Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Cómo medimos en Caleta Potter?

    Al explicaros de qué se trata el proyecto europeo IMCOAST en el que estamos participando, os conté nuestra labor en el mismo.

    Por un lado aportamos todos los datos que en continuo estamos registrando desde enero del 2002 en la estación CPE-KG-62ºS, que ya sabéis que registra cada hora datos de la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde en forma de agua.

    Por otro lado y en Caleta Potter -en la que se encuentra la Base Argentina Carlini (ex Jubany)- registramos el grado de aporte de los sedimentos sólidos en tiempo presente, para poder estimar la variación de la radiación solar en los ecosistemas marinos. Medimos también las características geoquímicas del agua proveniente de la descarga glaciar, además de la temperatura del agua y conductividad para conocer la capacidad de hidrólisis de las rocas subglaciares y su posible generación de nutrientes. Toda esta información es valiosísima para los grupos de biólogos marinos que investigan en esta caleta.

    Para hacer estas mediciones en Potter, seleccionamos un riachuelo que provenga del glaciar y ubicamos en el mejor lugar una sonda multiparamétrica para registrar una decena de parámetros. Debido a que los sensores de esta sonda son extremadamente delicados, este equipo no puede permanecer todo el año en el exterior. Lo debemos instalar cuando el río ya está definido y retirar antes de que queden los sensores al aire cuando disminuya su caudal, pues sino se estropearían. Como es muy inestable la zona en la que se encuentran los posibles riachuelos que salen en esta caleta del glaciar, la instalación exige un control diario para ir reacomodando la sonda.

    Os dejo un vídeo en el que podéis ver cómo nos las hemos ingeniado para fabricar un soporte y poder instalar la sonda en este lugar. Fijaros también la diferencia de caudal del riachuelo en los días más fríos o cuando sube algo la temperatura. ¿Veis qué rápido responde el glaciar a cualquier variación de la temperatura ambiente? Por eso nos hemos centrado nosotros en medir la descarga glaciar, es un perfecto indicador de la evolución del calentamiento global.   

    Etiquetas:

  • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población

    Completamos ayer el viaje hasta Reykiavik, la capital islandesa, sin novedad. ¡Fantástico recibimiento: la nieve nos vino a saludar! Hoy trataremos de llegar hasta nuestro glaciar o aproximarnos a él lo más posible. Primero será con una avioneta hasta Höfn, una pequeña ciudad ubicada al sureste de la isla. Después, una vez en Höfn con un todoterreno nos desplazaremos hasta nuestro glaciar.

    Si estuviera despejado podríamos disfrutar del paisaje durante el vuelo, pero de momento por aquí llueve. Tenemos 3ºC y lluvia…Me estoy empezando a acordar de las mojaduras interminables de la última campaña antártica y patagónica. ¡Ojalá cambie y podamos hacer más confortables el trabajo!



    Mientras completamos hoy nuestro viaje, aprovechad vosotros para aprender alguna cosa más de Islandia. “¿Qué clima tiene?”, os estaréis preguntando. Para entenderlo bien pensemos que se encuentra ubicada en el Océano Atlántico, justo al sur del Círculo Polar Ártico, como os contaba ayer. Esta zona norte se ve afectada por las corrientes árticas, sin embargo las costas del sur debido a la corriente cálida del Atlántico Norte tienen un clima con veranos suaves y breves e inviernos también suaves -a pesar de una latitud tan elevada-. Esta es la razón que hace que sus temperaturas medias sean mayores que las que se presentan en latitudes similares en otros lugares de la tierra. Si queréis os voy a dar algunos datos para que os hagáis una idea más exacta de las temperaturas. En el sur la media en inviernos es de -3ºC en las zonas costeras y de -10ºC en las montañosas. Mientras en el norte encontramos valores entre -25ºC y -30ºC. Y la media en el mes de julio en la parte meridional es de 10-13ºC.

    Por tanto las costas islandesas son un entorno habitable a pesar de su cercanía al Ártico. Las tierras del interior de Islandia son las más frías de toda la isla, ya que pierden ese efecto de la corriente cálida. Comparando la costa sur y la norte encontramos que la primera es más cálida, húmeda y ventosa que la segunda.



    Y, ¿cómo está repartida la población? Esto es muy curioso, ¡escuchad! Imaginémonos Islandia, esta gran isla con una extensión de 103.000 kilómetros cuadrados (algo mayor que  nuestra Andalucía), y sin embargo su población es de poco más de 300.000 habitantes, de los que más de 200.000 se encuentran en la capital Reykiavik y su entorno metropolitano. Akureyri, una ciudad costera en el norte de la isla, alcanza casi los 20.000 habitantes y tras ella sólo cinco ciudades más pasan los 10.000. El resto de población se encuentra distribuida por la isla en pequeñas ciudades, pueblos y granjas. Hay grandes áreas prácticamente deshabitadas, por lo que Islandia es una especie de paraíso para los amantes de la naturaleza.

    La agricultura está muy condicionada por el clima. Los principales cultivos son las patatas y los cereales, que se utilizan para alimentación humana y para elaborar heno y piensos destinados al ganado ovino y bovino. Pero la actividad más destacada y la base de la economía de la isla es la pesca. Las principales capturas son de bacalao, arenque, abadejo y pescadilla y en las aguas interiores hay salmones y truchas. Además el procesamiento de la pesca constituye la base de la industria islandesa.



    La obtención de la energía de las aguas termales, que sirve para la calefacción y la producción de electricidad, constituye la segunda industria del país. Es lógico pensar al ver la descripción geológica de Islandia que la naturaleza volcánica marque buena parte de la vida económica y social del país.



    • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población
    • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población
    • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población
    • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población
    • Ya en Islandia. Hoy hablamos de su clima y población

    Etiquetas:

  • Crecimiento acelerado del calentamiento global

    Bueno, y con todas estas estaciones que tenemos de registro de descarga glaciar, distribuidas en los dos hemisferios, ¿qué es lo que estamos encontrando? En todas ellas se registra una evolución muy acelerada del calentamiento global. ¡En todas!

    Como tenemos reciente lo de la rápida generación de las grietas en esa zona de la Antártida durante el verano austral del 2005/06, os diré que los cambios que tuvieron lugar en ese glaciar durante el verano, podemos describirlos casi con el adjetivo de catastróficos. Se formaron además de esas enormes grietas, una serie de sumideros (los pozos verticales de los que habíamos hablado en la exploración de un glaciar en el interior) de grandes dimensiones para el tipo de glaciar del que estamos hablando. Estos moulins o sumideros en hielo son más propios de otro tipo de glaciares, como los de Patagonia por ejemplo, pero para nada de esta zona de la Antártida. Pues bien, a partir de ese verano, estas formaciones empiezan a ser ya habituales en el Collins. Además, durante ese verano de tanto cambio, corrían por la superficie del glaciar tal cantidad de ríos que al andar con los crampones se iba chapoteando en el agua…



    Otro dato, la descarga glaciar –es decir el hielo que se funde- en esa zona antártica se duplicó en 13 años, en el periodo de 1987 al 2000. ¡Increíble!, ¿no? Pero aún hay más. Se ha vuelto a duplicar en tan sólo cuatro años, del 2003 al 2006, y el número de días en los hay descarga glaciar ha sido también el doble en esos cuatro años (de 76 días en el verano austral del 2003 a 142 en el del 2006).



    Y si comparamos los dos hemisferios, a la misma latitud encontramos que la descarga glaciar es de 3,5 a 4 veces mayor en el Ártico que en la Antártida.

    Fijaros por ejemplo, otro detalle en la Patagonia. Allí en el 2006 seleccionamos otra cuenca glaciar próxima a la anterior ya que estaba disminuyendo muy rápidamente y no queríamos quedarnos sin registro de medida en esa zona. Realmente tomamos una buena decisión porque cuando hemos ido en esta ocasión, ese glaciar donde habíamos comenzado a medir en el 2002, ha disminuido tanto que prácticamente ha desaparecido.

    Y otro detalle, en el Ártico a 79º N de latitud…, es decir, muy arriba ya, nos encontramos lo siguiente. Se trata de Svalbard, donde tenemos otra de las estaciones. Ahí, la temperatura en invierno llega a los -40ºC y en el verano está próxima a 0ºC. De hecho, en esta última década durante la que visitamos el lugar año tras año, vamos comprobando cómo va siendo más alta. Al principio podía pasar de 0ºC y llegar a los 3ºC, pero no duraba más de una semana. Poco a poco, fue rebasando esa cifra, para alcanzar alguna vez la de 7ºC, y son ya varias semanas en el verano en las que la temperatura está sobre 0ºC.

    Y, ¿queréis saber qué ocurrió hace cuatro años? La temperatura alcanzó los… 19ºC. ¡Sí, 19ºC! ¡Increíble! No se mantuvo, alcanzó ese pico un día y volvió a descender. Pero 19ºC a latitud 79ºN es muchísimo. Imaginaros el hielo de los glaciares con esas temperaturas. Si queréis saber lo que nos pasó con la estación, leed aquí: “Svalbard. La temperatura alcanzó…

    Como os comentaba al principio, en todas las estaciones en las que estamos midiendo, estamos encontrando esa evolución muy acelerada del calentamiento global. Una década en la que los cambios están siendo muy significativos. ¿Qué pasará en los próximos años?, ¿qué estamos haciendo como sociedad?
    • Crecimiento acelerado del calentamiento global

    Etiquetas: