Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

De nuevo en casa... Bellingshausen

La ventana meteorológica se abrió y el mismo 19 pudimos llegar a la Antártida, en concreto a King George, que es una de las islas de las Shetland del Sur, formando la llamada Antártida insular.

¿Dónde estamos en esta ocasión, acampados al raso o en alguna base antártica?, os preguntareis los que nos seguís en el blog durante los últimos años. Los nuevos expedicionarios virtuales no sabréis por qué planteo esa cuestión. Así que os voy a contar algo que os aclarará a todos.

Nosotros empezamos a trabajar en este lugar en el año 2000, en concreto en enero de ese año. A partir de entonces hemos estado viniendo cada año, uno tras otro en diferentes épocas. Hace ya casi trece años, aquella primera vez (primera para mí, Adolfo había estado con anterioridad) estuvimos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. El resto de las expediciones a este lugar se sucedieron con estancias en la Base Rusa  y en la Base Uruguaya Artigas, salvo los dos últimos años en los que tuvimos que instalar nuestras propias tiendas de campaña y vivir acampados. Si alguien tiene curiosidad y quiere indagar más, no tiene más que buscar en este Blog, pues está narrado con todo detalle.

Pero, ¿sabéis dónde estamos ahora? Nada de tiendas de campaña a la intemperie, estamos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. Desde luego para el trabajo que tenemos que hacer aquí y con las condiciones que tenemos en este lugar, es mucho más confortable estar en una base. Pero, ¿sabéis qué es lo mejor? Sentirse de nuevo en casa. Es esa maravillosa sensación que a pesar de estar a miles de kilómetros de toda tu gente, te sientes en casa. No eres un extraño, eres uno más en el grupo. Tenemos muy buenos amigos entre la gente de esta dotación rusa. Amistades que se forjaron aquí en tierras antárticas y son por tanto muy especiales y se mantienen vivas por mucho tiempo que pase.

Ayer llegó el Hespérides y nos desembarcó el material que habíamos embalado y cargado en Cartagena en los primeros días de Noviembre. ¿Os acordáis de los casi 200 kilos que os mostré en el vídeo de bienvenida? Pues ya lo tenemos todo con nosotros.

¿Sabéis? Sólo han pasado tres días desde nuestra llegada y la sensación que tengo es que llevamos aquí una larga temporada por la cantidad de situaciones nuevas y diferentes que se suceden día tras día. Son vivencias tan intensas que… ¡creedme!, llenan por completo el día a día en este paraíso, alejados ya a años luz del estresante mundo civilizado. 

  • Base Rusa Bellingshausen
  • El Hespérides en Bahía Fildes
  • Pingüinos frente a Bellingshausen
  • Tras el desembarco de nuestra carga

Etiquetas:

Compartir:

2 comentarios:

  • Por Alejandro Alvarez Luque (23/12/2012, a las 14:00)

    Nos tranquiliza saber que estáis instalados en la base rusa: así Karmenka practica el idioma, y, sobre todo, no tendremos la zozobra del año pasado cuando los vientos huracanados casi arrastran vuestras tiendas de campaña. Y si además os sentís de nuevo en casa mejor que mejor. Confieso que produce una sensación entre la emoción y el asombro ver las cajas que con tanto mimo empaquetasteis plantadas entre el hielo y cerca de los grandes paneles y del hombre de la pipa... y las mil expediciones que decoran su chubasquero. Y Karmenka que lejos del mundo civilizado siente que en tres días el tiempo se detiene y , la vivencia es tan intensa, que parece haya pasado ya una larga temporada.

  • Por marquesdevalero (24/12/2012, a las 19:12)

    DESDE BÉJAR OS DESEAMOS UNA FELIZ NAVIDAD. BESOS.....

Escribe un comentario:

*:
*:
*: