (Cuenca Piloto Experimental) que llamamos y que registran datos cada hora, año tras año. Los glaciares de aquí de Patagonia están disminuyendo con bastante rapidez, debido al aumento de temperatura que se está registrando en los últimos años. Con el paso del tiempo, observando la evolución del glaciar seleccionado, nos dimos cuenta que en menos de una década nos íbamos a quedar sin un glaciar que fuera lo suficientemente representativo, pues iba disminuyendo con bastante rapidez

¿Sabéis cómo lo solucionamos? Elegimos otro lóbulo glaciar del Tyndall de mayores dimensiones. En este caso fue el llamado Zapata, y ahí en el 2006 instalamos una nueva estación de registro. De esta manera están las dos funcionando en paralelo durante algunos años, mientras dure la antigua, y así no perdemos continuidad de las series de datos generadas.


Con la situación ya aclarada, os decía que ayer subimos a la estación antigua para extraer los datos de las sondas y nos encontramos con dos sorpresas. Una, que las sondas ya habían dejado de funcionar. Tenían 9 años de vida, así que era esperable que eso ocurriese pronto. Y la segunda sorpresa es que el río que venía del glaciar había disminuido considerablemente. Prácticamente no quedaba hielo en el Zapata Sur. Bueno, parece que el glaciar y nuestros equipos se han puesto de acuerdo en finalizar.

Hoy hemos subido hasta la estación nueva, la que instalamos en el Zapata en el 2006. Aquí estábamos registrando 3 parámetros diferentes con varios equipos. Y para nuestra sorpresa nos hemos encontrado que uno de ellos ha dejado de funcionar. Y ahora ya no tenemos la estación antigua como respaldo, ahora si hay una laguna de datos tenemos que tratar de solucionar el problema lo antes posible.

¡Qué pena! Es tanto el esfuerzo que uno hace año tras año, a cada momento… son tantos los imprevistos y las dificultades que se presentan a cada momento y hay que ir solucionando con tanta perseverancia… que el encontrar uno de estos equipos sin funcionar, me deja triste. ¡Puf!

Superada la primera bofetada, uno piensa cómo remediarlo. No nos queda más remedio que venir otra vez e instalar nuevos equipos. Debiera de ser este mismo año… y necesitamos que el río lleve poco agua para poder hacer una buena instalación, ya . Y este río no es como el que visteis en la Antártida, este río lleva un caudal grande. Tendremos que organizar una nueva expedición a este lugar en el otoño austral, es decir hacia mayo… Lo pensaremos más despacio y lo organizaremos con la gente de la DGA, pero parece que mayo sea una buena época. No habrán empezado las nevadas fuertes y los ríos de los glaciares traerán menos caudal.

Regresando hacia el campamento, con todas estas cosas dando vueltas en la cabeza, comencé a recordar las entrevistas que nos estáis haciendo en estos días a través del teléfono satelital… Mi cara dibujó una sonrisa. La tristeza que tenía dentro por el fallo del equipo se iba difuminando para dar paso a la alegría y la ilusión enormes que nos transmitís. Escucharos en estas entrevistas, ver las preguntas tan interesantes que nos hacéis, hacernos partícipes de la curiosidad que os vamos despertando con lo que os contamos, leer vuestros comentarios cada vez que nos hemos podido conectar a Internet durante estos meses, saber que lo que escribíamos os iba llegando y lo ibais aprovechando… todo ello nos llena de energía de nuevo para seguir afrontando las dificultades.

¡Muchas gracias amigos expedicionarios que nos acompañáis en esta campaña del Sur!



Compartir:

Comentarios:

Escribe un comentario:

*:
*:
*: