Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • En el alocado mundo civilizado…

    Tras la etapa de tránsito en el Campo de Hielo Norte chileno, nos encontramos ya  en el “alocado mundo civilizado”. ¡Qué tremendo contraste!

    Andar por las calles entre la gente, pisar hormigón y baldosines continuamente, coches circulando alrededor, ruido ensordecedor en cualquier lugar, un olor extraño en el aire… y prisas, prisas para todo. Hay plazos de tiempo para realizar cualquier cosa. Una velocidad de vértigo. Así es cómo avanza este mundo civilizado. Cuando ya se lleva una temporada viviendo en él, el organismo se  adapta, ¡qué remedio!, pero ahora, llegar del “paraíso de la tranquilidad” y encontrarse con esto, es no entender nada. ¡Puf! 

    Mi sensación, ¿queréis saber cómo la percibo? Me encuentro como flotando, como si estuviera viendo toda esta realidad desde otro mundo, con otra perspectiva. Percibo a mi alrededor que todo se mueve a esa velocidad supersónica y yo- todavía sin adaptarme a esta nueva situación- continuo avanzando a mi paso, tratando de entender lo que ocurre a mi alrededor.

    Queridos expedicionarios, no sé si lográis entenderme, si sois capaces de comprender el contraste tan grande…, mientras yo lo voy asimilando os dejo trabajito. Los más pequeños tenéis un nuevo tema, la precipitación. Después de todo lo que habéis aprendido y experimentado con el ciclo del agua, las nubes y los tipos de ellas, con este nuevo tema englobareis todo lo anterior. ¡Ya veréis qué relación existe entre todo!   Y para los mayores, los que estáis comenzando con vuestras investigaciones antárticas, tenéis la ficha 4 sobre la flora y la fauna antárticas. ¡Ya veréis las reservas que atesora este paraíso blanco!

    ¡Adelante a todos con el trabajo! Yo me iré adaptando y así en breve os contaré todo lo pendiente que tengo con vosotros. Por cierto, os adelanto que tenemos buenas noticias sobre el Campo de Hielo Norte. 

    • En el alocado mundo civilizado…

    Etiquetas:

  • ¿Qué hacemos en GLACKMA?

    Sobre el casquete glaciar

    ¿Sabéis? Reconozco que hemos tenido una gran suerte con la emisión del programa de Al Filo de lo Imposible sobre GLACKMA el pasado domingo, aconteciendo mientras nosotros seguíamos en nuestra expedición antártica. Sí, es verdad, hemos perdido la emoción del directo, pero nos la habéis transmitido muy bien vosotros. Y además, ha sido muy oportuno el programa, porque ahora os quería hablar de cómo medimos, dónde medimos, qué medimos, para qué medimos… y de todas estas cuestiones se ha hablado -y además con imágenes- en el programa de Al Filo. ¿Os ha quedado alguna duda de algo?, ¿seríais capaces de hacer un resumen de nuestro objetivo fundamental en GLACKMA?

    Sabéis por tanto ya, que no sólo es esta estación de la Antártida la que tenemos, sino que son ocho en total. Cuatro de ellas están en las regiones polares Árticas (Islandia, Ártico sueco, Norte de los Urales y Svalbard) y otras cuatro en el Sur (Patagonia Chilena, Patagonia Argentina, Antártida Insular y Peninsular). Y todas ellas están registrando datos cada hora… ¡Imaginaros qué cantidad de información nos están dando! Con la red de estaciones de GLACKMA, lo que estamos haciendo es registrar la evolución en tiempo presente del calentamiento global.

    Cuando se trata de un glaciar de montaña tenemos el hielo encajado en un valle. El hielo que se funde sale en forma de agua por el frente de dicho glaciar. Y aunque se generan varios ríos de fusión en el frente del mismo, buscamos glaciares donde se junten todos en uno sólo para poder instalar ahí nuestras sondas y medir todo esa agua procedente de la fusión glaciar.

    Pero, ¿qué ocurre en la Antártida? Aquí lo que tenemos es un casquete glaciar. No se trata de un glaciar encajado en un valle, todo lo contrario, es una especie de caparazón enorme de hielo, que cubre todo. Si recorremos la isla King George en su contorno, ¿con qué nos encontramos? Casi toda la costa está cubierta por un casquete glaciar de algo más de 1300 kilómetros cuadrados, llegando al mar enormes acantilados de hielo.

    ¿Qué ocurre entonces con el hielo que se funde en el glaciar? Los ríos generados en su interior, debido a la fusión, terminan saliendo al exterior, alcanzando directamente el mar. Algunos caen a modo de cascadas desde esos acantilados de hielo y otros salen directamente al mar, en la parte del hielo que queda bajo sus aguas. En cualquiera de los dos casos no podemos medir esa cantidad de  agua. ¿Qué hacemos entonces?

    Buscamos alguna zona donde ese enorme casquete glaciar se haya retirado ya y nos haya dejado al descubierto la tierra, el lecho rocoso bajo el glaciar. De manera que cuando sale el agua por el frente del glaciar, hasta que llega al mar tenga que hacer un pequeño recorrido fluvial por tierra.  Y en ese recorrido del río buscamos algún posible lugar para fijar nuestras sondas de medidas. En este caso, tenemos un cañón por el que pasa el río y ahí es donde tenemos instalados los instrumentos de medida, de esta estación que está registrando datos cada hora desde enero del 2002. ¡Fijaros cuánta información registrada!

    Os dejo para esta semana la siguiente unidad de Pingüi, donde os habla sobre los diferentes tipos de nubes. Ya veréis qué actividades tan interesantes os propone. A ver si os convertís en unos buenos “cazadores de nubes”. Y para los más mayores os pido trabajar con la Ficha 3 del Cuaderno del Joven Científico, a ver qué descubrís sobre algunas de las características más peculiares de la Antártida.

    ¡A trabajar todos, expedicionarios virtuales! A ver qué tal va la semana.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • ¿Sabéis cómo se forman las nubes?

    Expedicionarios virtuales, os dejo aquí el trabajo para esta nueva semana que comenzáis. Es un tema muy sencillito y a la vez muy interesante. Se trata de la formación de las nubes. Ya veréis qué bien os lo explica Pingüi. Os daréis cuenta cuando trabajéis este tema, la relación tan grande que tiene con el ciclo del agua que visteis antes de vacaciones. Esto es básico para la meteorología, un tema tan apasionante e importante. Y si no que se lo digan a Empar, quien os ha preparado el contenido de esta introducción a la meteorología.

    Tengo la sensación de que en esta expedición tenemos pocos acompañantes. No sé si habrá sido mala coordinación al inicio o el haber comenzado poco antes de vacaciones de Navidad, pero la cantidad hay que sustituirla en este caso por la calidad. ¡Cuento con vosotros, los que sí estáis embarcados en esta aventura!

    Creo que no hay ningún grupo de expedicionarios de secundaria que se hayan puesto a trabajar con el fantástico Cuaderno del Joven Científico que os prepararon con tanto cariño Alejandro para el contenido y Susana con su magnífico diseño. Ojalá que todavía algún grupo os unáis y podáis sacarle buen partido a este Cuaderno. Si es así, a ver si podéis avanzar con la Ficha 2 y me demostráis que aunque os incorporéis tarde sí sabéis qué hemos venido a hacer a la Antártida.

    Ver galería

    Etiquetas: