Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Qué hacemos en GLACKMA?

    Sobre el casquete glaciar

    ¿Sabéis? Reconozco que hemos tenido una gran suerte con la emisión del programa de Al Filo de lo Imposible sobre GLACKMA el pasado domingo, aconteciendo mientras nosotros seguíamos en nuestra expedición antártica. Sí, es verdad, hemos perdido la emoción del directo, pero nos la habéis transmitido muy bien vosotros. Y además, ha sido muy oportuno el programa, porque ahora os quería hablar de cómo medimos, dónde medimos, qué medimos, para qué medimos… y de todas estas cuestiones se ha hablado -y además con imágenes- en el programa de Al Filo. ¿Os ha quedado alguna duda de algo?, ¿seríais capaces de hacer un resumen de nuestro objetivo fundamental en GLACKMA?

    Sabéis por tanto ya, que no sólo es esta estación de la Antártida la que tenemos, sino que son ocho en total. Cuatro de ellas están en las regiones polares Árticas (Islandia, Ártico sueco, Norte de los Urales y Svalbard) y otras cuatro en el Sur (Patagonia Chilena, Patagonia Argentina, Antártida Insular y Peninsular). Y todas ellas están registrando datos cada hora… ¡Imaginaros qué cantidad de información nos están dando! Con la red de estaciones de GLACKMA, lo que estamos haciendo es registrar la evolución en tiempo presente del calentamiento global.

    Cuando se trata de un glaciar de montaña tenemos el hielo encajado en un valle. El hielo que se funde sale en forma de agua por el frente de dicho glaciar. Y aunque se generan varios ríos de fusión en el frente del mismo, buscamos glaciares donde se junten todos en uno sólo para poder instalar ahí nuestras sondas y medir todo esa agua procedente de la fusión glaciar.

    Pero, ¿qué ocurre en la Antártida? Aquí lo que tenemos es un casquete glaciar. No se trata de un glaciar encajado en un valle, todo lo contrario, es una especie de caparazón enorme de hielo, que cubre todo. Si recorremos la isla King George en su contorno, ¿con qué nos encontramos? Casi toda la costa está cubierta por un casquete glaciar de algo más de 1300 kilómetros cuadrados, llegando al mar enormes acantilados de hielo.

    ¿Qué ocurre entonces con el hielo que se funde en el glaciar? Los ríos generados en su interior, debido a la fusión, terminan saliendo al exterior, alcanzando directamente el mar. Algunos caen a modo de cascadas desde esos acantilados de hielo y otros salen directamente al mar, en la parte del hielo que queda bajo sus aguas. En cualquiera de los dos casos no podemos medir esa cantidad de  agua. ¿Qué hacemos entonces?

    Buscamos alguna zona donde ese enorme casquete glaciar se haya retirado ya y nos haya dejado al descubierto la tierra, el lecho rocoso bajo el glaciar. De manera que cuando sale el agua por el frente del glaciar, hasta que llega al mar tenga que hacer un pequeño recorrido fluvial por tierra.  Y en ese recorrido del río buscamos algún posible lugar para fijar nuestras sondas de medidas. En este caso, tenemos un cañón por el que pasa el río y ahí es donde tenemos instalados los instrumentos de medida, de esta estación que está registrando datos cada hora desde enero del 2002. ¡Fijaros cuánta información registrada!

    Os dejo para esta semana la siguiente unidad de Pingüi, donde os habla sobre los diferentes tipos de nubes. Ya veréis qué actividades tan interesantes os propone. A ver si os convertís en unos buenos “cazadores de nubes”. Y para los más mayores os pido trabajar con la Ficha 3 del Cuaderno del Joven Científico, a ver qué descubrís sobre algunas de las características más peculiares de la Antártida.

    ¡A trabajar todos, expedicionarios virtuales! A ver qué tal va la semana.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • 17/01/2013

    - Al Filo , TV2

    18 comentarios

    En TV2… Viviendo al Filo con Adolfo Eraso y Karmenka

    Maravillosos entornos

    Se acerca el día… la emisión del programa de Al Filo está ya a la vuelta de la esquina. ¡¡Y nosotros aquí en la Antártida… nos quedaremos con ganas de verlo!! No os lo perdáis, próximo domingo 20 de enero en TV2 a las 19:30 horas.

    Me resulta extraño, tan sólo se hizo la grabación este pasado verano boreal durante nuestra expedición a Islandia y tengo la sensación de que ha ocurrido hace ya varios años. Buscaba ahora, tan sólo hace unos minutos algunas fotos para acompañar este artículo y ¿sabéis que me ha pasado? Foto tras foto mi mente se fue sumergiendo en aquellos días, reviviendo y recordando lo fantástico que fue trabajar con el equipo de Al Filo mientras duró la grabación. Realmente una experiencia inolvidable.

    No os imagináis la ilusión tan enorme que tenía de ver esta emisión en directo, pero las circunstancias de la vida hacen que no pueda ser así. A todos los expedicionarios virtuales os diré que me encantará que lo veáis y después para la próxima semana expongáis en común lo que habéis aprendido y me lo contéis en el Blog. Y a todos los demás seguidores de GLACKMA y de este Blog, os propongo también que nos describáis vuestras sensaciones tras la emisión. A ver si entre todos sois capaces de hacernos partícipes del programa, desde la lejanía donde nos encontramos. Será una bonita experiencia que queda en vuestras manos. A nosotros sólo nos llegará lo que nos contéis…  

    Ver galería

    Etiquetas:

  • ¿Sabéis cómo se forman las nubes?

    Expedicionarios virtuales, os dejo aquí el trabajo para esta nueva semana que comenzáis. Es un tema muy sencillito y a la vez muy interesante. Se trata de la formación de las nubes. Ya veréis qué bien os lo explica Pingüi. Os daréis cuenta cuando trabajéis este tema, la relación tan grande que tiene con el ciclo del agua que visteis antes de vacaciones. Esto es básico para la meteorología, un tema tan apasionante e importante. Y si no que se lo digan a Empar, quien os ha preparado el contenido de esta introducción a la meteorología.

    Tengo la sensación de que en esta expedición tenemos pocos acompañantes. No sé si habrá sido mala coordinación al inicio o el haber comenzado poco antes de vacaciones de Navidad, pero la cantidad hay que sustituirla en este caso por la calidad. ¡Cuento con vosotros, los que sí estáis embarcados en esta aventura!

    Creo que no hay ningún grupo de expedicionarios de secundaria que se hayan puesto a trabajar con el fantástico Cuaderno del Joven Científico que os prepararon con tanto cariño Alejandro para el contenido y Susana con su magnífico diseño. Ojalá que todavía algún grupo os unáis y podáis sacarle buen partido a este Cuaderno. Si es así, a ver si podéis avanzar con la Ficha 2 y me demostráis que aunque os incorporéis tarde sí sabéis qué hemos venido a hacer a la Antártida.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Problemas, problemas, problemas…

    Queridos expedicionarios, estaréis retomando las clases de nuevo después de las vacaciones de Navidad. Espero que hayáis recargado las pilas para afrontar otro trimestre más con muchas ganas de aprender.

    Aquí no hay vacaciones, como os podéis imaginar. Nos guiamos para realizar unos u otros trabajos por el tiempo. La meteorología es la encargada de dejarnos trabajar en el exterior o caprichosamente nos obligar a recogernos y adelantar trabajo de gabinete.

    Como habéis podido leer en el Blog hemos celebrado las fiestas claves, La Nochebuena, el Fin de Año y algunos encuentros con gentes de diferentes bases antárticas que hay en la zona. Por cierto, buscad la isla Rey Jorge (King George) en las Shetland del Sur, y ubicad ahí la Base Rusa en la que estamos y las demás que hay en la isla. A ver si sois capaces de localizarlas todas. Aquí, en medio de esta soledad antártica, son muy importantes las relaciones humanas con el resto de expedicionarios y personas que están al cargo de las bases durante todo el año. Entre los que nos conocemos en estos lugares se crean lazos de amistad muy fuertes que perduran para siempre. El tiempo es incapaz de borrarlos. Reina entre todos nosotros lo que llamamos el espíritu antártico de colaboración y solidaridad. Y eso se nota.

    Gracias a este apoyo y a este entorno tan acogedor en el que nos movemos, nos recargamos de fuerza para superar los problemas que nos han surgido nada más empezar a probar el equipo nuevo. Os había comentado antes de comenzar la expedición que nuestro objetivo fundamental en esta ocasión es implementar -mediante envío de datos por radio- la estación que aquí tenemos midiendo descarga glaciar, es decir el hielo que se funde. De manera que los datos que registramos cada hora, además de almacenarse en la memoria de las sondas instaladas, nos estén llegando a España en tiempo presente. ¡Fantástico!, ¿verdad?

    Los equipos con los que llevamos trabajando durante toda esta década son de una empresa alemana. Han ido mejorándolos poco a poco y haciéndolos más robustos para aguantar las inclemencias del tiempo que tenemos en las regiones polares. Pero también, os tengo que ser sincera, en los últimos años estamos encontrando algunos problemas con las sondas que les compramos. Son detalles de acabado, de ensamblaje final, de programación, de software, etc. que nos han dado muchos quebraderos de cabeza. De alguna manera percibo que esta globalización que existe, está echando a perder los valores verdaderos en todos los sentidos. Da la impresión, o al menos ese es el resultado final, que lo único que se busca -en este caso la empresa- es vender, vender y vender. La profesionalidad y responsabilidad parecen haberse perdido, da la sensación de que se hayan volatilizado para siempre.

    No me vais a creer cuando os diga que desde que llegamos hemos tratado de poner los equipos a funcionar. Primero aquí en el interior de la Base Rusa, antes de llevarlos al glaciar para realizar la instalación… ¡y todavía no lo hemos logrado! Es una transmisión de datos vía radio, empleando unos módems, una conexión con la sonda nueva, un conjunto de programas para configurar todo en los ordenadores… y es realmente penosa la información que nos han dado para ello en los manuales correspondientes. Da la sensación de estar hecho a toda velocidad, sin detalle, sin coherencia…, con una increíble falta de seriedad y profesionalidad.

    No he sido la única que ha estado mirando y mirando, tratando de encontrar la solución, intentando averiguar cómo funciona, dónde está el fallo o los fallos de programación y de conexión entre todos los elementos del equipo. No, no he sido yo sola. Estoy contando con el apoyo de Oleg, el jefe de Bellingshausen, quien es un experto en telecomunicaciones por radio, con un gran reconocimiento internacional y que cuenta con algunos récords mundiales en este campo. Ha echado también una gran cantidad de horas en el tema, pero todo esfuerzo resulta inútil. Se sorprende de la “chapuza” que nos han mandado los alemanes, la falta de información, la ausencia de un manual claro que explique las características y el funcionamiento de todos los elementos del sistema. Él mismo ha llegado a la conclusión de que no son lo suficientemente expertos para desarrollar la tecnología que están vendiendo. De alguna manera su conocimiento en estos temas me deja tranquila, pues me corrobora que no es por falta de mi experiencia en este tipo de transmisión de datos, sino que realmente el problema viene de la empresa.

    A todo esto, ¿sabéis que se ha unido? Al contactar a los técnicos para que nos den el soporte necesario y conseguir poner en funcionamiento el equipo, nos encontramos con que estaban todos de vacaciones y la empresa cerrada. Hace sólo 4 días que hemos empezado a tener noticias de ellos, y, ¿sabéis cómo ha ido de momento? Nada, de nada. No parece haber una persona que se desenvuelva con todo el sistema, que tenga una visión global del tema. Tengo la sensación de estar en un partido de tenis, mirando la pelota cómo va de un lado para otro, haciendo lo que nos va indicando cada uno de ellos y comprobando con tristeza que seguimos igual. Logré hablar con uno de ellos por teléfono satelital para tratar de acelerar el proceso y me quedo absorta con su contestación. Muy amable la respuesta, eso sí, pero me confiesa que él no es especialista en estos temas. ¿Increíble, verdad? Había sido la persona de contacto encargada de prepararnos y enviarnos el equipo. Si queréis, cómo remate os digo que las opciones de trabajar en internet son muy complicadas. No hay conexión en muchas ocasiones y cuando se logra establecer es muy lenta. Para que os hagáis una idea, abrir una página y que se cargue puede llevar 15 minutos, imaginaros escribir el correo y lograr mandarlo.

    Un problema de estos en un lugar civilizado es grave, pero existen más facilidades y opciones de resolverlo. Aquí, es como si estuviéramos colgando de un hilo. Un delicado hilo que por menos de nada se puede resquebrajar y romper. 

    Bueno, además de todo esto, ¿qué hemos estado haciendo en el exterior durante estos días? Os adelanto que tenemos mucha más nieve de la habitual para esta época del año y que se nos están complicando mucho los desplazamientos en la zona. Pero de ello os hablaré en el próximo artículo. Realmente está siendo una complicada campaña antártica, menos mal que estamos en casa con nuestros amigos rusos.

    • Karmenka tratando de poner el equipo en marcha
    • Parte del equipo nuevo

    Etiquetas:

  • 2º Aniversario del Blog de Karmenka

    Hoy es un día muy especial. No sólo comienza un nuevo año, sino que además es el 2º Aniversario del Blog de Karmenka.

    Recuerdo todavía como si fuera hoy mismo, todo lo que pasaba por mi mente hace hoy exactamente dos años. Viajábamos en la noche de fin de año del 2010 desde España a Punta Arenas para comenzar nuestra campaña antártica. ¿Sabéis cómo estrené el 2011? Con el primer artículo de este Blog, “Karmenka desde los Polos”.

    Os confieso que no sabía si iba a ser capaz de hacerlo. “¿Qué escribiré?” pensaba. “¿Lo leerá la gente?”, “¿Alguien lo seguirá?”, “¿Tendré cosas para contar?”, “¿Cómo me organizaré?”, “¿Interesará lo que escriba?”… No os podéis imaginar la larga fila de cuestiones que se sucedían en mi mente.

    Han ido sucediéndose las semanas, los meses y con ellos los artículos. He descubierto que me gusta escribiros, contaros lo que nos ocurre, teneros informados de la situación actual por la que pasamos. Y ¡expedicionarios!, las épocas del año en las que trabajamos con vosotros los más jóvenes, me encanta vuestra ilusión, vuestras ganas de aprender, vuestra curiosidad.

    Qué increíble y qué bonito lo que os voy a decir. Cuando me pongo a escribir tras el ordenador, y subo el artículo al blog, no os siento lejanos, desconocidos en el mundo de internet. Os percibo cerca. Siento vuestro apoyo en los momentos difíciles que hemos pasado y nos acompañan en cada expedición, y de la misma manera percibo una mayor alegría con los logros que conseguimos.

    Sois vosotros, los expedicionarios, los seguidores, los lectores, quienes hacéis posible este Blog. Así que para todos vosotros, os brindo este segundo cumpleaños. ¡Ojalá que juntos podamos seguir celebrando más aniversarios!

    • 2º Aniversario del Blog de Karmenka

    Etiquetas:

  • Feliz Año 2013

    Los días se suceden, inmersos ya por completo en la tranquilidad antártica. El tiempo es nuestro aliado de nuevo, ha dejado de correr a toda velocidad y nos permite disfrutar del entorno.

    La fraternidad antártica envuelve por completo este territorio y a todos los que aquí estamos una temporada, ya sea más corta o más larga. Además se transmite inmediatamente entre aquellos que por primera vez pisan estas tierras heladas. Os voy a dar algunas pinceladas para que me entendáis mejor.

    En cuanto conocimos a la nueva dotación de la Base Uruguaya Artigas no dudaron en invitarnos el pasado 22 de Diciembre a participar en la celebración del XXVIII aniversario del montaje de su Base.

    Otro detalle, apenas lleva unas semanas la nueva dotación de Capitanía Bahía Fildes (de la Armada chilena) y recién nos conocieron tuvieron la amabilidad de invitarnos a comer con ellos el día 24 de Diciembre. Aprovechando la invitación les hicimos entrega de una bandera española con el logo de GLACKMA, nuestras firmas y una dedicatoria, agradeciéndoles año tras año el apoyo logístico que nos brindan.

    Hablando de banderas, no os conté un detalle que me encantó cuando llegábamos el primer día a la Base Rusa. Desde lejos, según nos aproximábamos en las motos de nieve a la base, vi en el mástil ondear junto a la bandera rusa, la nuestra, la española. De esta manera la base al completo nos daba la bienvenida, permanecerá ondeando en el cielo antártico mientras nosotros estemos aquí. Y fijaros bien lo que os voy a decir, aquí en Bellingshausen, los rusos que tienen otra religión -la ortodoxa en este caso y por tanto no cuentan con esta celebración de Navidad- y sin embargo nos prepararon una bonita cena de Navidad. ¡Todo un detalle! Esto es la Antártida y el ambiente de fraternidad que nos rodea a todos.

    Os tengo también que decir que no tenemos noticias buenas en cuanto a los equipos nuevos que queríamos instalar. Hay una serie de problemas que nos tienen muy preocupados y tenemos nuestras dudas de si el objetivo fundamental de nuestra expedición saldrá adelante. Pero no os voy a abrumar con esto ahora. Os escribiré con detalle cómo van las cosas para la próxima semana.

    Es una suerte estar entre nuestros amigos rusos pasando esta preocupación, compartida con los demás y contando con su apoyo en todo, no la percibimos tan catastrófica como podría acabar siendo.

    Olvidémonos de todo esto. Lo que quiero ahora es desearos a todos un muy buen final de año y FELIZ 2013. Que venga lleno de ilusiones para todos, plagado de energía positiva para conseguir que los deseos que cada uno tiene dentro se hagan realidad.

    Muchas felicidades para todos. ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!  ¡¡FELIZ 2013!!

    • Feliz Navidad
    • Tarta de Navidad

    Etiquetas:

  • Mi primer aniversario en GLACKMA (por Alejandro Álvarez)

    Para Adolfo, El "Criojote" que ve glaciares, y los estudia e investiga a fondo, donde otros sólo ven "molinos"...turísticos.


    Para Karmenka "Sancha",  noble y fiel escudera que, en cuanto vuelve al "mundo civilizado", se siente "personajillo desubicado". Ella que tan bien sabe dónde están el Norte y el Sur... Hoy se cumple mi primer aniversario en Glackma:


    Oía RNE aquella lejana noche. Emitían la entrevista que habían grabado hacía pocos días (ya estaban Adolfo y Karmenka, tal como sucede ahora, en la Antártida ). Escuchar hablar de glaciares, (siempre me han fascinado), me hizo prestar especial atención. Al acabar, corrí al ordenador a entrar en su página web para afiliarme. Encargué los libros de Adolfo y Karmenka que puntualmente me envió Gildo, (libros que devoré y  que después, al conocerles, me dedicarían y que guardo como un pequeño tesoro), junto con la sugerencia de intentar ayudarles a organizar una conferencia en la ciudad donde resido. Planteé el asunto en el Foro Ciudadano al que pertenezco: otra asociación sin ánimo de lucro, para fomentar y potenciar la participación ciudadana, y donde la  cuota ¡también es de 12 € al año! La propuesta se acogió con entusiasmo y, en marzo, se celebró la formidable conferencia y conocí a los dos científicos más entrañables, cercanos, sabios y amenos de cuantos haya  tratado nunca. Pasamos una jornada inolvidable. Allí nos explicaron, en vivo y con entusiasmo, su proyecto de investigación: utilizar los glaciares como sensores naturales del calentamiento global. Y  aprendimos a valorar el descomunal esfuerzo que han desarrollado a lo largo de muchos años para instalar y mantener 8 estaciones de medida en continuo de la descarga de otros tantos glaciares, situadas  en los dos hemisferios y en distintas latitudes. Y las importantes conclusiones que van deduciendo de sus investigaciones.


    Más adelante, continué disfrutando con “Karmenka desde los polos” y leyendo en Glackma.es los resúmenes de tantas esforzadas expediciones.  Pronto me enganchó la idea que planteó Karmenka, (una más entre las muchas que, a menudo, genera), de elaborar unas unidades didácticas para Educación Primaria y Secundaria. Así nació “El Cuaderno del joven Científico”(el título es de ella), con el maravilloso trabajo de edición digital de Susana, otra voluntaria, que igualmente colaboró con la también voluntaria Empar, la autora de los preciosos e interesantes cuadernos para Primaria. E intentando ayudar a descargar de trabajo a la inagotable ovetense me iba  metiendo, casi sin darme cuenta, en el blog hasta llegar a ser el “co(...doconcodo)Administrador” durante su estancia en el Continente helado... y lo que haga falta. Todo sea porque tengan un poco más de desahogo en esa importante labor de investigación que  llevan a cabo año tras año. Y así hemos llegado a este mi primer aniversario. Y los que vendrán, porque trabajar en este equipo es un privilegio y una delicia que, además, permite disfrutar con la gran tarea de divulgación científica y sensibilización y educación medioambiental que llevan a cabo, con la inestimable ayuda del profesorado, entre esos expedicionarios jóvenes que, no lo olvidemos nunca, son el futuro. Todos en GLACKMA trabajamos en equipo, desterrando y sacudiéndonos el actual pesimismo que nos rodea, para que sea un futuro, para esos jóvenes, tan bueno y prometedor como todos ellos, estamos seguros, se merecen.


    Alejandro  

  • De nuevo en casa... Bellingshausen

    Base Rusa Bellingshausen

    La ventana meteorológica se abrió y el mismo 19 pudimos llegar a la Antártida, en concreto a King George, que es una de las islas de las Shetland del Sur, formando la llamada Antártida insular.

    ¿Dónde estamos en esta ocasión, acampados al raso o en alguna base antártica?, os preguntareis los que nos seguís en el blog durante los últimos años. Los nuevos expedicionarios virtuales no sabréis por qué planteo esa cuestión. Así que os voy a contar algo que os aclarará a todos.

    Nosotros empezamos a trabajar en este lugar en el año 2000, en concreto en enero de ese año. A partir de entonces hemos estado viniendo cada año, uno tras otro en diferentes épocas. Hace ya casi trece años, aquella primera vez (primera para mí, Adolfo había estado con anterioridad) estuvimos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. El resto de las expediciones a este lugar se sucedieron con estancias en la Base Rusa  y en la Base Uruguaya Artigas, salvo los dos últimos años en los que tuvimos que instalar nuestras propias tiendas de campaña y vivir acampados. Si alguien tiene curiosidad y quiere indagar más, no tiene más que buscar en este Blog, pues está narrado con todo detalle.

    Pero, ¿sabéis dónde estamos ahora? Nada de tiendas de campaña a la intemperie, estamos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. Desde luego para el trabajo que tenemos que hacer aquí y con las condiciones que tenemos en este lugar, es mucho más confortable estar en una base. Pero, ¿sabéis qué es lo mejor? Sentirse de nuevo en casa. Es esa maravillosa sensación que a pesar de estar a miles de kilómetros de toda tu gente, te sientes en casa. No eres un extraño, eres uno más en el grupo. Tenemos muy buenos amigos entre la gente de esta dotación rusa. Amistades que se forjaron aquí en tierras antárticas y son por tanto muy especiales y se mantienen vivas por mucho tiempo que pase.

    Ayer llegó el Hespérides y nos desembarcó el material que habíamos embalado y cargado en Cartagena en los primeros días de Noviembre. ¿Os acordáis de los casi 200 kilos que os mostré en el vídeo de bienvenida? Pues ya lo tenemos todo con nosotros.

    ¿Sabéis? Sólo han pasado tres días desde nuestra llegada y la sensación que tengo es que llevamos aquí una larga temporada por la cantidad de situaciones nuevas y diferentes que se suceden día tras día. Son vivencias tan intensas que… ¡creedme!, llenan por completo el día a día en este paraíso, alejados ya a años luz del estresante mundo civilizado. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Y por fin llega el día esperado

    El viaje desde España fue realmente una paliza. Parecía que todo iba bien, primero el largo recorrido hasta Lima donde nos vino estupendamente la espera para caminar de un lado para otro en el aeropuerto y estirar las piernas. Después otro cruce hasta Santiago de Chile, otra espera en el aeropuerto y finalmente el último salto hasta Punta Arenas… Ese fue matador, se notaban las horas interminables de los vuelos anteriores y os confieso que no sabía ya ni cómo sentarme en la butaca. Me dolía todo, estaba agotaba, y aunque muerta de sueño el inmenso cansancio no me dejó ni dar una pequeña cabezada para lograr descansar.

    Sin embargo la ventaja de todo ese cansancio es que nos hemos acostumbrado rápidamente a la diferencia horaria. En este momento son 4 horas con España. Hay épocas del año en que la diferencia es de 6 horas, cuando coincide el horario de verano en España y el de invierno en Chile y viceversa. Por cierto, esas 4 horas que tenemos de diferencia, ¿cómo son?, ¿con adelanto o con retraso con respecto a vosotros? Y, ¿por qué son así?... Pensad un poco en el sentido del giro de la Tierra.

    Estos días en Punta Arenas se nos han pasado volando. Tenemos un montón de conocidos y amigos por estas tierras australes. Fijaros que cada año desde el 2000 estamos viniendo a la Antártida y salvo uno que cruzamos desde Ushuaia, el resto hemos salido desde el Sur de Chile. Por cierto, me imagino que tenéis ubicado en el mapa estas dos capitales australes, la chilena y la argentina, ¿verdad?

    Como os decía, los encuentros y reuniones de estos días no han cesado. Además hemos tenido que preparar más material. Sí, sí, aparte de todo el que habéis visto en el vídeo del artículo anterior. Resulta que nosotros no sólo trabajamos en la Antártida donde vamos ahora, tenemos ocho estaciones en las zonas polares de los dos hemisferios. Todas estas estaciones están registrando datos de la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde. Y esos registros se realizan cada hora. A instalar estas estaciones comenzamos en el 2001, cuando iniciamos lo que llamamos el proyecto GLACKMA. ¡Imaginaros cuántos datos tenemos ya! A ver, dejemos de imaginar lo que se puede contar, ¿me decís vosotros cuántos datos (de ese parámetro que hemos mencionado de la descarga glaciar) tenemos por año en cada una de las estaciones?

    En este diseño de investigación que hemos puesto en marcha es muy importante esa distribución a diferentes latitudes y en ambos hemisferios de las estaciones de Glackma, así como el registro continuo y plurianual de datos. No son valores puntuales, aislados que pueden dar lugar a equivocaciones. Son registros continuos que nos indican la evolución temporal del calentamiento global.

    Y, ¿por qué os empecé a hablar de las ocho estaciones al deciros que tuvimos que preparar aquí más material? Porque como habéis visto en el enlace de las estaciones a nuestra web, una de ellas se encuentra en la Patagonia Chilena, en concreto en el glaciar Tyndall. ¡Venga, localizadlo también en el mapa! ¿A qué distancia está de Punta Arenas?

    Para trabajar en esa estación tenemos un convenio con la Dirección de Aguas de la Región de Magallanes al Sur de Chile y en la colaboración que llevamos a cabo, entre otras cosas nos permiten guardar en sus almacenes material nuestro. Esta estrategia nos sirve para ahorrar mucho en los viajes, pues no debemos de andar moviendo grandes cantidades de material, que además es muy pesado.

    Os he puesto como título al artículo “Y por fin llega el día esperado”, y ¿por qué? Je, je, porque mañana cruzamos por fin a la Antártida. Acaban de informarme que parece que habrá ventana meteorológica que permita el cruce y nos piden estar en el aeropuerto a las 8:00 de la mañana. El avión no es uno cualquiera, es un Hércules C-130 de Brasil, cuatrimotor de hélice, de los especiales de carga muy comunes en logística militar. Nosotros vamos sentados en unas especies de redes que hacen las veces de asientos. Y, ¿sabéis por qué es necesaria la ventana meteorológica? Porque donde aterrizamos en la Antártida, no es un aeropuerto habitual y por supuesto que no hay radar de cabecera de pista. Los pilotos tienen que tener visibilidad para aterrizar, esa es la razón por la que se necesita la ventana meteorológica. Por eso es muy habitual que estos cruces se cancelen, se retrasen o incluso que lleguen a estar sobrevolando el lugar a la espera de poder aterrizar y si no se dan las condiciones deben regresar a origen. Por tanto tienen que llevar una buena reserva de combustible.  

    Cómo veis la emoción está asegurada. Crucemos los dedos y esperemos que mañana podamos ya dormir en nuestra deseada Antártida.

    En cuanto a la Unidad Didáctica que os presenté la semana pasada, no sé si habéis podido trabajar con ella. Decidme cómo vais. En caso de que hayáis hecho ya la actividad final propuesta del “viaje de la gota del agua”, podéis elegir 2 ó 3 de los mejores de la clase y escribirlos aquí en el Blog. Os diría que podéis escribir todos, pero eso no depende de mí, sino de vuestros profesores. Lo dejo en vuestras manos, vosotros decidís.

    Y con respecto a los de Secundaria, no sé si estáis trabajando algún grupo, si es así, si habéis solucionado las cuestiones de la Ficha 1 del Cuaderno del Joven Científico nos las podéis escribir también en el Blog.

    ¡Espero vuestros trabajos, expedicionarios virtuales!

    • Karmenka en el puerto de Punta Arenas
    • Interior de un Hercules C-130

    Etiquetas:

  • Emprendemos el viaje rumbo al Sur…

    Últimos días que están siendo una verdadera locura. ¡Sí!, siempre pasa igual. Parece que lo llevo todo encaminando, cerrando poco a poco cosas, dejando otras apuntadas y ordenadas para resolver a mi regreso en una lista de espera… casi interminable, y al final, no sé cómo, pero surgen tal cantidad de imprevistos que me obligan a estar ocupada las casi 24 horas que tiene cada día. Este ajetreo no hace sino incrementar mis ganas de “escaparme” de lo que suelo llamar “este mundo civilizado” y desear inmiscuirme pronto en la nueva aventura polar científica. ¿Quién dijo que la ciencia y la aventura están separadas?

    ¿Queréis conocer nuestro plan de viaje? Salimos al inicio del 13, y ¡tan al comienzo del día!, a las 00:35. Volamos a Santiago de Chile, pero no directos, tenemos que pasar por Lima, donde nos tocará esperar algunas horas en el aeropuerto, pero que serán bienvenidas para estirar las piernas después de casi 14 horas en ese primer vuelo. En Santiago de Chile otra espera, hasta embarcar en el último avión que nos llevará a Punta Arenas, donde llegaremos a la madrugada, pero del día siguiente. Por cierto, ¿ubicáis todos estos lugares en Sudamérica, verdad?  

    Con esperas incluidas será un viaje de 34 horas… ¡Un poco largo! Y todavía no estaremos en la Antártida, pero sí mucho más cerca. Después viene el cruce al Continente Blanco, que será en un avión brasileño, un Hércules C-130, cuando la ventana meteorológica nos lo permita… Pero, de todo esto os hablaré en el próximo artículo, ya desde Punta Arenas.

    Ahora os voy a dar una buenísima noticia, tanto para los expedicionarios que nos acompañáis en este viaje, como para los profesores que os guían. Vais a estrenar material de apoyo, ¡que os va a encantar! Aprenderéis muchas cosas que nos serán útiles y necesarias a lo largo de la expedición.

    Para los más jóvenes -que estáis en primaria- Pingüi os presenta unos cuadernos de meteorología con varios temas. Empezaréis con El Ciclo del Agua, en el que nuestro amigo Pingüi os contará los cambios de estado de la materia y cómo el agua tiene la particularidad de encontrarse en los tres: sólido (hielo), líquido (agua propiamente dicha) y gaseoso (vapor de agua). ¡Sí, es muy peculiar!

    Y fijaros bien, que nosotros lo que vamos a hacer a la Antártida es estudiar cómo se funde el hielo glaciar, es decir, que estamos estudiando uno de esos cambios de estado, el paso de sólido a líquido con aporte de calor, en este caso es la temperatura ambiente la que produce esa fusión, ese deshielo glaciar. Por cierto, vuestros profesores cuentan también con una guía de estos cuadernos, especial para ellos. 

    Los que estáis en secundaria disfrutareis con el Cuaderno del Joven Científico. Y, ¿qué es esto Karmenka?, me diréis. Es una guía que os va a iniciar en vuestros primeros pasos de la investigación, pero no de una manera teórica sino totalmente práctica, como os gusta a vosotros.

    Y, ¿cómo nos vamos a organizar? Tenemos esta semana y la próxima porque luego empezáis vuestras vacaciones de Navidad. A ver si para antes de iros de vacaciones, los más jóvenes habéis podido trabajar con ese primer cuaderno de El Ciclo del Agua, y los de secundaria, habéis leído la presentación (Mi aventura polar científica) que os he dedicado con mucho cariño en el cuaderno y habéis resuelto las cuestiones de la primera ficha, investigando un poco sobre las características más peculiares de la Antártida.

    Os quiero decir que todo este material que tenéis el privilegio de estrenar, ha sido preparado con mucha ilusión y de forma altruista por algunos de los voluntarios de GLACKMA, en concreto la Meteorología por Empar, el Cuaderno del Joven Científico por Alejandro y la maquetación en ambos casos por Susana. Ojalá que lo sepáis aprovechar, vuestros profesores también, y tened presente que lo que ha movido a estos voluntarios a trabajar de forma desinteresada es su ilusión por ayudarnos a transmitir y divulgar lo que hacemos. Todos nosotros confiamos en que tenéis el futuro del planeta en vuestras manos. Confiamos de verdad en vosotros y vuestras capacidades.    

    Ver galería

    Etiquetas: