Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Midiendo intensidad de luz en las aguas de Caleta Potter

    Hoy acompañamos a Dolores en sus mediciones en Caleta Potter. Es un buen día para la navegación en zodiac y deseo poder hacer algunas buenas grabaciones de este trabajo llevado a cabo por los biólogos marinos.

    Gracias Dolo por dejarnos acompañarte en tu trabajo.

    Etiquetas:

  • ¿Sabéis dónde estamos ahora?... En la Base Argentina Jubany

    Vista panoramica de la Base Argentina Jubany

    Os he hablado ya de la noción del tiempo tan natural y fantástica que nos envuelve en estos lugares, así que espero que me entendáis y sepáis disculpar lo que a simple vista puede parecer un desorden. “¿Qué querrá decirnos Karmenka ahora?” os estaréis preguntando. Al terminar de leer este artículo me entenderéis… eso espero.

    Durante los últimos días hemos estado recogiendo el campamento y el material que en él teníamos. Recogerlo significa en primer lugar secarlo, cosa que hemos podido hacer gracias al apoyo de la Base Artigas. Después clasificarlo, listarlo y seleccionar qué parte dejamos almacenada en esta zona de la isla hasta nuestro retorno y qué parte nos llevamos con nosotros.

    “¿A dónde?”, querréis saber. Os estoy escribiendo ahora desde la Base Argentina Jubany, donde llegamos ayer. Volver a buscar el mapa que os había adjuntado en el artículo Compartiendo un asado uruguayo con la dotación chilena de Fildes y localizar dónde estamos ahora. Jubany es una Base Argentina que está en Caleta Potter, una preciosa caleta y muy protegida. En esta Base se encuentra también el laboratorio alemán Dallmann. Tienen un acuerdo de colaboración ambos países para trabajar juntos en este lugar. Nuestro trabajo aquí es complementario del que realizamos en la otra parte del glaciar Collins y tiene que ver con el proyecto europeo IMCOAST en el que participamos.

    Para detallaros nuestro trabajo de investigación en esta zona, vais a tener que esperar un poco. No es que os quiera mantener en vilo con lo que hacemos sino que daremos tiempo a que los más jóvenes regresen a sus clases de las vacaciones y se puedan poner al día otra vez con el Blog. Además antes de explicaros el trabajo que desarrollamos aquí, para que lo entendáis perfectamente, tengo pendiente resolveros la cuestión que quedó abierta antes de iros de vacaciones, de “cómo medimos la descarga glaciar en este casquete que ocupa la isla completa”. No, no se me ha olvidado que está esta cuestión abierta, estoy esperando el regreso de los más jóvenes.

    ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, hasta Jubany? Os cuento. Anteayer, día 1 de Enero, dejamos todo recogido, con lo que os expliqué que significaba “recogido” y coordinamos con Capitanía de Puerto Bahía Fildes para el viaje… ¿Os acordáis dónde estaba esta Base? Es chilena, está junto a la de Frei, también chilena, pero mientras que esta última pertenece a las Fuerzas Aéreas, Capitanía de Puerto Bahía Fildes está organizada por la Armada, es decir la Marina.

    Les pedimos a ellos, a los marinos la posibilidad del transporte en zodiac desde Bahía Fildes hasta Caleta Potter, y con esas ganas de ayudar y apoyar a la ciencia que tienen, no dudaron ni un instante en darnos este apoyo logístico. Ellos tienen buenas zodiac y para este trayecto que es de unos 16 kilómetros por mar y con el tiempo tan cambiante en la zona, nos dan una gran seguridad.

    Al realizar con ellos el contacto por radio el 1 por la noche, nos informan que la meteorología para el día siguiente se prevé con niebla y nieve. No es lo mejor para la navegación en zodiac, así que nos proponen ir hasta su base a primera hora de la mañana y esperar allí listos con todo el material hasta que se abra una ventana y podamos realizar la travesía.    

    Así lo hacemos, tras el desayuno nos llevan los uruguayos desde Artigas hasta Fildes en el vehículo oruga. Por el camino ya vamos observando que la niebla existe pero está alta, nieve cae pero no mucha y lo mejor de todo,  apenas hay viento, que para la navegación en zodiac es un gran enemigo. “Parece que vamos a tener suerte” pienso para mis adentros.

    Efectivamente, cuando llegamos a Fildes, ya está la dotación preparando la zodiac. Cargamos el material, nos subimos y rumbo a Jubany. Disfruto como una enana, me encanta la navegación y más en estos lugares. La nieve golpeando la cara, observando los frentes de hielo en toda la costa, pingüinos nadando y buscando su alimento. Se me hace cortísimo el viaje, ¿por qué se me pasa volando el tiempo cuando voy navegando?, ¿por qué siempre me pasa lo mismo?, ¿por qué no está más lejos la Base Jubany? Y para rematar el viaje, a la entrada de Caleta Potter un par de yubartas parece que salen a recibirnos.

    Concluyo el artículo con lo que os quería transmitir al principio, sobre el tiempo y el desorden que quiero sepáis entender. Os escribo ahora que estamos en Jubany para que sepáis por donde andamos y que estéis al corriente, pero como me han quedado tantísimas cosas por contaros de este mes que llevamos en la Antártida, probablemente vaya alternando las historias de donde estamos ahora con las anteriores.

    Pero no os preocupéis, este desorden a primera vista estará siempre ubicado en el tiempo real y os iré describiendo cuándo y dónde ha acontecido cada aventura. ¿Sabéis? Son tantas las vivencias nuevas que se acontecen en cada momento, que para poder llevar el Blog al día necesitaría que fueran de 48 horas o más. La realidad no es esa, todos lo sabemos, así que os pido saber entender el “desorden aparente” temporal de lo que os voy a ir contando. Serán como piezas de un puzle que os voy dando poco a poco, pero tendréis la información suficiente para irlas encajando en el lugar adecuado.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Un viaje en el tiempo… en zodiac frente al glaciar Collins

    En zodiac I

    ¿Recordáis cómo es el mapa de la isla Rey Jorge (King George) dónde estamos? ¿Os acordáis de lo que os conté que estaba cubierta por un enorme casquete glaciar? Vais a entender hoy muy bien, qué es eso de un casquete glaciar.

    Estuvimos el otro día reconociendo cambios que han ocurrido en la zona de nuestro trabajo con respecto al año pasado y llegamos andando hasta Capitanía de Puerto de Bahía Fildes. Entramos a saludar a la gente de la Armada, a los amigos de este año pasado que todavía estaban y a la nueva dotación que va a reemplazarlos esta próxima campaña.

    Según había avanzado el día, la niebla había ido aumentando y en estos momentos se cerraba todavía más. Nuestro camino de regreso sería en condiciones normales de sólo unos 6 kilómetros, bastante sencillo. Pero estamos en una época -el final de la primavera- en la que la nieve se está fundiendo y en las zonas libres de hielo que os marcaba el otro día en el mapa, es casi imposible andar en estos momentos. En las zonas más bajas se forman verdaderas trampas en la nieve a modo de lagunas, donde se va acumulando el agua proveniente de la fusión. Lo peor es que muchas veces no las ves hasta que te has metido en el agua hasta la cintura.

    Esta situación hace que haya que buscar los pasos por las zonas más elevadas, convirtiendo los 6 kilómetros en unos 10. Y además al avanzar por las zonas altas te vas encontrando en las laderas con verdaderos ventisqueros (zonas donde quedan acumuladas grandes cantidades de nieve) que dificultan el andar, ya que la nieve no está dura como en el invierno y al pisar sobre ella te entierras. La única ventaja es que no te hundes en agua. Imaginaros esta situación que os he descrito y añadirle la niebla impidiendo buscar el camino mejor para el regreso. ¡Nada fácil!  

    Surge entonces la amabilidad y las ganas de ayudar que reina en estas zonas antárticas y que tan pronto se contagia a los que llegan nuevos. En Fildes, recién terminaban un trabajo de carga con el barco argentino El Castillo y sin dudarlo un instante nos ofrecen aproximarnos por mar a la zona de nuestro campamento. ¡Estupendo! Será muy rápido y nos evitarán todo lo engorroso del camino de regreso.

    Embarcamos en la zodiac con cuatro de los integrantes de la nueva dotación y … ¡nos esperaba todavía una tremenda sorpresa! En lugar de llevarnos directamente, dan un rodeo y entramos en la llamada Caleta Collins. El casquete glaciar que cubre la isla llega hasta al mar en esa caleta -como en casi toda la isla- tal y como os describí el otro día con el mapa.

    A pesar de la niebla y el mal tiempo, disfrutamos de la navegación en las proximidades del glaciar. Contemplar esas paredes de hielo alcanzando el mar,  ese azul que se vislumbra más acentuado en aquellos lugares donde recién se produce un derrumbe de parte de la pared, encontrar los pedazos desgajados flotando sobre el mar en las proximidades… es tan difícil de describir la sensación que te invade cuando estás ahí al lado. Pareciera que has realizado un viaje en el tiempo a un lugar inexistente y en constante cambio…

    Observamos las entradas de algunas cuevas en el hielo en las paredes del glaciar y… un arco precioso también en el hielo. De momento disfrutad con el entorno que os trato de reflejar un poquito en el vídeo de hoy y ya os iré contando más adelante a qué son debidas todas estas formaciones en el hielo glaciar.

    Me quedé confundida cuando al desembarcarnos tras el paseo por Caleta Collins, dice Adolfo que habíamos estado más de una hora navegando… Yo creía que tan sólo habían sido cinco minutos. Tanto había disfrutado, que la noción del tiempo me cambió por completo.

    Lo que si os dejo ahora es una cuestión abierta: ¿os acordáis como era el glaciar Huemul de la Patagonia Argentina donde tenemos una estación que mide la descarga glaciar, es decir ese hielo fundido? Volved a ver la imagen de ese glaciar encajado en un valle entre montañas. Recordad que tenía varias salidas de agua de deshielo en su frente, que iban a parar todas a una laguna de la que salía después un único río. Y era en ese río donde teníamos nuestra estación de medida y registrábamos, con mediciones cada hora, el caudal del mismo. En resumidas cuentas, nos permite conocer el hielo que se funde durante todo el año en el glaciar.

    Mi pregunta ahora es: ¿cómo vamos a poder medir aquí la descarga glaciar  donde el hielo llega directamente al mar? Por esas cuevas que veis en los acantilados de hielo, está saliendo agua de fusión del mismo… pero llega directamente al mar. Id pensando sobre este tema… 

    Ver galería

    Etiquetas: