Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Qué dicen nuestros datos?

    A parte de esos cambios tan significativos que visualmente encontramos en nuestro glaciar Kviarjökull, os voy a contar de forma sencilla algunos otros fenómenos que hemos obtenido con los datos registrados por las sondas en nuestra estación de medida que está registrando cada hora desde el año 2002. Para que os deis cuenta de la cantidad de información que esto supone, a ver si me hacéis un cálculo y me decís cuántos datos tenemos medidos solo en esta estación, desde el 1 de enero de 2002 hasta el 31 de mayo de este año. Recordad que la medición que hacemos es horaria.

    ¿Sabéis que el deshielo producido en el año 2006 fue muy significativo? ¡¡Se duplicó con respecto a los valores medidos tan solo cuatro años antes!! Este comportamiento no fue único en esta estación, lo pudimos medir en la totalidad de las estaciones monitorizadas de GLACKMA en los dos hemisferios, tanto del Ártico como de la Antártida.

    Os diré algo más, en este glaciar el proceso de descarga glaciar ocurre durante todo el año, incluso en invierno, aunque con valores mucho más bajos, ¡claro está!, pues la temperatura ambiente es más baja. Dentro de esa duración anual del deshielo, se registran valores más altos en la parte central del verano, esto es en los meses de julio y agosto. Pues bien, ¿sabéis qué hemos medido en los tres últimos años (2014 a 2016)? Que esos periodos de valores más altos de deshielo se han estirado en tiempo y han pasado a ocupar de dos meses a cinco (junio a octubre). Pero la cosa no queda ahí, todo parece indicar que la tendencia siga ampliándose, pues ahora en el mes de mayo del 2017, los valores registrados son también más propios del inicio del verano.

    Y por si fuera poco, comparando los valores de la descarga glaciar de este hemisferio Norte con el Sur, encontramos que aquí son entre 3.5 y 4 veces mayores que en la Antártida.

    Para vosotros, jóvenes expedicionarios, probablemente estas dos décadas en las que estamos midiendo en GLACKMA, os suponga un periodo de tiempo muy grande, pero os diré que para la Tierra, para nuestro hermoso planeta, eso es tan solo como un pequeño suspiro. Y lo que es realmente dramático y preocupante, es que procesos tan acelerados los podamos registrar en un periodo tan corto de tiempo.

    Os diré más, los glaciares juegan un papel muy importante en el sistema climático global actual de la Tierra. Son los que hacen que el clima sea como lo conocéis actualmente, que se den esas condiciones óptimas para la vida de la humanidad en este planeta. Pero si los glaciares continúan fundiéndose a la velocidad a la que lo hacen, los efectos que iremos encontrando en la atmósferas serán cada vez más violentos. Se está tendiendo a perder la estacionalidad, se alargarán los periodos de sequía seguidos después por fuertes y torrenciales lluvias que arrasan los suelos, a nivel de la atmósfera habrá cada vez más violencia y los fenómenos nos llegarán con más energía. El ascenso del nivel del mar continuará su tendencia creciente y pensad que la mayor parte de la población en la Tierra, se encuentra ubicada en las zonas costeras.

    ¿Sabéis qué es lo que pasa? Con este ejemplo me vais a entender muy bien. Es como si se tratase de una nevera, en la que se encuentran los alimentos y el hielo. Si sube la temperatura, los cubitos de hielo serán los primeros que lo noten y comenzarán a fundirse, pero después, inevitablemente se estropearán los alimentos porque las condiciones que tenían para conservarse han cambiado. Lo mismo pasa en la Tierra. Los glaciares nos crean el clima adecuado para que podamos vivir, si se funden se perderá ese clima que actualmente conocemos y nos permite vivir cómodamente en el Planeta.

    Hoy quiero que reflexionéis un poco. No solo en clase, también con vuestros amigos y vuestros padres y hermanos. Dos preguntas os planteo:

    1-    ¿Qué podéis hacer cada uno de vosotros, hoy en día, ante esta situación?

    2-    ¿Creéis que podréis aportar vuestro granito de arena, el día de mañana, para evitar que sigamos este rumbo tan equivocado?

    • Grabando en la estación de medida

    Etiquetas:

  • Ciencia y divulgación. Pasiones encontradas.

    Ciencia y divulgación. Pasiones encontradas.

    Sabéis que con esta expedición doble, Islandia- Ártico Sueco, ponemos en marcha un proyecto muy bonito y en el que tenemos mucha ilusión. Es esa combinación perfecta que hemos hecho con Carlos, donde realizamos una magnífica fusión y ensamblaje de la ciencia y la divulgación. Yo, como científica, soy consciente de que todo el esfuerzo que realizamos en sacar adelante publicaciones científicas, no está siendo realmente útil para nuestra sociedad, llegan a un ámbito tremendamente reducido.

    Al final, las Universidades se quedan únicamente para generar currículos de profesores e investigadores. Pero esa no es mi línea. Nunca he hecho las cosas buscando ser mejor que los demás, o tratando de conseguir reconocimientos. Mi objetivo de vida es sumamente sencillo, simplemente ser feliz. Dedicar toda mi energía para hacer realidad mis sueños y mis ilusiones. Siento una clara pasión por los glaciares en particular y por la naturaleza en general. La caja de herramientas que tengo como matemática me está siendo de gran ayuda para trabajar en los glaciares, entender qué está pasando de manera objetiva, recoger los datos que nos proporcionan, analizarlos, comprenderlos… Pero me saben a poco las publicaciones científicas, porque no consiguen mover nada.

    Es cierto que los resultados que estamos encontrando, relativos al calentamiento global, tanto nosotros como otros científicos desde diferentes ramas de la ciencia, llegan a ámbitos políticos, donde se pueden tomar decisiones que cambien nuestro rumbo como sociedad, pero también es cierto, que no se están empleando para ello. Yo quiero pasar por la Tierra aportando mi granito de arena, algo que sea útil de verdad. Además de ese legado de datos de descarga glaciar por diferentes partes del mundo, que no voy a dejar de recopilar, quiero que esta información, que esta realidad, llegue a la mayor parte de gente posible. Es necesario motivar a la sociedad en general y a los más jóvenes en particular, concienciarlos con la realidad de nuestro planeta. Sólo así podremos movernos a nivel global y cambiar ciertos hábitos de la sociedad que nos están haciendo navegar en una dirección totalmente equivocada.

    Por todo ello me siento súper afortunada de que en GLACKMA -en este momento de dos décadas ya, de mediciones continuas en glaciares de ambas regiones polares-, nos hayamos cruzado en el camino con Carlos Caraglia. Su caja de herramientas de la filmación, la fotografía, los documentales, es la perfecta para crear una magnífica labor conjunta con nosotros. Perfecta combinación de divulgación y ciencia. Con una ilusión gigantesca afronto esta nueva etapa de divulgación científica. Se brindan ante nosotros unos años de mucho trabajo, pero confiamos plenamente en que el resultado va a merecer la pena. La pasión de aventureros -atrapados por el hielo para siempre- es un sólido motor, que va a ser capaz de superar todas las dificultades que nos vayan apareciendo en este nuevo camino. ¡¡Ya lo veréis!!

    ¿Sabéis una cosa? Este es mi artículo 300 en el blog. No es una casualidad, estoy convencida de que esta nueva etapa para GLACKMA en la que combinamos con fuerza la ciencia y la divulgación, va a ser todo un éxito. Vosotros vais a acompañarnos y seréis testigos en primera fila de este resultado.

    • Grabando con el dron

    Etiquetas:

  • El inolvidable azul del hielo

    Si os pregunto, ¿de qué color es la cerveza? Me diréis rápidamente: “amarilla”. Y os vuelvo a plantear una cuestión: ¿y su espuma? “Blanca” me diréis todos a coro.

    Y ¿qué es lo que ocurre? Es muy sencillo, el aire es el que le da ese color blanquecino.

    Con el hielo pasa lo mismo, su color es el azul. El hielo es azul. Pero en la superficie lo vemos blanco porque debido al llamado “efecto de borde” -que no es más que una relajación de tensiones en la masa helada- se forman pequeñas fisuras que se van llenando de aire y nos da ese aspecto más blanquecino. Por eso, por ejemplo, en un frente de un glaciar justo en el momento de producirse un desprendimiento, el hielo que queda en la pared -al descubierto- lo vemos azulado. Después, conforme va pasando el tiempo, y el aire va entrando en esas pequeñas fisuras generadas, adquiere el color blanquecino.

    De la misma manera en la superficie del glaciar vemos el tono más blanquecino y en el interior de las grietas, cuanto más recientes sean, más azuladas las veremos. Cuando descendemos en los moulins o sumideros en el glaciar, pasa lo mismo, del color blanquecino de la superficie vamos pasando gradualmente a un azul, cada vez más intenso… ¡Qué decir, qué es una verdadera maravilla internarse en las entrañas de un glaciar! Os lo estaréis imaginando…

    Como nos acompañáis expedicionarios de muy diversas edades, voy a dejar un enlace aquí para vuestros profesores y así ellos os puedan seleccionar más material según vuestro nivel de formación y os enseñen más cosas sobre el apasionante mundo del interior de los glaciares: Glaciares-Criokarst 

    • Ganando profundidad el hielo es cada vez mas azul

    Etiquetas:

  • Investigación para los jóvenes expedicionarios

    Expedicionarios que nos acompañáis en esta aventura polar, mientras estas condiciones tan adversas de la meteorología pasan, os voy a dejar un trabajito. Ya habéis visto que nos encontramos en Islandia en esta primera parte de la expedición. Cuando un aventurero se plantea una nueva expedición, lo primero que hace es conocer y estudiar el lugar al que pone rumbo. Eso quiero que hagáis vosotros.

    Se dice que Islandia en un contraste entre el hielo y el fuego. ¿Por qué?, ¿Qué condiciones geográficas hacen que eso sea así?

    Os dejo una pista con esta foto. Se trata de Laki, que es el volcán de fisura más largo del mundo, tiene 25 kilómetros de longitud y más de cien cráteres.

    Ánimo y suerte en vuestras investigaciones, mis fantásticos jóvenes expedicionarios, ¡¡os vais a convertir en aventureros exploradores de verdad!!

    • Laki

    Etiquetas:

  • El paraíso dentro del paraíso

    ¿Habéis oído hablar alguna vez del paraíso dentro del paraíso?

    Etiquetas:

  • ¿Queréis saber cómo medimos la descarga glaciar en la Antártida?

    Salida de agua en el frente del glaciar

    Nos quedaba pendiente afrontar un tema importante en nuestra expedición. ¿Cómo medimos la descarga glaciar en la Antártida? Habíamos visto cómo hacíamos estas mediciones en el glaciar Huemul de la Patagonia Argentina, donde estuvimos antes de cruzar a la Antártida.

    En aquel caso, al ser un glaciar de montaña teníamos el hielo encajado en un valle. Al hielo que se fundía, no le quedaba otra alternativa que salir en forma de agua, por el frente de dicho glaciar. Habíamos visto que aunque salían varios ríos de fusión por el frente del hielo, se juntaban todos en uno que avanzaba por el valle y en un punto idóneo era donde teníamos instaladas nuestras sondas para medir todo esa agua procedente de la fusión. (Estación CPE-HUE-49ºS de registro de descarga glaciar)

    Pero, ¿qué ocurre en la Antártida? Hemos visto ya en alguno de los videos y fotos que os he mostrado durante la expedición, que aquí lo que tenemos es un casquete glaciar. No se trata de un glaciar encajado en un valle, todo lo contrario, es una especie de caparazón enorme de hielo, que cubre todo. Si recorremos la isla King George en un barco, por todo su contorno, ¿qué nos vamos encontrando? Casi toda la costa estará cubierta por ese casquete glaciar, llegando al mar enormes acantilados de hielo.

    ¿Qué ocurre entonces con el hielo que se funde en el glaciar? Los ríos generados en su interior, debido a la fusión, terminan saliendo al exterior, alcanzando el mar. Algunos caen a modo de cascadas desde esos acantilados de hielo y otros salen directamente al mar, en la parte del hielo que queda bajo sus aguas. En cualquiera de los dos casos no podemos medir esa cantidad de  agua. ¿Qué hacemos entonces?

    Buscamos alguna zona donde ese enorme casquete glaciar se haya retirado ya y nos haya dejado al descubierto la tierra, el lecho rocoso bajo el glaciar. De manera que cuando sale el agua por el frente del glaciar, hasta que llega al mar tenga que hacer un pequeño recorrido por tierra.  Y en ese recorrido del río buscamos algún posible lugar para fijar nuestras sondas de medidas.

    En este caso, tenemos un cañón por el que pasa el río y ahí es donde hemos instalado los instrumentos de medida. Quedan algunas cosas pendientes todavía para terminar de explicaros cómo medimos, pero os lo iré contando en los siguientes artículos. No os quiero abrumar con demasiada información de sopetón. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile

    Comienza nuestra andadura en busca del Campo de Hielo Norte en Chile y para ello, aprovechando la extensa y llana pampa argentina, dejamos El Chaltén junto al Fitz Roy y subimos hacia el Norte. Os dejo aquí el trocito de mapa por el que nos estamos moviendo estos días y así podéis seguirnos con más facilidad y ver por donde andamos. Os dejo uno más general donde tenéis los Campos de Hielo y ubicáis el Fitz Roy abajo y otro con más detalle del Campo de Hielo Norte por donde nos vamos a mover.

    Decidimos tomar la pista 40 en Argentina y subir por ella hasta Bajo Caracoles a la altura del Campo de Hielo Norte. A partir de ahí por la 41 entramos en Chile a través del Paso Roballo. Os diré que esto que se ve así tan fácil en el mapa, ha sido complicado, dos días de conducción continua porque la pista 40 de Argentina, no es que sea de ripio… está además en obras, casi en su totalidad. Y, ¿qué es lo que han hecho? Han abierto una pequeñita al lado, que va cruzando continuamente las obras, pero está en muy malas condiciones. Para que os hagáis una idea, nos obliga a tener que ir a una media de 40 km/hora. Mientras estamos en ruta vamos durmiendo por el camino, en el coche con los sacos de dormir. No es lo más confortable, pero sí lo más operativo.

    En las proximidades del Paso Roballo, vamos dejando por fin la extensa pampa y el paisaje nos comienza a dejar disfrutar de lo espectacular que es el adentrarse en la Cordillera Andina tras estas enormes planicies.

    Entramos por fin en Chile por la frontera en el Paso Roballo. Los caminos que vamos a recorrer durante todos estos días, ya os advierto que son todo pistas de ripio. Todas esas carreteras que veis marcadas en el mapa son todas  pistas.

    La entrada en Chile nos saluda con lluvia que pronto se transforma en nieve, la temperatura que cae hasta los 3ºC, pero con unas bonitas estampas de los guanacos y los ñandús.



    Una vez en Chile, por el Cordón Chacabuco llegamos a Cochrane y con ello el final de un día más. Ojalá mañana tengamos buen tiempo y las nubes se retiren para dejarnos vernos el entorno tan espectacular que nos rodea.

    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile
    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile
    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile

    Etiquetas:

  • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull

    Nos quedaba pendiente de hablar de un fenómeno muy curioso que tiene lugar en Islandia: ¿qué ocurre cuando entra en erupción un volcán que se encuentra ubicado bajo un glaciar? ¡Escuchad esta historia que vivimos!

    Regresando de Islandia de expedición a principios de septiembre del 1996, en el ferry camino de Dinamarca, llega la noticia: una erupción tiene lugar en Islandia, un volcán ubicado al noreste bajo el glaciar Vatnajökull. La erupción es bastante fuerte y al tener lugar bajo el hielo, funde grandes cantidades de éste. Los islandeses están tratando de averiguar por donde saldrá todo ese hielo fundido, ya que puede ser catastrófico debido a las dimensiones de la erupción.

    Sin embargo van pasando los días y no aparece por ningún flanco del Vatnajökull. Los vulcanólogos apuntan a que será por el norte, ya que el volcán que ha entrado en erupción bajo el hielo, se encuentra tan sólo a unos 25 km del final del glaciar en su flanco norte y más de 80 km del sur. Los glaciólogos, por el contrario, conocedores de la topografía de la roca de fondo que hay bajo el hielo gracias a trabajos de geofísica de radar, confían en que la salida de todo ese hielo fundido por la erupción se producirá por el sur.

    Ya han pasado más de 20 días de la erupción y todavía no ha salido nada por ningún flanco del casquete glaciar. Con algunas mediciones comprueban, para su sorpresa, que la caldera volcánica Grimsvatn, ubicada también bajo el hielo del Vatnajökull y a unos 15 km hacia el sur de donde tuvo lugar la erupción, se está llenando.

    Esta caldera con forma de corazón –recordemos que está también bajo el hielo-, se llegó a llenar completamente con el hielo fundido por la erupción. Su capacidad es del orden de unos 3000 hectómetros cúbicos! Y, ¿qué pasó entonces?, que rebosó y se erosionó por su flanco más bajo, el del sur… y se vació de golpe. ¡Sí, de golpe! El llenado de la caldera tardó un mes y el vaciado poco más de 30 horas. De manera que los efectos fueron devastadores.



    Se generó bajo el glaciar un túnel de una anchura de 80 metros por una altura de 50 y una longitud de 75 kilómetros. Sí, 75 km, hasta alcanzar el extremo sur del casquete glaciar. En esas 30 horas de vaciado se alcanzaron caudales punta del orden de los 40000 metros cúbicos por segundo (para que tengamos en mente cuánto supone esa cantidad, pensemos que es el caudal del río Congo, el segundo río más caudaloso de la tierra)



    Esta salida se produjo por el frente de la lengua glaciar Skeidararjökull, al sur del Vatnajökull, e hizo desaparecer 35 km de la carretera perimetral. Para ser más conscientes del trastorno que supuso para los islandeses esto, debemos de recordar que sólo tienen esa carretera casi asfaltada en su totalidad, y es justamente esa, la carretera perimetral ó nacional 1. El resto son pistas de ripio, lava pisada, piedras o el material sobre el que pasen, por las que sólo te puedes mover con todoterrenos que puedan vadear ríos. Además esa salida les cortó el tendido eléctrico, se arrastraron bloques de hielo de hasta 5000 toneladas, y se llevó completamente dos puentes de la carretera y sus pilotes, que estaban a 35 metros por debajo del río. De hecho una de las vigas del puente de 900 metros, se conserva ahora –toda retorcida y deformada- como un monumento al lado de la nueva carretera.

    En total se calculó que fue una cantidad de 3,5 kilómetros cúbicos de masa glaciar fundida en forma de agua, según las estimaciones energéticas de los vulcanólogos islandeses. Y para que nos hagamos una idea de cuánto suponen esos 3500 hectómetros cúbicos de hielo fundido, podemos apuntar que sería equivalente a la capacidad de cada uno de los dos embalses mayores que tenemos en España, el de Aldeadávila y el de la Almendra.



    Conocemos todo esto muy bien porque al regresar al año siguiente (1997) a Islandia, nos metimos hasta el frente de la salida en el glaciar y estuvimos reconociendo y analizando todo lo que observamos… unas fotografías increíbles…, de hecho tenemos preparada una conferencia sólo de eso.



    A propósito, por curiosidad, ¿queréis saber cómo llaman los islandeses a esas manifestaciones extremadamente violentas de la naturaleza cuando tiene lugar una erupción bajo un glaciar? Jókulhlaupt (que se pronuncia “yoculjloip”) Y,  ¿sabéis lo que significa? Mermelada o jalea de glaciar.

    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull

    Etiquetas:

  • El Snaefell en Islandia… del clásico Julio Verne

    Vosotros que sois unos verdaderos aventureros seguro que habéis leído a Julio Verne. ¿Sabéis que yo cuando tenía vuestra edad ya me había leído todas sus novelas…? Me imaginaba que era un personaje de ellas y hacía todos esos fantásticos viajes. Aprendí muchísimo mientras “soñaba despierta”.

    Una de sus novelas es “Viaje al centro de la Tierra”. En ella aparece el Snaefell en Islandia. Os adelanto que es un volcán, cubierto por un glaciar, el llamado Snaefellsjökull. Para que os comiencen a resultar familiares estos nombres islandeses os diré que “jökull” significa “glaciar”, por tanto analizando la etimología de la palabreja Snaefellsjökull, entendemos fácilmente porqué llaman así al glaciar que cubre el Snaefell.

    ¡Sí!, habéis leído bien, es un volcán cubierto por un glaciar. Esta situación es muy habitual en este país vikingo. Podemos decir que Islandia es una tierra de hielo y fuego. Ya os hablaré de ello otro día.

    Os dejo aquí unas fotos del Snaefell y su glaciar. Y las preguntas de hoy: ¿qué tiene que ver este volcán en la novela de Julio Verne?, ¿la habéis leído o conocéis alguna otra?, ¿qué novela os gusta más de Julio Verne?





    ¡Ah!, por cierto, a vuestro regreso de vacaciones de Semana Santa, nos conoceremos. ¡Sí!, os conoceré personalmente a todos. Tengo muchas ganas de ver en persona a mis expedicionarios virtuales. Os habéis dado cuenta que habéis empezado con una expedición a la Antártida y termináis con una al Ártico, tras pasar por la Patagonia. No está nada mal para ser la primera vez, ¿verdad?

    ¿Sabéis que pasáis de latitud 62ºS a 64ºN? Hablando de esto…, completadme el trabajo de hoy, aprendiendo a manejaros con las coordenadas geográficas, la latitud, la longitud, y aclarándoos con los meridianos y los paralelos. Ya me contaréis qué tal.
    • El Snaefell en Islandia… del clásico Julio Verne
    • El Snaefell en Islandia… del clásico Julio Verne

    Etiquetas:

  • El color azul del hielo

    Si os pregunto, ¿de qué color es la cerveza? Me diréis rápidamente: “amarilla”. Y os vuelvo a plantear una cuestión: ¿y su espuma? “Blanca” me diréis todos a coro.

    Y ¿qué es lo que ocurre? Es muy sencillo, el aire es el que le da ese color blanquecino.

    Con el hielo pasa lo mismo, su color es el azul. El hielo es azul. Pero en la superficie lo vemos blanco porque debido al llamado “efecto de borde” -que no es más que una relajación de tensiones en la masa helada-  se forman pequeñas fisuras que se van llenando de aire y nos da ese aspecto más blanquecino. Por eso, por ejemplo, en el frente de un glaciar justo en el momento de producirse un desprendimiento, el hielo que queda en la pared -al descubierto- lo vemos azulado. Después, conforme va pasando el tiempo, y el aire va entrando en esas pequeñas fisuras generadas, adquiere el color azul.





    De la misma manera en la superficie del glaciar vemos el tono más blanquecino y en el interior de las grietas, cuanto más recientes sean, más azuladas las veremos. Cuando descendemos en los moulins o sumideros en el glaciar, pasa lo mismo, del color blanquecino de la superficie vamos pasando gradualmente a un azul, cada vez más intenso… ¡Qué decir, qué es una verdadera maravilla internarse en las entrañas de un glaciar! Os lo estaréis imaginando…



    • El color azul del hielo
    • El color azul del hielo
    • El color azul del hielo
    • El color azul del hielo

    Etiquetas: