Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Barro hirviente y solfataras

    (crónica recibida por teléfono satelital. Fotos: Archivo Glackma)

    Tenemos un tiempo de lo más variado: algo de sol, lluvia, nieve, el viento que sigue haciéndonos compañía e incluso abundante nieve helada. Nuestros intentos de entrar hacia el interior por diferentes pistas han sido todos fallidos. Nos convencemos de que eso hay que dejarlo para el verano.

    Una de las veces ascendiendo rápido de cota, el volumen de nieve que había sobre la pista se incrementó casi sin ser conscientes de ello y en un ventisquero se nos quedó el coche. Tuvimos que apartar la nieve de debajo –sin pala-, utilizar las marchas cortas, el bloqueo diferencial, empujar, un poco de paciencia y lo logramos sacar. Otra de las ocasiones nos cayó una tremenda nevada por la noche y al día siguiente fue complicado no sólo encontrar la pista, sino avanzar por ella. De manera que al final nos convencemos que en esta época es mejor hacer un recorrido sin ascender mucho de cota y mantenernos lo más posible en la carretera perimetral.

    En nuestra ruta atravesamos una parte del rift en el norte de Islandia. Pasamos por el sistema volcánico de Krafla que cuenta con una caldera de aproximadamente 10 km de diámetro y una larga zona de fisuras. Se han registrado veintinueve erupciones de este volcán de 2 km de profundidad, teniendo lugar la última de ellas en 1984. Entre los años 1724-29 tuvieron lugar los llamados fuegos de Mývatn, donde numerosas fisuras volcánicas se abrieron y las fuentes de lava ocasionadas se pudieron ver desde el sur de la isla. Asociada a Krafla existe una planta geotérmica que abastece gran parte del consumo energético del país que está funcionando desde 1977. De ella os he dejado un par de fotos en uno de los primeros artículos de Islandia, cuando os hablaba del clima y la población.

    En los alrededores se puede contemplar una fantástica área geotermal plagada de barro hirviente, solfataras y fumarolas. ¿Sabéis que las solfataras se caracterizan por el olor a huevos podridos? Ello es debido a que desprenden ácido sulfhídrico, el cual en contacto con el aire deposita una pátina amarilla de azufre nativo.

    Otra curiosidad, ¿sabéis por qué surge ese barro hirviente en lugar de agua? Es debido a que en esa zona donde se produce, al acuífero subterráneo ya no le queda prácticamente agua, sólo la de la arcilla y por tanto aflora el barro hirviente.

    En el margen del sistema volcánico de Krafla se encuentra el lago Mývatn, que con sus 39 kilómetros cuadrados es el tercero en tamaño de Islandia, mientras que su profundidad sólo llega a los 4 metros. El área de este lago está considerada como El Dorado de los vulcanólogos y los ornitólogos, aunque también fascina a los interesados en la evolución del paisaje, la geología glacial y la geografía de los asentamientos. Podemos decir que es un extraordinario laboratorio al aire libre.