Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

El Espíritu Antártico (por Alejandro Álvarez Luque)

Cuando hace unos días leí el relato en el que Karmenka nos contaba su triste despedida de la Antártida experimenté una sensación difícil de explicar: antes que nada, empatía y solidaridad para con ella, con su angustia que, por la incontenible emoción, le llevó hasta las lágrimas,(a buen seguro también a más de uno/a al leerla).

Pero en seguida intenté preguntarme qué tendrá el continente helado, reino inmaculado de los hielos que, año tras año, produce en Karmenka una sensación de total abandono, desubicación le llama ella, que le sumerge por unos días en un estado de profundo abatimiento.

Y me atrevo a decir que son dos las causas: por un lado la cegadora belleza del lugar, ese silencio profundo, esa inmensa soledad que debe envolverle a uno e impregnarle de una paz y sosiego difícil de alcanzar en el mundo en que vivimos y me temo que será imprescindible cuando te despides pensar si no será la última vez que alcances aquel territorio sublime. Por otro lado, aquí sí, el espíritu antártico, esa profunda y fraternal solidaridad para con los demás seres humanos que la habitan, incluyendo animales y plantas y el mágico entorno. Tiene que ser una consecuencia de constatar lo débil y desamparada que es cada persona en condiciones tan extremas y hostiles, lo que lleva a que afloren los mejores comportamientos de que uno es capaz.

La fotografía que ilustra la despedida es todo un significativo poema: todos esbozan una sonrisa para inmortalizar el instante, pero se adivina una gran tristeza al saber que tendrán inexorablemente que separarse, una vez más, y esperar que el destino los vuelva a reunir en el mismo fantástico lugar para poner de manifiesto, de nuevo y renovado, el mismo espíritu antártico.

Que así sea. Un abrazo emocionado para Adolfo y Karmenka y mucho ánimo de parte de todos los expedicionarios que os llevarán y acompañaran en la ya próxima aventura antártica.

Compartir:

4 comentarios:

  • Por 4 ESO SEK (21/02/2013, a las 15:42)

    ¡Hola a todos desde la península! Somos Álvaro, Marcos, Laura, Ana, Manuel e Irene. Tras haber hablado con vosotros por teléfono, nos hemos dado un poco más de cuenta de lo lejos que estáis y lo difícil que debe de ser estar allí solos, ¡hasta había retraso en la conversación por teléfono!
    Esperamos que allí todo siga funcionando perfectamente y que todo el trabajo que estáis haciendo tenga sus frutos con los nuevos datos que estáis recogiendo.
    Nos preguntamos qué tal va la instalación de la estación de radio que anunciasteis en el vídeo, nos pareció muy interesante y en el caso de que lo consigáis sería un cambio significativo en vuestro trabajo ¿verdad?
    Bueno hemos estado trabajando en la ficha 3 del cuaderno del jóven científico y estas son las respuestas que hemos encontrado:
    1.Simplificando podemos decir que en la Antártida el día dura seis meses y la noche otros seis. ¿Qué es el Sol de medianoche? Teniendo en cuenta esa larga duración ¿crees que será fácil acostumbrarse a vivir en esas condiciones de luz u oscuridad?
    El Sol de medianoche consiste en que el Sol es visible durante todo el día. El número de días al año con Sol de medianoche es mayor cuanto más cerca se esté del polo. El sol describe un círculo elevado sobre el horizonte, que a medianoche está inclinado hacia el norte.
    Creo que en la actualidad con las técnicas de aislamiento, no debería suponer un problema grave para una persona, dado que si cierras la persiana, no notas si en el exterior luce el sol o no.
    Sin embargo, algunos estudios sobre el reloj biológico y los biorritmos, dicen que los humanos tenemos un ritmo circadiano de casi pero no exactamente de 24 horas. Estos ritmos pueden ser ajustados por eventos ambientales, como el amanecer y el atardecer, los cuales continuamente reinician el reloj y nos mantienen en un horario regular de 24 horas. El hecho de no tener una referencia fija durante largos periodos de luz solar o de oscuridad pueden producir trastornos de sueño o pequeñas .
    2.Adolfo y Karmenka deben soportar, a menudo, los temibles vientos catabáticos. ¿Cómo se originan y dónde soplan? ¿Son exclusivos de la Antártida?
    En las noches despejadas, el aire en contacto con el suelo frío se enfría y se vuelve más denso que el aire que le rodea, entonces la presión de la gravedad le obliga a descender desde las zonas más altas de una montaña o de un glaciar.
    No son exclusivos de la Antártida, pueden aparecer en las montañas cuando se pone el sol,v aunque en ella este tipo de vientos se producen durante casi todo el año.
    3.Tenemos asociada al calor y a la playa la necesidad de utilizar cremas con adecuados filtros solares y gafas de sol. En la Antártida suele hacer mucho frío, ¿por qué deben utilizarse también cremas solares y gafas de sol?
    Se deben utilizar ya que la nieve refleja la radiación ultravioleta cinco veces más que la arena de cualquier playa, por lo que se puede sufrir quemaduras en la piel con más facilidad que en ella.
    Además, sobre la Antártida se encuentra un agujero en la capa de ozono que permite que la radiación llegue hasta la superficie con más facilidad que en otras zonas del planeta, por ello es recomendable usar protectores solares y gafas de sol. Recientes estudios, revelan que el agujero de la capa de ozono se está recuperando y que en 2012 el agujero fue el menor de los últimos 10 años. Es una gran noticia para todos nosotros.
    Esperamos que os guste nuestro trabajo y alegraros, aunque sólo sea por poco tiempo, vuestra expedición leyendo lo que hemos trabajado durante esta semana.
    Un saludo.

  • Por Alejandro Alvarez Luque (24/02/2013, a las 00:05)

    Acabamos de llegar a casa desde Costa Rica. Ha sido pasar del trópico...al polo.¡Qué temporal de nieve y frío! Quiero apresurarme a felicitar a Álvaro, Marcos, Laura, Ana, Manuel e Irene por el anterior comentario. Buen trabajo que me ha gustado mucho y, como decís, seguro que habrá alegrado a Karmenka y Adolfo. Deben de estar a todo trabajar y, sospecho, sin conexión a Internet. (Por cierto: tres horas largas esperando el pasado jueves a que despejara la densa niebla sobre el volcán Poas, 2500 msnm, hasta que desistimos y lo dejamos para ¿otra ocasión? Los volcanes suelen ser esquivos...)

  • Por Karmenka (24/02/2013, a las 16:04)

    Muchas gracias Alejandro por tu relato, muchas gracias por tratar de entender, por ponerte en situación, por analizar, por comprender, por transmitir a los demás tus conclusiones. Muchas gracias por tu abrazo emocionado que nos llegó y nos dio fuerza. Muchas gracias por tu compañía constante en esta expedición. No te imaginas lo importante que ha sido para nosotros.

    Expedicionarios Álvaro, Marcos, Laura, Ana, Manuel e Irene, ¡qué buen trabajo! No os imagináis la alegría que nos da ver vuestra ilusión por saber, por conocer, por investigar. Ojalá que sigáis con ese entusiasmo vuestra formación y dentro de poco podamos trabajar juntos. ¡GLACKMA os espera!

    Por cierto Alejandro, bienvenidos también a casa…

  • Por Alejandro Alvarez Luque (24/02/2013, a las 18:20)

    Graduemos la escala: Adolfo y Karmenka son los "culpables" de todo este apasionante invento que es Glackma, sin ellos todo se evaporaría como el agua en el comienzo del ciclo que tan bien han aprendido los expedicionarios. Ellos son el futuro y como queremos que sea esperanzador para ellos, y más en la difícil situación actual, unos cuantos voluntarios, con la inestimable ayuda de sus profesores, tratamos de echar una mano. Glackma funciona como un equipo y todos nos sentimos orgullosos de contribuir a que avance. Con dificultad pero avanzamos y tenemos la esperanza de que algún expedicionario logre una formación que le permita, si esa es su decisión, investigar con Adolfo y Karmenka que ya dice que está en esa espera.
    Gracias Karmenka por tus palabras, siempre consigues que nos emocionemos y con frecuencia demasiado.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: