Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Feliz Año 2013

    Los días se suceden, inmersos ya por completo en la tranquilidad antártica. El tiempo es nuestro aliado de nuevo, ha dejado de correr a toda velocidad y nos permite disfrutar del entorno.

    La fraternidad antártica envuelve por completo este territorio y a todos los que aquí estamos una temporada, ya sea más corta o más larga. Además se transmite inmediatamente entre aquellos que por primera vez pisan estas tierras heladas. Os voy a dar algunas pinceladas para que me entendáis mejor.

    En cuanto conocimos a la nueva dotación de la Base Uruguaya Artigas no dudaron en invitarnos el pasado 22 de Diciembre a participar en la celebración del XXVIII aniversario del montaje de su Base.

    Otro detalle, apenas lleva unas semanas la nueva dotación de Capitanía Bahía Fildes (de la Armada chilena) y recién nos conocieron tuvieron la amabilidad de invitarnos a comer con ellos el día 24 de Diciembre. Aprovechando la invitación les hicimos entrega de una bandera española con el logo de GLACKMA, nuestras firmas y una dedicatoria, agradeciéndoles año tras año el apoyo logístico que nos brindan.

    Hablando de banderas, no os conté un detalle que me encantó cuando llegábamos el primer día a la Base Rusa. Desde lejos, según nos aproximábamos en las motos de nieve a la base, vi en el mástil ondear junto a la bandera rusa, la nuestra, la española. De esta manera la base al completo nos daba la bienvenida, permanecerá ondeando en el cielo antártico mientras nosotros estemos aquí. Y fijaros bien lo que os voy a decir, aquí en Bellingshausen, los rusos que tienen otra religión -la ortodoxa en este caso y por tanto no cuentan con esta celebración de Navidad- y sin embargo nos prepararon una bonita cena de Navidad. ¡Todo un detalle! Esto es la Antártida y el ambiente de fraternidad que nos rodea a todos.

    Os tengo también que decir que no tenemos noticias buenas en cuanto a los equipos nuevos que queríamos instalar. Hay una serie de problemas que nos tienen muy preocupados y tenemos nuestras dudas de si el objetivo fundamental de nuestra expedición saldrá adelante. Pero no os voy a abrumar con esto ahora. Os escribiré con detalle cómo van las cosas para la próxima semana.

    Es una suerte estar entre nuestros amigos rusos pasando esta preocupación, compartida con los demás y contando con su apoyo en todo, no la percibimos tan catastrófica como podría acabar siendo.

    Olvidémonos de todo esto. Lo que quiero ahora es desearos a todos un muy buen final de año y FELIZ 2013. Que venga lleno de ilusiones para todos, plagado de energía positiva para conseguir que los deseos que cada uno tiene dentro se hagan realidad.

    Muchas felicidades para todos. ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!  ¡¡FELIZ 2013!!

    • Feliz Navidad
    • Tarta de Navidad

    Etiquetas:

  • ¿Cómo medimos en Caleta Potter?

    Al explicaros de qué se trata el proyecto europeo IMCOAST en el que estamos participando, os conté nuestra labor en el mismo.

    Por un lado aportamos todos los datos que en continuo estamos registrando desde enero del 2002 en la estación CPE-KG-62ºS, que ya sabéis que registra cada hora datos de la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde en forma de agua.

    Por otro lado y en Caleta Potter -en la que se encuentra la Base Argentina Carlini (ex Jubany)- registramos el grado de aporte de los sedimentos sólidos en tiempo presente, para poder estimar la variación de la radiación solar en los ecosistemas marinos. Medimos también las características geoquímicas del agua proveniente de la descarga glaciar, además de la temperatura del agua y conductividad para conocer la capacidad de hidrólisis de las rocas subglaciares y su posible generación de nutrientes. Toda esta información es valiosísima para los grupos de biólogos marinos que investigan en esta caleta.

    Para hacer estas mediciones en Potter, seleccionamos un riachuelo que provenga del glaciar y ubicamos en el mejor lugar una sonda multiparamétrica para registrar una decena de parámetros. Debido a que los sensores de esta sonda son extremadamente delicados, este equipo no puede permanecer todo el año en el exterior. Lo debemos instalar cuando el río ya está definido y retirar antes de que queden los sensores al aire cuando disminuya su caudal, pues sino se estropearían. Como es muy inestable la zona en la que se encuentran los posibles riachuelos que salen en esta caleta del glaciar, la instalación exige un control diario para ir reacomodando la sonda.

    Os dejo un vídeo en el que podéis ver cómo nos las hemos ingeniado para fabricar un soporte y poder instalar la sonda en este lugar. Fijaros también la diferencia de caudal del riachuelo en los días más fríos o cuando sube algo la temperatura. ¿Veis qué rápido responde el glaciar a cualquier variación de la temperatura ambiente? Por eso nos hemos centrado nosotros en medir la descarga glaciar, es un perfecto indicador de la evolución del calentamiento global.   

    Etiquetas:

  • La instalación y mantenimiento de las sondas de medida… no es tarea fácil

    Casquete glaciar, con circulación de rios procedentes del hielo fundido

    Continuando con la forma de medir la descarga glaciar aquí en la Antártida, os contaré hoy algo que algunos de vosotros ya sabéis por la campaña anterior, pero para muchos otros es cosa nueva, así que vamos a ello.

    Quedamos ya el otro día que seleccionábamos un punto en la zona, donde confluye todo el agua procedente del hielo que se funde de una parte de ese enorme casquete glaciar, y es en ese punto donde medimos. Vimos en el vídeo que os había dejado, el buen lugar que encontramos en el cañón, donde pasa toda el agua integrada y además las paredes de roca nos permiten fijar las sondas.

    Como muy bien habéis observado en el vídeo, tenemos varios instrumentos midiendo. Pero, esos equipos, ¿se instalaron ellos solitos?, ¿qué miden?, ¿cada cuánto tiempo miden?, ¿desde cuándo están midiendo? Tranquilos, tranquilos, que os voy a responder a todas estas preguntas.

    Las sondas de medida están recogiendo datos cada hora y durante todo el año. No sólo eso, sino que año tras año. Y, ¿desde cuándo? Pues fijaros, estamos midiendo en este lugar desde inicio de febrero del 2002. Sí, he dicho bien, no me he confundido, ¡¡¡desde el 2002!!! Cada sonda mide varios parámetros y con cada uno de ellos tenemos ese registro horario y continuo desde entonces. ¿Os imagináis cuántos datos, cuánta información? Ahora me entenderéis perfectamente cuando os digo que conocemos muy bien cómo está evolucionando este glaciar durante la última década.

    Esos equipos de medida los hemos tenido que reinstalar en varias ocasiones a lo largo de esta década. Pensad que quedan todo el año ahí a la intemperie y las condiciones en el invierno son durillas. Tienen, por tanto, una caducidad. Así que nos hemos encargado de que antes de que dejasen de funcionar, tuvieran otros al lado para sustituirlos. No es tarea fácil.

    A lo largo de estos años, como toda la electrónica ha avanzado mucho, hemos podido ir mejorando con cada reinstalación, la robustez de los equipos. Ahora resisten mucho mejor a las condiciones de intemperie y además tienen una mayor memoria para almacenar esos datos que almacenan.

    La última de estas reinstalaciones de las sondas de medida, la realizamos la campaña anterior. En su día en el Blog os expliqué con detalle cómo lo hicimos, además de enseñaros fotos y prepararos algunas tomas de vídeo.

    Sobre la cuestión planteada al principio, de ¿qué miden? De momento os quedáis con la idea de que son varios parámetros, como os decía más arriba, con los que buscamos conocer la cantidad de agua qué pasa por ese río, pues es el hielo fundido… Pero de esto lo dejamos para otro artículo, ¡que os lo tengo que explicar bien! 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Diario de la caminata al Tyndall

    ¿Queréis saber cómo fue todo? Os lo narro a modo de esquema:

    - Martes 1, 18:00 h. Salimos de Punta Arenas a Puerto Natales, donde llegamos ya por la noche. Justo para cenar algo e ir a dormir. El cielo está completamente estrellado, no hay nubes que oculten estos astros. Maravillada y ensimismada contemplo las constelaciones que pueden verse en el Hemisferio Sur. Otro día os escribiré sobre esto, es muy interesante para saber orientarse en el campo.

    - Miércoles 2, 4:30 h. Nos levantamos para ponernos en ruta hasta el Parque de Torres del Paine. Allí nos dirigimos al final de una de las pistas, donde se encuentra la guardería Grey. Por el camino, todavía de noche… vemos un puma cruzar la carretera. ¡Increíble!... Es el primero que veo. ¡Es un animal impresionante! Se desliza ágil, ágil, como un… como un felino que es. ¡Majestuoso! Impone respeto. El resto del trayecto lo hago en silencio, sólo al final pregunto a Adolfo y al chófer de la DGA, “¿qué puedo hacer si me encuentro con un puma en mi recorrido?”

    - 7:00 h. Me pongo en camino. La primera hora de caminata es una especie de calentamiento. Hay que desentumecerse de venir sentada en el coche. Ando ligera y poco a poco voy echando alguna carrerita. A la hora ya me encuentro mejor, puedo aumentar mi ritmo. El tiempo me acompaña, no llueve y el sol se esconde de vez en cuando entre las nubes, evitando que me deshidrate por el calor acompañado del esfuerzo físico.

    - 10:30 h. Alcanzo la estación. Son 30 kilómetros subiendo y bajando montañas. Tengo que cruzar un río que me da un susto, casi me arrastra la corriente. Viene mucho más alto que el otro día. Ha estado lloviendo estos días y el caudal ha aumentado mucho. Descalza y sin pantalón para mantenerlo seco, no es la mejor forma de atravesar un río así de caudaloso.

    - 10:30 a 12:00 h. Estoy en la estación, “peleándome” con el ordenador y la sonda. Pruebo ciento una mil opciones… No consigo hacer conexión. No me quiero dar por vencida, pero soy consciente que es inútil seguir intentándolo. La sonda ha dejado de funcionar. Triste, desilusionada, abatida, afligida… todo el esfuerzo para nada. En mi comunicación de teléfono satelital a satelital, informo a Adolfo y el colega de la DGA, que no hay nada que hacer, que empieza mi retorno. Me animan. No pasa nada, regresamos en mayo e instalamos nuevos equipos.

    - 12:00 a 15:30 h. Recorro de nuevo los 30 kilómetros para llegar hasta el vehículo. Ahora me resultan más pesados que antes los tramos de barro debido a la lluvia de los días pasados. El agua del río que tengo que cruzar descalza la siento más fría, más fuerte, más caudalosa. El camino me parece más largo… ¡No, no!, no puede ser, no puedo permitir quedarme triste por esto. Entonces, según voy andando, empiezo a pensar las cosas positivas de la experiencia: he visto un puma en la realidad, estoy teniendo una magnifica caminata por el Parque de Torres del Paine, donde la nieve en las cotas altas ya ha empezado a caer, regresaremos en mayo e instalaremos equipos mejores y más modernos y además hay otra cosa que ya os contaré otro día, probablemente vamos a poder instalar una nueva estación en otra glaciar a otra latitud más elevada, entre ésta y la de la Antártida. Exactamente al sur de la Cordillera Darwin, en tierra de Fuego (os prometo que os hablo de esto otro día).



    ………………………………………..

    Jueves 3, 1:00 h. Ya en Punta Arenas, amigos expedicionarios os escribo este artículo para que estéis al corriente tanto de lo acontecido como de lo no acontecido, aunque no por ello deseado.
    • Diario de la caminata al Tyndall

    Etiquetas: