Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¡Bienvenidos jóvenes expedicionarios!

    ¡¡¡Hola, hola, hola, jóvenes expedicionarios!!! No os podéis imaginar qué ilusión más tremenda tenemos con vuestra participación en esta Aventura Polar Científica.

    Nos vamos a esforzar al máximo y a trabajar bien duro para que podáis seguirnos día a día en esta Expedición al Ártico. Cada jornada al terminar nuestro trabajo, recortaremos horas de sueño para poder preparos material e íroslo enviando y así podáis seguirnos como si estuvierais con nosotros.

    Somos tres expedicionarios y para los que todavía no nos conozcáis, os dejo una breve reseña, pero no os preocupéis que ya iréis sabiendo más de nosotros poco a poco. Os queda también un enlace al pinchar sobre cada nombre, para que podáis leer más si lo deseáis: Adolfo Eraso, es un sabio científico apasionado y muy humilde, con muchas ganas de transmitir y enseñar lo que sabe; Carlos Caraglia es un fantástico fotógrafo y filmmaker, apasionado de las regiones polares, es nuestro gran fichaje estrella en GLACKMA que acabamos de realizar y nos está ayudando a dar un fuerte empuje con la divulgación de este proyecto científico en el que estoy trabajando con Adolfo desde el 2001 sin tregua alguna; y ya solo quedo yo, Carmen Domínguez, conocida como Karmenka, que significa “Carmencita” en ruso, y que soy como un pequeño personajillo casi diminuto.

    Estamos muy ilusionados con esta expedición y sobre todo con vuestra participación. Esperamos contar también con vuestro apoyo en los momentos complicados y difíciles, que inevitablemente surgen en estas aventuras.

    Queremos agradecer a vuestros profesores y a algunos de vuestros padres, que son quienes han generado ese puente de unión entre esta Expedición Científica y vosotros. Jóvenes expedicionarios, que sois el futuro de nuestro hermoso Planeta Tierra, ¡¡esta expedición va por vosotros!! 

    Os dejo una guía de dónde y cómo seguirnos:

    - Enlace directo al apartado de la expedición en la web

    - Blog: Karmenka desde los Polos

    - YouTube

    - Facebook

    - Instagram

    - Twitter

    La salida oficial de la expedición es el día 1 de Mayo a las 11:00 de la mañana desde el Club Náutico de la Graña, Ferrol (A Coruña). A todos los que os sea posible, acercaros a haceros una foto con nosotros y a despedirnos. Los demás no os preocupéis, estad pendientes pues en directo lo vamos a retransmitir por nuestras redes sociales.

    ¿Tenéis vuestra mochila preparada para recoger en ella todo lo que aprendáis? !!!Al regreso me la tenéis que enseñar!!!

    ¡¡Preparados, listos…

    • Expedición Científica Ártico 2017

    Etiquetas:

  • Torbellino de magia en el II Congreso IANC

    Dos días después del evento y todavía la resaca parece arrebañar coletazos de sentimientos y emociones que a modo de manantial brotaron durante el evento el pasado domingo en Narón. Carlos Caraglia, alma máter de la IANC, se dejaba la piel en la organización de este evento. Los detalles -infinitos, por cierto- estaban cuidados al máximo. Una gran profesionalidad rodeada de delicadeza, ilusión, cariño, elegancia, pasión, exquisitez… todo ello a raudales. Con preparativos así, ¿cómo puede ser el resultado?

    El fin de semana fue ya único e inolvidable. El viernes por la tarde llegábamos los ponentes del Congreso. Compartimos juntos una casa frente al puerto, donde está amarrado el velero IANC que partirá la próxima primavera rumbo al Ártico. ¿No es fantástico? Sábado por la mañana, presentación oficial del velero. Ensayo general de los ponentes para el congreso. Y… sábado por la tarde: ¡¡¡navegación!!! El tiempo no estaba muy apacible, pero merecía la pena salir… ¡¡¡Menudo barco!!! Con la mayor izada, mirando hacia el puño de driza desde el pie del mástil, no pude menos que emocionarme al imaginarme ese velero surcando las aguas del Ártico, en medio de la belleza de los hielos del Norte. La lluvia, empujada por el viento, golpeaba con fuerza en mi cara y fundía las lágrimas con las gotas… Magnífica forma de volver a la realidad.

    Y al final llegó lo que tanto habíamos esperado, el día del Congreso. Domingo 20 de noviembre, será inolvidable para cientos de personas. Primera cosa bonita que no quiero dejar de recordar, es que se trata de un congreso benéfico a favor de la Asociación Cometa. Lo recaudado con las entradas va íntegro para la sede en Narón de esta Asociación. Trabajo encomiable el que realizan.

    Los ponentes, ¿quiénes son? En primer lugar, fijaros el detalle de invitar a alguno local del lugar donde se celebra, en este caso a Guillermo Díaz, jefe de la Estación de Bioloxía Mariña da Graña. Y el cartelazo del Congreso lo formaban ni más ni menos que aventureros y exploradores de lujo: Nacho Deam; Quico Taronji; Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo; grandes fotógrafos: Iván Ferrero; Flashes en la Noche; Mario Cea; el pianista y compositor Iago Hermo. La nota científica-divulgativa corría a cuenta de Adolfo y yo misma. Y cerraba el evento el propio Carlos Caraglia, que es como un todoterreno, además de ser el presentador del evento, tiene su ponencia como explorador, aventurero y artista… Este II Congreso IANC es un verdadero cóctel de aventura, fotografía, arte y ciencia. ¿Os imagináis? ¡No se puede pedir más!

    Carlos, como presentador, consiguió rápidamente crear un ambiente súper cálido en la enorme sala de los cines, repleta de público. Público, por cierto, muy heterogéneo en formación y edad. ¡Es lo mejor! Los ponentes estábamos distribuidos por la sala, sentados, camuflados entre el público, e íbamos saliendo según nos tocaba hablar. ¡¡Eso fue una fabulosa idea!!

    ¿Qué os puedo decir? Por mucho que os intente describir el evento, el relato no va a quedar a la altura de lo que allí vivimos. Fue algo mágico, extraordinario, fantástico,… indescriptible, ¡creedme! No puedo evitar de nuevo volver a emocionarme hasta la médula al escribir estas líneas. Será que la resaca no ha terminado de pasar…

    Un pequeño detalle os cuento para que os hagáis una lejana idea los que no participasteis del mismo. Aún habiendo estado los ponentes compartiendo juntos todo el fin de semana, aún habiéndonos escuchado en el ensayo general, el domingo en el congreso nos emocionamos con las ponencias de los demás compañeros. La idea que volaba de presentación a presentación es tremendamente hermosa y motivadora. Sencilla y a la vez gigante: la vida es fundir los sueños con la realidad, y recorrer así el mágico camino que envuelve este proceso tan simple.

    ¿Qué más os puedo contar? A modo de pinceladas voy a compartir con vosotros algunas cosillas que aumentaban mi emoción. Como os había dicho antes, nosotros estábamos sentados entre el público. Unas butacas más adelante de donde yo me encontraba, era el sitio que tenía Nacho. Cuando regresó de su ponencia sobre la vuelta al mundo a pie que había hecho durante tres años y se disponía a sentarse, la señora que estaba sentada a su lado, se levantó, lo abrazó con un cariño tremendo, le dio un par de besos, habló con él… Entre la emoción que yo sentía tras la ponencia de Nacho y este gesto tan bonito y cercano, noté cómo las lágrimas aceleraban al caer por mis mejillas, empujadas por un borbotón desde dentro. Menos mal que no me tocaba hablar a mí a continuación…

    Otro momento que me supuso mucha emoción fue al regresar a mi sitio después de la presentación que hicimos conjunta Adolfo y yo. En esa distribución de los ponentes por la sala, coincidió que por el lateral que yo subía al volver a mi sitio, pasaba al lado de tres grandes aventureros: Quico era el primero con quien me encontraba, después Telmo y ya más arriba Nacho. Miradas de complicidad con cada uno de ellos, aprobación con la cabeza, sonrisa y correspondiente choque de manos… “Se ve que la cosa ha ido bien”, pensaba para mis adentros. Al lado de estos aventureros me sentía como un diminuto personajillo insignificante, así que sentir ese aprecio de los tres fue inexplicable la felicidad que me produjo.

    Otra pincelada que puedo daros para que os hagáis una idea, es la tranquilidad de la gente en abandonar las butacas, querían más, les pareció corto. A la salida, fotos de los ponentes con los más pequeños y los no tan pequeños junto a la fantástica tienda-iglú. Por cierto, es una magnífica tienda que diseñaron y construyeron en madera, para vender unas fabulosas camisetas que hicieron de la IANC y los libros que tenemos en GLACKMA. Todo lo que se saca de estas ventas, ya sabéis que va directo para ayudar a dar continuidad a los proyectos.

    Me emocionaba mucho también al hablar con las niñas y niños. A mi pregunta de “¿te ha gustado?”, la respuesta era siempre: “¡¡¡me ha encantaaadooo!!!”, con una sonrisa casi infinita, de oreja a oreja. Les brillaban la cara, los ojos… desprendían una felicidad e ilusión contagiosas. Venían con el libro para que se lo firmase, me daban un abrazo, un beso… “Ojalá hubiera podido yo asistir a algo así de pequeña”, pensaba en mi interior.

    No os lo sé transmitir mejor. Ya os dije que era difícil... El torbellino de magia que allí se creó es inolvidable.

    Os dejo el enlace a uno de los vídeos que presentó Carlos allí. Ya veréis qué buen trabajo y qué sensibilidad a la hora de transmitir la belleza antártica, que a unos pocos, nos ha atrapado para siempre...

    Etiquetas:

  • Adolfo Eraso, Doctor Honoris Causa

    El pasado 14 de octubre, Adolfo Eraso fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Pública de Navarra (UPNA). El acto de investidura tendrá lugar el próximo 11 de diciembre. Convirtiéndose así en el undécimo Doctor Honoris Causa nombrado por dicha Universidad.

    Cuando apareció la noticia en la prensa, lo calificaban de experto espeleólogo y montañero, y de referencia mundial en el estudio de los glaciares. Los medios que se hacían eco de la noticia, trataban de resumir en unos pocos párrafos su dilatada trayectoria científica y de investigación. Enumeraban desde sus estudios e investigaciones en muy diversas áreas, hasta los numerosos premios recibidos, pasando por las distinciones otorgadas como académico en dos prestigiosas Academias.

    Pero yo no os voy a hablar de esa parte académica, científica y de investigación. Quiero resaltar lo que a mí me llama más la atención, que quizás sea la base de todo lo demás. Son muchas expediciones polares que hemos compartido juntos y muchas horas de espera en la complicada logística ártica y antártica. Si a este tiempo añadís lo que disfruta Adolfo con su arte de oratoria, os podéis imaginar la cantidad de anécdotas que me ha ido contando en todos estos años. De hecho, pienso que tendría que haber ido grabando todas estas charlas, para algún día escribir un libro… Pero, de momento no, de momento he disfrutado escuchando las historias y aprendiendo de su sabiduría.

    Yo resaltaría tres facetas. Una es su impulso natural por conocer, por saber. Su curiosidad innata por todo lo que le rodea, en especial por los procesos que tienen lugar en la naturaleza. Pienso que esta es una cualidad que lo marca como científico, como investigador y además en áreas muy variadas.

    La segunda faceta que lo caracteriza es su dedicación por enseñar lo que sabe. Transmite y regala su sabiduría, su conocimiento, sus descubrimientos… Ha puesto en marcha numerosos grupos de trabajos, no sólo en España, sino en el mundo entero. Y siempre de manera desinteresada, su único motor para ello es ese disfrute y satisfacción de actuar cómo un verdadero maestro.

    Y el tercer matiz que brota de su persona, es su humildad. Nunca presume de sus éxitos y logros y está siempre dispuesto a reconocer sus posibles fracasos.

    ¡Claro que hay un montón de cualidades más! Pero tratando de esquematizar y sintetizar los pilares de este nuevo Doctor Honoris Causa, me quedo con esos tres que os acabo de enumerar.

    ¡¡Muchas gracias Adolfo y enhorabuena!!”, te deseamos desde GLACKMA un feliz e inolvidable día de investidura. Nos alegramos que contigo no se cumpla el refrán que afirma que “Nadie es profeta en su tierra”.

    • Adolfo Eraso, Doctor Honoris Causa

    Etiquetas:

  • Adolfo y la espeleología en Latinoamérica

    Casi recién llegado de su viaje a Brasil de tres semanas de duración, entrevistamos a Adolfo Eraso.

    Karmenka: Bienvenido de nuevo a España, Adolfo. Tras la intensa actividad de expediciones polares que hemos realizado desde finales de diciembre hasta casi fines de junio, ¿todavía te quedaron fuerzas para ir hasta Brasil? ¿Cuál ha sido el motivo de esta salida?

    Adolfo: Realmente estaba agotado de tantos viajes, pero me vi en la obligación de acudir a Brasil, así me lo pidieron algunos de mis amigos espeleólogos de allí. Los motivos fueron diversos: participación en el 31º Congreso Brasileño de Espeleología celebrado en Ponta Grossa, un recorrido muy completo por el Parque Nacional de las Cavernas de Peruaçu en el Norte de Minas Gerais, alguna conferencia divulgativa de GLACKMA en Monte Sião y durante esas tres etapas tuve además que realizar una labor en relación con la administración de la FEALC (Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe). Por esta última razón, te decía antes que aunque cansado de las expediciones polares que llevamos este año, me vi con la responsabilidad de acudir.



    Karmenka: Son actividades variadas pero todas con un nexo común que es la espeleología. Sabiendo algo de tu trayectoria en esta línea, no me extraña nada ya que de alguna manera has hecho confluir en la espeleología tres facetas muy diferentes: una deportiva y de exploración, otra científica y una última profesional. Vamos a hacer un rápido recorrido por cada una de estas líneas.

    Comencemos con la parte de exploración. Siempre me ha llamado la atención que en cualquier país por el que pasas, eres muy conocido por los espeleólogos y además hablan de ti -bueno, de “Eraso”, como te conocen todos- como si fueras una especie de “máquina de la espeleología” y un verdadero pionero. ¿A qué se debe?

    Adolfo: Me sacas los colores… Naciendo en Estella lo tuve fácil… La región kárstica de los Pirineos de Larra ha sido mi escuela, es un verdadero paraíso espeleológico con grandes abismos y profundidades. Entre 1954 y 1970, con mi compañero de cordada Félix Ruíz Arcaute, éramos invitados continuamente a realizar grandes exploraciones. Nos entendíamos muy bien, yo era el que me encargaba en bajar y subir por la escala y Félix me mantenía siempre la tensión en la cuerda de seguro y eso me facilitaba mucho el ascenso y subía como una pluma. Allí en Larra…

    Karmenka: Te interrumpo un momento sólo para resaltar que efectivamente era otra época en la espeleología, no se conocía todavía la técnica de “sólo cuerda” y se realizaba todo a base de escala. Nada que ver con la técnica que existe hoy en día. Continúa, “en Larra” me decías…

    Adolfo: Sí, en Larra exploramos complejos de ríos subterráneos de hasta 115 kilómetros, con pozos verticales entre 370 y 430 metros de profundidad. ¡Son pozos únicos! Realizábamos expediciones allí dentro de entre 12 y 15 días sin salir al exterior. Me tocó participar también en un montón de rescates… Sí, Larra fue mi verdadera escuela espeleológica.

    Karmenka: La segunda faceta de la que hablábamos antes es la científica. ¿Cómo la uniste a la espeleología?

    Adolfo: Mi formación como químico y geólogo me llevó a ello, sin lugar a dudas. Creamos una Comisión Internacional de Físico-Química del Karst en Budapest en el año 1973, en el seno de la Unión Internacional de Espeleología (UIS). Me eligieron presidente de la misma y abordábamos la hidrogeología y los procesos y mecanismos físico-químicos. En esta línea trabajé mucho con los Países del Este. En 1981 tuve que dejar la presidencia de dicha Comisión, pues me eligieron Presidente de la UIS, cargo que desarrollé hasta 1986.

    Karmenka: Nos queda la parte profesional, eso parece más difícil unirlo con la espeleología, ¿cómo la conseguiste?

    Adolfo: Fue durante mi época en la que trabajaba en Agroman. Era el Director del Departamento de Geología Aplicada, Reología y Geotecnia, dentro de la División de Investigación y Métodos. Me apetecía mucho conocer sitios nuevos y en todos los trabajos internacionales que dirigía, en lugar de enviar a la gente que tenía a mi cargo, iba yo mismo. De esa época tengo desarrolladas entre 40 y 50 campañas en Latinoamérica. En todos los países he realizado informes geológicos previos para la construcción de presas (incluido un híper-embalse), túneles, cimentaciones bajo capa freática… en general de grandes obras civiles. Estamos hablando de la época comprendida entre 1971 y 1987 aproximadamente.

    Karmenka: ¡Claro! De esa etapa te surgen todos estos contactos con espeleólogos de Latinoamérica, ¿verdad?

    Adolfo: ¡Así es! Yo buscaba asistencia local en esos países para poder moverme, para llegar a los lugares, y de ahí fueron surgiendo muchas aficiones por parte de ellos. En algunos países se iban formando grupos de espeleología, en otros se consolidaban… Pero yo no hacía propaganda…

    Karmenka: ¡Ya, ya! Si te conozco Adolfo. Eres muy didáctico y en campo transmites muy bien tu interés e ilusión por lo que haces, no me extraña nada que fueras creando grupos por donde ibas pasando.

    Háblame ahora de tu relación con la FEALC (Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe).



    Adolfo: En mi época de presidencia de la UIS (Unión Internacional de Espeleología), recibo una propuesta del cubano, Antonio Núñez Jiménez, geógrafo, revolucionario y político. Fue uno de los capitanes del Che Guevara durante la Campaña de Liberación de Cuba del dictador Batista. De hecho el triunfo de la Revolución Cubana se debe a su conocimiento de las cuevas, ya que se escondían en ellas mientras estaban heridos, no podían encontrarlos y salían una vez se habían recuperado. Al final fueron leyenda entre la población cubana, quienes empezaron a ayudarles, consiguiendo así entre todos el triunfo de su revolución.

    Karmenka: ¿Qué propuesta te hizo Núñez Jiménez?

    Adolfo: Crear la Federación Espeleológica de América Latina y del Caribe. Por tanto, aunque yo fui el ejecutor pues era el presidente de la UIS en aquella época, él fue quien tuvo la idea. Se funda así en Cuba la FEALC en 1982, que constituye la primera Federación regional internacional de la UIS. Tras ella surgieron otras tres: Indonesia -todavía en mi mandato de presidencia-, la Unión Europea y actualmente en curso de gestación de la Asiática.

    Karmenka: Y con relación a esto, me imagino que tiene que ver esa gestión administrativa que has realizado ahora en la FEALC en tu viaje a Brasil.

    Adolfo: Efectivamente, yo formo parte del Consejo Asesor de la FEALC. Y ahora tenían un problemilla con algunos cargos directivos… Mira, en Latinoamérica, cuando alguien ocupa un puesto durante mucho tiempo termina considerándolo suyo… Pero ya está todo arreglado.

    Karmenka: Me imagino que dada tu trayectoria en esos países, tu sola presencia entre ellos… podríamos decir que “calma las aguas”.

    Adolfo: Bueno, me consideran mucho… Pero además en este Congreso nos juntamos tres ex-presidentes de la UIS: el 2º Arrigo Cigna, el 8º Jose Ayrton Labegalini y yo que fui el 3º.



    Karmenka: Gracias por la entrevista Adolfo y ya veo que los fundamentos de GLACKMA no surgen de la noche a la mañana, hay una larga trayectoria en este recorrido. Según mis cálculos, sabiendo que tu primera sima la bajaste desde muy joven –por cierto, estando tu sólo y a pulso con una cuerda de cáñamo- llevas más de 60 años de activo en la espeleología. No me extraña nada que decidieras pasarte al karst del hielo para poder observar todos esos procesos, no a escala geológica sino a escala humana de tiempo. Y continuando con la investigación y la ciencia, estés buscando ahora esta relación entre los glaciares y el calentamiento global. Nada más Adolfo, ¡Felicidades por tu 77 cumpleaños de ayer! Desde GLACKMA te deseamos que continúes con el mismo espíritu que ahora tienes.

    • Adolfo y la espeleología en Latinoamérica
    • Adolfo y la espeleología en Latinoamérica
    • Adolfo y la espeleología en Latinoamérica

    Etiquetas: