Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Diario de la caminata al Tyndall

¿Queréis saber cómo fue todo? Os lo narro a modo de esquema:

- Martes 1, 18:00 h. Salimos de Punta Arenas a Puerto Natales, donde llegamos ya por la noche. Justo para cenar algo e ir a dormir. El cielo está completamente estrellado, no hay nubes que oculten estos astros. Maravillada y ensimismada contemplo las constelaciones que pueden verse en el Hemisferio Sur. Otro día os escribiré sobre esto, es muy interesante para saber orientarse en el campo.

- Miércoles 2, 4:30 h. Nos levantamos para ponernos en ruta hasta el Parque de Torres del Paine. Allí nos dirigimos al final de una de las pistas, donde se encuentra la guardería Grey. Por el camino, todavía de noche… vemos un puma cruzar la carretera. ¡Increíble!... Es el primero que veo. ¡Es un animal impresionante! Se desliza ágil, ágil, como un… como un felino que es. ¡Majestuoso! Impone respeto. El resto del trayecto lo hago en silencio, sólo al final pregunto a Adolfo y al chófer de la DGA, “¿qué puedo hacer si me encuentro con un puma en mi recorrido?”

- 7:00 h. Me pongo en camino. La primera hora de caminata es una especie de calentamiento. Hay que desentumecerse de venir sentada en el coche. Ando ligera y poco a poco voy echando alguna carrerita. A la hora ya me encuentro mejor, puedo aumentar mi ritmo. El tiempo me acompaña, no llueve y el sol se esconde de vez en cuando entre las nubes, evitando que me deshidrate por el calor acompañado del esfuerzo físico.

- 10:30 h. Alcanzo la estación. Son 30 kilómetros subiendo y bajando montañas. Tengo que cruzar un río que me da un susto, casi me arrastra la corriente. Viene mucho más alto que el otro día. Ha estado lloviendo estos días y el caudal ha aumentado mucho. Descalza y sin pantalón para mantenerlo seco, no es la mejor forma de atravesar un río así de caudaloso.

- 10:30 a 12:00 h. Estoy en la estación, “peleándome” con el ordenador y la sonda. Pruebo ciento una mil opciones… No consigo hacer conexión. No me quiero dar por vencida, pero soy consciente que es inútil seguir intentándolo. La sonda ha dejado de funcionar. Triste, desilusionada, abatida, afligida… todo el esfuerzo para nada. En mi comunicación de teléfono satelital a satelital, informo a Adolfo y el colega de la DGA, que no hay nada que hacer, que empieza mi retorno. Me animan. No pasa nada, regresamos en mayo e instalamos nuevos equipos.

- 12:00 a 15:30 h. Recorro de nuevo los 30 kilómetros para llegar hasta el vehículo. Ahora me resultan más pesados que antes los tramos de barro debido a la lluvia de los días pasados. El agua del río que tengo que cruzar descalza la siento más fría, más fuerte, más caudalosa. El camino me parece más largo… ¡No, no!, no puede ser, no puedo permitir quedarme triste por esto. Entonces, según voy andando, empiezo a pensar las cosas positivas de la experiencia: he visto un puma en la realidad, estoy teniendo una magnifica caminata por el Parque de Torres del Paine, donde la nieve en las cotas altas ya ha empezado a caer, regresaremos en mayo e instalaremos equipos mejores y más modernos y además hay otra cosa que ya os contaré otro día, probablemente vamos a poder instalar una nueva estación en otra glaciar a otra latitud más elevada, entre ésta y la de la Antártida. Exactamente al sur de la Cordillera Darwin, en tierra de Fuego (os prometo que os hablo de esto otro día).



………………………………………..

Jueves 3, 1:00 h. Ya en Punta Arenas, amigos expedicionarios os escribo este artículo para que estéis al corriente tanto de lo acontecido como de lo no acontecido, aunque no por ello deseado.
  • Diario de la caminata al Tyndall

Etiquetas:

Compartir:

3 comentarios:

  • Por manuela (03/03/2011, a las 10:34)

    ¿Qué tal después de la larga caminata?
    Dicen que cómo puedes aguantar 60 kilómetros, qué es mucho para un sólo día.
    Hemos leído el artículo sobre los efectos del calentamiento global y nos hemos asustado mucho ya que las consecuencias son desastrosas. Ni queremos pensar en lo que puede pasar. A nivel individual dicen que utilizar más el servicio público, reutilizar, reciclar y todo lo que se pueda, cuidar cuando vamos al campo, no usar aerosoles ni sprays.... Nos ha gustado mucho la lectura, pero también nos ha invadido un poco de pánico.
    Buen viaje, sino contactamos
    beatriz galindo

  • Por COLEGIOJOSEHERRERO (03/03/2011, a las 12:53)

    Saludos para todos:
    Comprobamos esta mañana despues de leer tu crónica que, además de valiente y trabajadora, eres una persona muy positiva. Tomamos nota.
    Hemos leído el artículo sobre el calentamiento global y desde los colegios tratamos de inculcar a los alumnos/as el respeto y cuidado del planeta en el que vivimos. En esa línea hemos trabajado a menudo en clase y por eso nos embarcamos contigo en esta aventura que tanto nos motiva.
    En cuanto a las cosas que podemos hacer para tratar de frenar entre todos el calentamiento global, los chicos han apuntado éstas:
    Sandra: usar el transporte público.
    Merce: cambiar la calefacción de carbón por otras menos contaminantes.
    Marta: utilizar bombillas de bajo consumo.
    Paco: usar energías renovables.
    Mohamed: ducharse en vez de bañarse.
    Oscar: no tirar basura a los ríos.
    Angel: reciclar basura.
    Rocío: desplazarnos en bici.
    Miguel: graduar la calefacción y el aire acondicionado.
    Jenny: apagar el grifo cuando nos lavemos los dientes.
    Diego: reutilizar las bolsas de los supermercados.
    Julien: evitar el excesivo empaquetamiento.
    Hasta mañana. Buen viaje de regreso a España.

  • Por GLACKMA ... (03/03/2011, a las 19:42)

    Sí, 60 kilómetros es un poco-mucho para un sólo día. Pero me impulsó el querer conseguir algo...

    ¡Qué bien habéis trabajado! Ojalá no perdáis nunca ese respeto por el medio ambiente que os están inculcando. Ojalá que continuéis creciendo con esa sensibilidad dentro de vosotros.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: