Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Cómo medimos en Caleta Potter?

    Al explicaros de qué se trata el proyecto europeo IMCOAST en el que estamos participando, os conté nuestra labor en el mismo.

    Por un lado aportamos todos los datos que en continuo estamos registrando desde enero del 2002 en la estación CPE-KG-62ºS, que ya sabéis que registra cada hora datos de la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde en forma de agua.

    Por otro lado y en Caleta Potter -en la que se encuentra la Base Argentina Carlini (ex Jubany)- registramos el grado de aporte de los sedimentos sólidos en tiempo presente, para poder estimar la variación de la radiación solar en los ecosistemas marinos. Medimos también las características geoquímicas del agua proveniente de la descarga glaciar, además de la temperatura del agua y conductividad para conocer la capacidad de hidrólisis de las rocas subglaciares y su posible generación de nutrientes. Toda esta información es valiosísima para los grupos de biólogos marinos que investigan en esta caleta.

    Para hacer estas mediciones en Potter, seleccionamos un riachuelo que provenga del glaciar y ubicamos en el mejor lugar una sonda multiparamétrica para registrar una decena de parámetros. Debido a que los sensores de esta sonda son extremadamente delicados, este equipo no puede permanecer todo el año en el exterior. Lo debemos instalar cuando el río ya está definido y retirar antes de que queden los sensores al aire cuando disminuya su caudal, pues sino se estropearían. Como es muy inestable la zona en la que se encuentran los posibles riachuelos que salen en esta caleta del glaciar, la instalación exige un control diario para ir reacomodando la sonda.

    Os dejo un vídeo en el que podéis ver cómo nos las hemos ingeniado para fabricar un soporte y poder instalar la sonda en este lugar. Fijaros también la diferencia de caudal del riachuelo en los días más fríos o cuando sube algo la temperatura. ¿Veis qué rápido responde el glaciar a cualquier variación de la temperatura ambiente? Por eso nos hemos centrado nosotros en medir la descarga glaciar, es un perfecto indicador de la evolución del calentamiento global.   

    Etiquetas:

  • Aforos en el río con aguas que no llegan a 1ºC

    Seguimos completando detalles de “cómo medimos la descarga glaciar”. Os hablaré hoy de los aforos en el río. ¿Qué es esto?

    Nosotros queremos medir el caudal del río que viene del glaciar, es decir la cantidad de agua que pasa por ese río, porque ya sabemos que esa agua procede del hielo fundido y eso es lo que queremos conocer. Las sondas que tenemos instaladas en el lecho del río miden varios parámetros y entre ellos uno que es fundamental para nuestro trabajo, el nivel del río.

    Lo que tenemos que hacer es buscar la forma de pasar esos datos de nivel del río que registran las sondas, a caudal. Problema que resolvemos buscando una función matemática que nos relacione ambos, es decir, el nivel y el caudal. ¿Y cómo podemos ajustar esa función para que sea lo más precisa posible? Midiendo directamente nosotros el caudal del río para diferentes valores de nivel.

    No os voy a contar con detalle esta técnica que empleamos, sólo os diré que cuanto mejor sea nuestro trabajo de campo, mejor será el procesado después de los datos, por eso debemos estar concentrados en el trabajo, aunque las condiciones que tenemos no sean las más cómodas, ni las más confortables. Debemos de estar muy pendientes del río, de las variaciones de nivel que experimenta, para llevar a cabo nuestros aforos.

    En este río, con la precisión con la que trabajamos, cada aforo nos lleva unos 35-45 minutos, dependiendo del caudal que haya. Durante todo ese tiempo tenemos que estar midiendo dentro del río, con esa temperatura que lleva el agua que fluctúa entre 0ºC y 0,6ºC. Además os diré que prácticamente debemos de estar quietos y que en esta zona sopla siempre un fuerte viento que viene encajonado en el cañón del río, y nos hace alcanzar unos valores de sensación térmica algo bajos. Por eso la concentración en el trabajo es fundamental, centrarse en lo que se está haciendo y olvidarse del resto.

    Debemos de estar pendientes del río y de los aforos. No hay una hora fija, manda el río y sus variaciones de nivel. Tan pronto nos toca por la mañana, por la tarde, a la madrugada, al terminar el día… no podemos tener horarios, el río es el que nos dirige. Y año tras año debemos de reajustar esas mediciones… es decir, que no nos libramos nunca de ese trabajo.

    Hay muchísimas veces que no te apetece nada meterte a medir en el río, con esas aguas fresquitas y las bajas temperaturas exteriores. Hay días que te encuentras más cansado que otros y a veces te toca a ciertas horas de la madrugada o la noche, teniendo entonces que romper el sueño para ir al río a medir. En otras ocasiones te toca medir tan seguido que no has logrado entrar en calor de una de esas mediciones y ya te ves de nuevo preparando para otra. Os aseguro que en esos momentos durillos, es la mente la que tira del cuerpo adelante. Como veis hay mucho esfuerzo detrás, pero si uno quiere conseguir algo no queda otra opción. 

    • Aforando en la Antártida

    Etiquetas: