Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Inolvidable encuentro con los jóvenes expedicionarios

    Leyendo la carta de Alejandro

    Por fin llegó el día esperado por todos. Quitamos las pantallas de ordenador que nos han permitido durante todos estos meses trabajar juntos y dejando el mundo virtual, aparecemos en el mundo real.

    Adolfo y yo nos acercamos en Salamanca al salón de actos del CMI Julián Sánchez “El Charro”, media hora antes para ir preparando el ordenador, el cañón, hacer las pruebas de sonido y comprobar que todo funciona a la perfección. Ya está allí José Javier como representante de la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes, que nos han ayudado en la organización de esta actividad coordinando con todos los centros escolares.

    Comenzando con los preparativos observamos que están ya entrando un montón de expedicionarios. “¡Vaya, me he despistado de la hora!”, pensé en un primer momento… No, no, al parecer se han confundido ellos y han venido una hora antes. Como la mañana está fresquita en la capital charra, los organizadores les dejan ir pasando. Llenan una buena parte de las butacas y entre  prueba y prueba, algún comentario les vamos haciendo… con una tremenda acogida por su parte.

    El tiempo pasa rápido. Pronto el salón de actos con sus 175 butacas está lleno de jóvenes expedicionarios antárticos. Han sido muy puntuales. ¡Da gusto! José Javier les da la bienvenida y nos presenta. Comenzamos… En primer lugar les hacemos llegar los saludos especiales que nos han mandado tres voluntarios de GLACKMA que han estado muy presentes en toda la edición de “Ven a la Antártida”: Empar, Susana y Alejandro. Gracias a su esfuerzo y trabajo hemos inaugurado el proyecto educativo EDUCAGLACKMA justo antes de partir para la Antártida. Ya conocéis todos las maravillosas Unidades Didácticas sobre Meteorología y el Cuadernos del Joven Investigador que hemos estado utilizando durante la expedición como material de apoyo. Leemos una emotiva carta de Alejandro dirigida a todos los expedicionarios (Alejandro, súbela al Blog si te parece) y comenzamos con la conferencia.

    En la primera parte de la charla, estando Adolfo hablando de la importancia del hielo glaciar y la información que guarda en su interior, llega Laura, una expedicionaria con un coraje impresionante. La busqué con la mirada antes de comenzar y al no verla sentí una punzada de tristeza. De manera que, como os podéis imaginar, al verla llegar con su silla y ubicarse ahí delante al pie del escenario, sentí una gran alegría. La seguí con la mirada, que pronto se cruzó con la suya. Nos sonreímos… no sé por cuanto tiempo, porque de repente Adolfo me saca de mis pensamientos: “pasa a la siguiente”. Me había despistado, era yo la que estaba pasando las pantallas de la presentación en el ordenador y mi mente se había esfumado del escenario “acercándose” a la de Laura.

    ¿Qué os puedo contar? Tanto Adolfo como yo disfrutamos con la conferencia, el pequeño público estaba totalmente entregado. Al terminar aplausos y aplausos. Totalmente sinceros… ¡Qué felicidad! Después vino la ronda de preguntas… que no dieron terminado pues se acababa el tiempo. Entregamos al finalizar un libro Diario Polar para la biblioteca de cada uno de los centros. ¿Y después? Sesión de fotos… Aprovechan para hacernos llegar el trabajo del Ciclo del Agua del grupo 6ºB de Carbajosa. Sé que unas cuantas clases de ese colegio no habéis podido venir por falta de sitio en el salón de actos… Espero que en el futuro haya oportunidad de conocernos. También eché de menos a los expedicionarios bejaranos del Marqués de Valero que no se pudieron acercar. Me sorprendieron muy positivamente los expedicionarios más mayores del San Estanislao de Kostka que habían terminado todas las fichas del Cuaderno del Joven Investigador antes de venir al encuentro. ¡Qué satisfacción ver vuestras ganas de trabajar!

    Al final los jóvenes expedicionarios no se querían ir, nosotros no queríamos que se marcharan… pero el tiempo pasó muy rápido, voló.

    Expedicionarios, ha sido un día inolvidable en mi vida. Habéis conseguido emocionarme. Me he alegrado al comprobar la cantidad de cosas que habéis asimilado y aprendido con nosotros durante esta expedición. Me habéis dejado una muy buena onda con vuestros hábitos y concienciación para tratar de disminuir la contaminación y el consumismo de este mundo loco que nos envuelve a todos. He salido encantada por vuestro querer respetar la naturaleza y desear implicaros para conseguir entre todos que los glaciares no sigan fundiéndose a estas velocidades de vértigo.

    Queridos expedicionarios, gracias por vuestros aplausos sinceros, gracias por vuestras sonrisas, gracias por vuestros continuos saludos: “¡Hola Adolfo, hola Karmenka!” Gracias amigos por vuestra ilusión desbordante.

    Para siempre han quedado grabadas en mi interior vuestras caras iluminadas con esas sonrisas sinceras, vuestra tremenda ilusión… Gracias Laura por tu esfuerzo de acudir al encuentro. En mi interior ha quedado también para siempre tu gran denuedo, ¡todo un ejemplo!

    ¡Ha sido… GENIAL!

    Ver galería

    Etiquetas: