Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Comenzamos la instalación

(Crónica recibida por teléfono satelital, Fotos: Archivo GLACKMA)

Durante el primer día el viento continúa soplando con fuerza y nos impide ponernos con los trabajos de instalación. En principio tenemos margen de días, así que podemos esperar a tener mejores condiciones. De hecho, al organizar el viaje desde España, ya consideramos poder andar holgados con los días, para no llevarnos la desagradable sorpresa de -apurando en tiempo- comprobar después que cualquier pequeño imprevisto no nos deja terminar adecuadamente el trabajo.

Al día siguiente el viento amaina un poco, y decidimos comenzar a preparar el material, mientras vemos cómo va evolucionando según avanzan las horas. A pesar de que es más flojo, continúa soplando con fuerza y tenemos que ser muy cuidadosos al desembalar y preparar el material de trabajo y las herramientas. Cualquier pequeño descuido haría que salieran volando.

Tenemos todo listo para comenzar. Aunque amaneció bastante despejado se ha ido cubriendo poco a poco y parece que antes de que finalice el día la lluvia vendrá a saludarnos. Sin embargo, como parece que aún tendremos unas cuantas horas, decidimos comenzar la instalación.

Llevamos todo el material hasta el borde del río donde vamos a trabajar, y ahí lo vamos dejando a mano, pero a la vez protegido del viento. Se trata de un bloque de hormigón de un antiguo pilón del puente de la vieja carretera. Es justo en el lugar donde tenemos la actual estación instalada. Es un lugar muy bueno ya que se trata de un punto aguas abajo del río, una vez que se han integrado las diversas salidas de agua que hay en el frente del glaciar. Se trata de un glaciar de valle muy bien encajado en él, de manera que tenemos perfectamente definida la cuenca de hielo que drena a nuestro río.

Además es un lugar idóneo, ya que es una zona en la que el río está encajado en su lecho y por tanto se asegura la circulación de agua por este lugar en años sucesivos. Imaginaros que instalamos la estación en un lugar del río y al cabo de los años, el agua cambia su curso y la estación nos queda fuera del agua. ¡No nos valdría de nada! Y esto pasa muy frecuentemente en ríos provenientes de glaciares. Son muchas cosas a tener en cuenta a la hora de seleccionar un lugar.

Otro factor importante a la hora de fijarla es que las sondas deben de estar ubicadas en una zona lo más profunda posible, de manera que cuando disminuya el nivel del río en el invierno, no se queden fuera. Y algo también fundamental, que tengamos roca o algo sólido donde poder sujetarla para que no se mueva ni un milímetro, sino nos daría medidas falsas de caudal.

Realmente no es fácil encontrar un lugar que cumpla todos los requisitos, y por eso al inicio de empezar a trabajar en uno, antes de seleccionar un posible glaciar como estación de medida en GLACKMA, hay una etapa previa de exploración muy importante.

 Comenzamos con la instalación, ¡a ver qué tal se nos da! Me pongo un traje seco para meterme en el río. En la zona donde fijamos las sondas al pilón, el agua me llega por la altura de los hombros. Menos mal que el pilón evita que me dé la corriente del río, sino evidentemente no podría estar ahí metida con esa altura de agua, me arrastraría. Tengo que, con mucha maña, utilizar mis piernas para apartar las piedras del lecho en el lugar donde vamos a fijar el carril metálico con las sondas sujetas.

La zona por la que entro al río y tengo que recorrer por él hasta aproximarme al lugar donde vamos a fijar la estación, no es nada cómoda. El fondo es muy irregular, hay enormes piedras que han sido arrastradas por la corriente y ello hace que tan pronto me cubra el agua, como pueda apoyarme en alguna y logre sacar parte del tronco fuera. Primero, con ayuda de las piernas, hago un tanteo de la zona bajo el agua, para ver cual va a ser mi entorno de trabajo. No me queda más remedio que utilizar mis piernas tanteando, porque no se ve nada a través del agua. Ni tan siquiera a cinco centímetros por debajo de la superficie se logra ver. El agua es totalmente opalina, debido a la cantidad de materiales de tamaño fino -que arrastra el río- provenientes de la roca de fondo del lecho glaciar.

Fijaros en un detalle, que ni siquiera he mirado si puedo descargar los datos de la estación antigua. No he chequeado si está funcionando o no. Si lo hago y me ocurre como con la de Patagonia que no logro hacer la conexión, me voy a quedar triste por tener una laguna de datos en la serie temporal. Así que prefiero no pensar en ello ahora, centrarme en la instalación de la nueva, dejarla lo mejor posible y después... ya miraré si funciona o no la vieja. Ya me quedará tiempo de sentir esa tristeza, sin que ello me afecte ahora en el trabajo tan importante que tengo por delante.

Lo primero que con desagrado compruebo es que el traje -que se suponía que era seco- no lo es. No es completamente seco. Le entra agua y está a casi 0ºC… ¿Aguantaré todo el tiempo trabajando aquí a la intemperie, mojada y encima con el viento soplando? Será fundamental la colaboración de Adolfo desde el exterior, sobre el pilón. Él no tendrá la mojadura del río, pero el viento le azotará más que a mí aquí abajo. Tengo que centrarme en el trabajo y conseguir que quede una buena instalación hecha.

Compartir:

1 comentario:

  • Por manuela (12/04/2011, a las 21:51)

    ¿Qué tal aventureros?
    Siempre tenéis algun imprevisto,pero lo resolveis muy bien. Seguro que aguantas dentro del agua y Adolfo fuera y poneis todo el cableado correctamente. Esperemos que la antigua conexión funcione y haya recogido datos,¡ ánimo!
    BEATRIZ GALINDO

Escribe un comentario:

*:
*:
*: