Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

El recorrido va llegando a su fin

(Crónica recibida por teléfono satelitario)

Los días se suceden y poco a poco el recorrido con el que estamos obsequiando a Cristina e Irene va llegando a su fin. Hemos podido mostrarles una gran variedad de paisajes. Queda mucho por ver, es una isla espectacular y sorprendente. Pero aquí está y seguirá. Espero que todo lo que hayan podido recopilar en sus notas, les sirva para sacar adelante ese material para el proyecto educativo del que ya os dije os anunciaremos a nuestro regreso de la campaña ártica. Estoy deseosa de ver cómo dan forma a todo ello.

Tras seguir recorriendo el Norte de Este a Oeste descendemos para aproximarnos a Reikiavik, donde dejaremos a las chicas pasado mañana tras mostrarles los géiseres asociados al rift, próximo a la capital islandesa.

Irene me sigue preocupando, sigo percibiendo cómo su desazón ha ido incrementándose y su humor empeorando según avanzan los días. ¿Se sentirá incómoda con esta forma de desplazarnos? A mi me agrada no saber dónde voy a dormir cada día, dónde vamos a poder instalar el campamento, qué recorrido haremos… todo ello, me hace sentir libre. Pero esta incomodidad de nuestra acompañante me hace pensar que no todos somos iguales y a lo mejor la falta de seguridad del futuro inmediato puede producir desazón en algunas personas. Al hablar con ella y preguntarle, tratar de implicarla en el recorrido, en las decisiones de grupo, nos indica que todo va bien… Pero la realidad es muy diferente y esa incomodidad nos afecta como equipo, sobre todo al desear que estas dos hermanas tengan un viaje inolvidable. 

Nos adentramos en la zona más poblada de Islandia, de la que habitualmente huimos Adolfo y yo, sobre todo cuando andamos de expedición, inmersos en plena naturaleza durante tanto tiempo.

Al ser una zona tan turística, les proponemos seguir la estrategia que tan bien nos funcionó cuando vimos la impresionante cascada Dettifoss. Nos aproximamos a la zona, pasamos Pingvellir y a tan sólo 25 kilómetros de Geysir, montamos nuestro campamento. Mañana madrugaremos y tendremos los géiseres libres de turistas pululando a su alrededor.

Al montar el campamento Cristina nos pide el botiquín, para ver si hay algún relajante muscular que darle a Irene. ¡Vaya!, parece que aflora la raíz del problema. Tiene molestias lumbares que parece conocerlas pero no controlarlas del todo según avanzan los días de campamento. Esa incomodidad ha ido minando poco a poco su descanso y con ello el buen humor se ha ido esfumando. Una pena no haberlo sabido, seguro que entre todos con el equipo unido, hubiéramos podido mejorar su estancia con nosotros. 

  • Cascada Godafoss
  • Playas inmensas
  • Rama central entre las dos principales de la cascada Godafoss
  • Siempre encontramos un lugar ideal para acampar

Compartir:

Comentarios:

Escribe un comentario:

*:
*:
*: