Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • A la tercera va la vencida. Pisando el Continente Blanco

    De nuevo tengo que estar en el aeropuerto de las FACH (Fuerzas Aéreas Chilenas), a las 7:00 toca hoy. A esas horas apenas hay tráfico y llego unos 10 minutos antes. Tras la parada en las barreras iniciales para el control de los que entramos, el taxi recorre todo lo largo de este recinto militar. A estas horas todavía tenemos noche cerrada y no hay ni una sola luz encendida en todo el lugar, de manera que cuando el taxi me deja al fondo, junto a la pista de aviación, quedo en completa oscuridad.

    Saco mi luz frontal y me la coloco en la cabeza, por lo menos para que me vean. Subo mi capucha para protegerme un poco, ha habido una fuerte helada y se nota el ambiente fresco. Allí en medio de la oscuridad, sola, mirando hacia el Hércules -que está en la pista y donde se ve movimiento de carga y alguna lucecita parcial- mi mente se abstrae y comienza a cuestionarse preguntas que sólo al finalizar el día tendrán su respuesta adecuada. ¿Saldremos hoy finalmente o tendré que regresar a la ciudad y descartar definitivamente mi viaje a la Antártida? ¿Cómo estarán las condiciones meteorológicas allá? ¿Me permitirán poder hacer mi vaciado de datos de las sondas instaladas el pasado verano junto al glaciar y poder regresar en el mismo avión a Punta Arenas?

    Aunque parece que quedan pendientes dos viajes más a la Antártida en los próximos días -antes de que el Hércules C130 regrese a Santiago- quiero poder regresar en el mismo vuelo. No me gustaría arriesgarme a tener que invernar en el Continente Blanco. No es que no me agrade la idea, es que mi trabajo en España me espera. El avión ha estado en Punta Arenas una semana y sólo ha podido realizar un vuelo… si la meteorología empeora, podrían cancelar los últimos cruces. Adolfo me advirtió y recordó este riesgo antes de salir. “Hazlo rápido y regresa en el mismo cruce” me insistió al despedirme en Punta Arenas.

    Ensimismada en mis pensamientos, unos focos intensos me alumbran. Llegan los otros tres pasajeros chilenos que intentan realizar el mismo vuelo que yo, acompañados de un militar que abre la última nave, enciende alguna luz allí dentro y nos invita a pasar mientras nos avisan para embarcar.

    A las 7:40 nos vienen a buscar para entrar en el Hércules. Nos atamos en una especie de redes rojas que tienen extendidas a modo de asientos, nos abrigamos… ya que la temperatura en el interior es fresquita, y nos vamos habituando al fuerte ruido de los motores que nos acompañará durante el viaje.

    Por fin a las 8:00 despegamos. Durante el recorrido mi mente…, digamos que sueña despierta, tratando de imaginar como será en invierno esta zona antártica que tan bien conozco en la estación estival. Me hace una tremenda ilusión este viaje tan fugaz.



    A las 11:00 aterrizamos, salgo del avión, ¡guaaauuuu!... ¡qué bonito está todo! Las zonas descubiertas de hielo donde éste se ha ido retirando, están ahora cubiertas de nieve y además casi helada. Comienzo a hacer algunas fotos del entorno, está divino. Mis manos desnudas aguantan poco a la intemperie. La temperatura debe estar baja, calculo que en torno a los -11ºC, lo que acompañada del fuerte viento hará que tengamos una baja sensación térmica. Guardo mi cámara y me protejo con los guantes mientras avanzo hacia las naves que se utiliza de lugar de llegada.



    Allí me encuentro con el personal de la Armada, de la Estación Marítima Bahía Fildes, que han venido a esperarme con las motos. Roberto, el Capitán, acompañado del Segundo, Alfonso. Una tremenda alegría volver a verlos de nuevo. Me han ofrecido apoyo logístico para esta operación si lograba cruzar a la Antártida. ¡Qué buena gente son y qué profesionales! ¿Recordáis nuestra reciente expedición a este lugar el pasado verano austral? Fue este grupo de la Armada en Bahía Fildes quienes nos brindaron apoyo continuamente en todas las necesidades que tuvimos. ¡Inolvidables!



    Ahora, ¡manos a la obra! Las condiciones meteorológicas son durillas, está nevando algo y el viento es fuerte, pero tenemos unas horas antes de que empeore según la predicción meteorológica. El cambio se espera para las 17:00, y la noche aquí entra a las 15:00, de manera que será la falta de luz la marque el rasero para que el avión despegue. Puede ser quizás hacia las 14:00. A ver si todo se da bien y estoy de regreso a tiempo para poder embarcarme de nuevo en el Hércules y regresar hoy mismo a Punta Arenas.

     
    • A la tercera va la vencida. Pisando el Continente Blanco
    • A la tercera va la vencida. Pisando el Continente Blanco
    • A la tercera va la vencida. Pisando el Continente Blanco
    • A la tercera va la vencida. Pisando el Continente Blanco

    Etiquetas:

  • Otro vuelo cancelado

    Ayer os estaba escribiendo justo en el momento en el que llegaron Gaby y Pepe. Como se reflejaba en sus caras y ya os anuncié, les ha ido muy bien. Durante los días que estuvieron en el Parque de Torres del Paine, aprovecharon estupendamente el tiempo. Tuvieron uno completamente cerrado y lluvioso, pero el segundo les cundió y Gaby pudo conseguir bastante buen material para su trabajo.

    Después cruzaron a la Patagonia Argentina, con base en Calafate, donde tuvieron mucha suerte con el tiempo. Les acompañó el sol en su recorrido por los frentes de los glaciares Perito Moreno, Upsala… Vienen realmente felices de su viaje.

    Os cuento también que Adolfo ya está recuperado totalmente. Ahora sólo le queda coger los kilitos que ha perdido durante estos días.

    Y sobre mi cruce a la Antártida… todavía en espera. Las instrucciones para hoy fueron estar lista desde las 7:00 de la mañana, pero en el hostal. Mejor que estar esperando en el aeropuerto militar. Van pasando las horas y me hago a la idea de no volar, no ya sólo hoy… sino abandonar la idea del cruce ahora a la Antártida.

    A las 10:00 me suena el teléfono. Debo presentarme de inmediato en el aeropuerto militar. “¡Vaya! No me lo puedo creer.” Una sonrisa asoma a mi cara, reflejando la alegría interior que me invade de golpe.

    Una vez en el aeropuerto, observo que completan la carga del Hércules. Pero estamos a la espera, al parecer hoy no es la niebla como ayer, sino los fuertes vientos cruzados que atraviesan allí la pista de aterrizaje. Con todo preparado se espera una oportunidad.

    Observando los movimientos de los militares en torno al avión, deduzco que el cruce de nuevo es cancelado. Así es, efectivamente, al cabo de unos minutos nos informan de ello. Me baja a Punta Arenas el Jefe de la División Antártica de las FACH (Fuerzas Aéreas Chilenas). Durante el recorrido en coche charlamos un buen rato y percibo a una persona vocacional con su trabajo. “Mañana a las 7:00 en el aeropuerto” me recuerda al dejarme frente al hostal. “Un atisbo de nuevo de esperanza” pienso para mis adentros. Veremos…

    La ventaja de esta cancelación es que me he podido unir a la comida de despedida con Adolfo, Gaby y Pepe. Sí, estos dos últimos regresan mañana a España. Tenemos una velada muy agradable y estamos felices por lo exitosa que ha sido la expedición al Tyndall.

    Al regresar al hostal nos enteramos de la reciente entrada en erupción del volcán Puyehue en la Cordillera de Los Andes, en la Provincia de Osorno. Nuestros dos expedicionarios se alertan: “¿Impedirá la nube de cenizas la salida de nuestro primer vuelo hasta Santiago de Chile?” Adolfo los tranquiliza: “En principio no parece, pues en la zona hay vientos predominantes del oeste al este. Argentina será principalmente la que sufra la caída de ceniza”.

    Etiquetas:

  • Una tremenda alegría y una gran ilusión… la Antártida está más cerca

    Os escribo en breve, es ya tarde y tengo que preparar todavía mi mochila para cruzar mañana a la Antártida.

    Adolfo sigue mejorando a pasos agigantados. Siguen las muestras de cariño de todos los amigos, más próximos y más lejanos, de todos los lugares.

     Yo me paso todo el día en el almacén de la Dirección de Aguas (DGA), que es una gran nave ubicada a las afueras de la ciudad. El lugar está fresquito, a temperatura ambiente, y hoy es un día despejado aquí en Punta Arenas y frío, los charcos se mantienen congelados durante todo el día.

    Hago un descanso para comer, más que nada por ver cómo va recuperándose Adolfo y cómo va tomando la primera comida después de salir del Hospital. A mí me viene muy bien el descanso y tomar algo caliente. Comemos en el Restaurante Asturias, un buen lugar en Punta Arenas, os lo aconsejo cuando vengáis por estas tierras. El dueño es asturiano… me encantó encontrar a un paisano de mi maravillosa tierra por estas latitudes. Preparan una comidita especial para Adolfo… todo son mimos, ¡no se puede quejar!

    Hay mucho material que limpiar, separar, clasificar, listar y recoger. Cuanto más ordenado quede, más fácil será en la próxima salida seleccionar lo necesario. ¿Sabéis? Al prepararlo para salir de expedición es todo un placer, porque estás a punto de partir… Pero recogerlo al regreso se hace cuesta arriba, ya que acabó la aventura.

    Sin embargo en esta ocasión, la ilusión que me acompañó todo el día, ¿sabéis cuál es? Que mañana probablemente salga para la Antártida!!! Hoy tuvo lugar el primer cruce -el que iba lleno de gente importante- mañana está programado el segundo que irá sobre todo, abarrotado de carga.

    Ya me empiezo a poner nerviosa… así que probablemente sí que pueda pisar mañana tierras antárticas. Será la primera vez que voy tan tarde, entrando ya casi en el invierno. Según os estoy escribiendo y dejando atrás el ajetreo de estos últimos días, empiezo a ser consciente que de nuevo, ya está casi al alcance de mi mano el Continente Blanco. Me va invadiendo una tremenda alegría y una gran ilusión. Los nervios parecen despertar…

    Etiquetas:

  • Finalizada con éxito la expedición al Tyndall

    Ayer la jornada fue larga. A las 6:00 nos levantamos, todavía noche cerrada. Recogemos los sacos y las tiendas de dormir. Dejamos todo el material que habíamos preparado de víspera, acumulado en el lugar donde vendrá el baquiano con los caballos. Y ya sin más, nos ponemos en ruta.

    El río próximo al lugar donde hemos estado acampados nos toca cruzarlo todavía de noche, pero ahora es más sencillo que cuando vinimos, ya que lleva bastante menos agua. A nuestra llegada iba con mucho caudal debido a las nevadas que habían caído en días anteriores y se estaban fundiendo, y también al agua de lluvia. Ahora el paso es sencillo, nos descalzamos para mantener las botas secas, y basta que nos remanguemos los pantalones, no es necesario quitárnoslos como a nuestra llegada. Ahora el agua sólo nos llega por las rodillas.

    Una vez estamos todos en la otra orilla nos ponemos en marcha, rastreando el camino y todavía en plena oscuridad. Son las 7:30. La caminata de los 30 kilómetros es agradable, como hemos comenzado tan tempranito nos cunde el día. Además no nos llueve en todo el camino. Vamos saboreando los buenos resultados que hemos conseguido entre todos, trabajando como un verdadero equipo y disfrutando con el buen ambiente que hemos tenido. ¡Ha sido genial!



    Llegando a la guardería Grey, cargamos en los vehículos la carga que nos transportaron los caballos y nos ponemos en ruta hasta Puerto Natales. Ahí nos separamos en dos grupos, Gaby y Pepe quedarán unos días por la zona con la furgoneta de Agustín, para desplazarse por el Parque de Torres del Paine. Es una forma de que disfruten de estos bonitos paisajes y conozcan el Parque, al mismo tiempo que Gaby pueda complementar su trabajo con más paisajes y algo de fauna.

    Agustín, Adolfo y yo, con todo el material cargado en el vehículo de la DGA, continuamos nuestra ruta hasta Punta Arenas, donde llegamos a las 23:00. La idea inicial era que Adolfo se quedase en el Parque con Gaby y Pepe, pero decide acompañarme a Punta Arenas para ver cómo va evolucionando lo de mi ojo y mi dedo. Tiene toda la pinta de ser una picadura de araña. Esperemos que no me impida poder cruzar a la Antártida, en esa plaza disponible… Os mantengo informados.
    • Finalizada con éxito la expedición al Tyndall

    Etiquetas:

  • En Puerto Natales, a la entrada del Parque de Torres del Paine

    La mañana del lunes se nos pasa con diferentes quehaceres distribuidos entre los cinco. Gaby acompañada de Pepe, aprovecha las luces que el sol nos brinda tras la nevada de ayer, para hacer algunas grabaciones de diferentes vistas de la ciudad. Agustín y Adolfo se encargan de buscar algunas herramientas que nos faltaban, entre otras una llave tubular especial para los anclajes que vamos a emplear y se me había olvidado empaquetar al preparar el material en Salamanca. Mientras tanto, yo me encargo de acoplar algunas últimas cosas de material.

    Nos juntamos todos y pasamos por el almacén de la DGA (Dirección de Aguas) donde tenemos el material preparado y embalado ya en bultos para la carga de los caballos. Lo distribuimos en dos vehículos, una furgoneta de la DGA y otra que pertenece a Agustín y nos la deja para poder realizar la expedición. Agustín sale en la de la DGA con Adolfo y casi todo el material, y la otra la llevo yo con Gaby y Pepe y el resto del material.

    Llegamos a Puerto Natales -capital de la provincia Última Esperanza- ya al final del día y evidentemente de noche, pues a las 17:00 ya oscurece. Mañana martes nos levantaremos a las 6:00 para dirigirnos directos hasta el Parque de Torres del Paine. Y una vez en él, nos acercaremos hasta la guardería Grey, al final de la pista. Ahí hemos quedado con los baquianos a las 8:30, haremos la carga en los caballos y nos pondremos en ruta hasta la estación que tenemos en el glaciar Tyndall a latitud 51ºS. Los caballos con la carga irán a su ritmo y… nosotros al nuestro.

    A ver si nos toca el día no muy cubierto y podemos contemplar a la llegada del parque, los majestuosos Cuernos y Torres del Paine. Y con un poco de suerte también tendremos en nuestro recorrido la posibilidad de ver el Gran Paine con sus 3050 metros.



    Esto de los Cuernos y las Torres se trata de una formación muy espectacular. ¿Sabéis cómo tuvo lugar? Hace unos 150 millones de años se formó una gruesa capa de roca sedimentaria (lutitas negras jurásicas con belemnites, amonites característicos de los terrenos jurásicos e ictitas, es decir, huellas de dinosaurios). Más tarde, durante la elevación de los Andes, tuvo lugar aquí una intrusión granítica que penetró en las citadas lutitas. Posteriormente, durante la época glaciar los campos de hielo cubrieron el macizo y, en su desplazamiento, erosionaron las rocas subyacentes. Al retirarse el hielo, quedó al descubierto el granito, de color claro, intercalado entre  las lutitas, de color oscuro, formando así el conjunto de nunataks tan característicos del Parque del Paine.

    Bueno, ahora a dormir que mañana nos toca una caminata de 30 kilómetros. Esperemos que no sea bajo la lluvia…
    • En Puerto Natales, a la entrada del Parque de Torres del Paine

    Etiquetas:

  • Más objetivos se unen a esta expedición al Sur

    Hoy amaneció nevando en Punta Arenas y concluye el día de nuevo con la nieve cayendo sobre las calles de la ciudad. Con este finalizar de la jornada tranquila de hoy, me siento ante el ordenador para escribiros nuestras novedades y me doy cuenta que tengo algo pendiente. Os tengo que hablar de los otros objetivos que tenemos en lista para esta expedición, pero que dependen de la logística y de ciertas condiciones para que se puedan llevar a cabo.

    Comencemos por el que, tal y como os decía el otro día, tenemos medio “colgando”. Se trata de lo siguiente, ¡escuchad! Cuando regresamos de la reciente campaña de la Antártida en el buque Lautaro hasta Punta Arenas, después del temido paso del Drake y en la navegación por los canales, vimos algo que nos gustó. ¿Qué fue? Uno de los glaciares de Tierra del Fuego, el llamado Contramaestre. Es un posible candidato a entrar a la red de estaciones de registro de descarga glaciar de GLACKMA. Está situado a una latitud intermedia entre la estación que tenemos en la Antártida Insular y la de la Patagonia Chilena, de manera que es un candidato en potencia. Pero tenemos que explorarlo y comprobar si es válido para instalar una estación de registro. Son varios los requisitos que se tienen que cumplir para poder trabajar en él.

    La logística no es sencilla, pero encontramos una alternativa. Hay un trasbordador, el Bahía Azul, que realiza el recorrido por los canales de Tierra del Fuego entre Punta Arenas y Puerto Willians. El capitán aceptó colaborar con nosotros llevándonos en uno de sus viajes, desembarcándonos en la costa próxima al glaciar y recogernos a su regreso a los pocos días. Pero no es tan sencillo como suena así a primera vista. La zona está llena de bajíos, de hecho el barco en su recorrido pasa alejado del lugar. Necesitan realizar la batimetría de esta parte del canal para conocer el fondo y ver las opciones de acercarnos a la costa en zodiac. No sabemos todavía si la han podido realizar y si es posible nuestro desembarco. En caso de que en este sentido fuera favorable, quedan aún más incógnitas como son las condiciones meteorológicas… que por estas tierras ya están próximas al invierno. Otro inconveniente son las pocas horas de luz que ya hay en la zona, sólo son 8 y la hora del desembarco en zodiac coincidiría en plena oscuridad. Siendo el lugar con tantos bajíos, no tener luz para realizar esta operación no es lo más adecuado. Probablemente mañana lunes, antes de salir para Puerto Natales, tengamos algo de información sobre estos interrogantes.

    Con respecto al nuevo objetivo que ha surgido de improviso y que tal y como os comentaba ayer si sale adelante será un verdadero broche de oro de la expedición, no os  podéis ni imaginar lo que es. Posiblemente en los primeros días de junio haya un par de cruces de un Hércules C-130 chileno a la Antártida… y existe la posibilidad de ir en uno y regresar en el segundo al día siguiente.

    ¿Qué supondría esto? Podría descargar los datos de la estación que tenemos allí y tendríamos el final de la onda de descarga de aquel glaciar en este año. Y justamente estamos, con un grupo de la Universidad de Zaragoza, trabajando en un modelo matemático que defina la descarga glaciar de esa estación, y si conseguimos poderlo validar con un año más de datos, sería estupendo. Es el momento idóneo para poder tener esos datos. ¡¡Sería genial!!

    Para este nuevo objetivo dependemos de varios factores también: que se aseguren los dos cruces del Hércules para poder regresar y no tener que quedarme a invernar en la Antártida, que por las fechas en las que tengan lugar los vuelos lo podamos coordinar con la expedición al Tyndall que es nuestro objetivo fundamental en este viaje y que las condiciones de nieve, allá en la Antártida, permitan alcanzar el lugar donde está instalada la estación de medida.

    Bueno, os iremos manteniendo al corriente de la información que vayamos recibiendo con respecto a las opciones de estos objetivos. Iréis sabiendo como nosotros si se van perfilando para poder llevarlos a cabo ahora o hay que postergarlos hasta el próximo verano austral.
    • Más objetivos se unen a esta expedición al Sur

    Etiquetas:

  • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición

    Entre el atontamiento del viaje, la diferencia de 6 horas que tenemos ahora y la cantidad de gestiones realizadas en estos dos días en Punta Arenas, tengo la sensación de llevar aquí al menos una semana. Se nota que el invierno está ya próximo, los charcos de la lluvia caída ayer han aparecido hoy todos helados y así se han mantenido a lo largo del día.

    Ayer fue un día dedicado por completo a gestiones de coordinación, hay muchos detalles que atar en este sentido para que todo salga bien: transporte de personas y carga hasta Puerto Natales primero y posteriormente hasta el Parque de Torres del Paine, contrato de las caballerías para el transporte del material hasta la proximidad del glaciar, selección y revisión del equipo y material a llevar completando y buscando lo que falta, gestionando la logística para esa segunda parte de la expedición de la que todavía os tengo que hablar y coordinando más logística para un nuevo objetivo que ha surgido de improviso en este viaje y que si sale adelante será un verdadero broche de oro de la expedición.

    Están ya con Adolfo y conmigo los otros dos expedicionarios: Gabriela y Pepe. Hoy los cuatro, junto con Agustín –del personal de la Dirección de Aguas- hemos estado todo el día empaquetando el material en bultos acomodados a la carga de los caballos. Nos limitan el peso por caballo a 40 kilos. Realmente me sorprende que no los carguen más, en algunas de mis expediciones por terreno de montaña y en largos recorridos he transportado mochilas que pesaban hasta 42 kilos… Un caballo habitualmente se carga con 60 kilos, pero esas son las condiciones para el servicio así que nos tenemos que conformar. Hemos contratado 5 caballos entre los que irá repartida la carga, además de lo que llevaremos nosotros en nuestras mochilas.

    La coordinación entre nosotros cinco ha sido perfecta, un buen trabajo en equipo que ha permitido que prácticamente todo haya quedado listo, falta tan sólo conseguir algunas herramientas en concreto y la gasolina para el pequeño grupo electrógeno que llevamos. Esos pequeños detalles los terminaremos el lunes por la mañana, antes de salir hacia Puerto Natales.



    Por cierto, hoy 21 de mayo es un día especial en Chile. Se trata del Día de las Glorias Navales, en el que se conmemora el Combate Naval de Iquique ocurrido el 21 de mayo de 1879, que tuvo un gran significado en la Guerra del Pacífico. Murieron el capitán de fragata Arturo Prat junto con 149 hombres a borde de la corbeta Esmeralda, que fue hundida en combate por el monitor peruano Huáscar. Así en Chile, cada 21 de mayo se conmemora este hecho con desfiles y ofrendas florales, realizando 21 cañonazos al izar el pabellón a las 8 de la mañana, otro tantos a las 12:08 –momento en que se hundió el Esmeralda- y terminan realizando otros 21 cañonazos al arriado del pabellón a las 18:00 horas.



    Y de las palabras del Comandante Prat en esta batalla viene la conocida arenga en Chile: “¡Muchachos: la contienda es desigual, pero ánimo y valor!”
    • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición
    • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición

    Etiquetas:

  • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre

    Hoy os voy a contar un poquito sobre la fundación de Punta Arenas. Actualmente tiene unos 150.000 habitantes y es la capital de la Región de Magallanes. Vive fundamentalmente de la minería de hidrocarburos y carbón, la ganadería ovina y la industria pesquera. Además es puerto de abastecimiento para el tráfico de barcos de gran tonelaje a través del Estrecho de Magallanes, así como principal puerto aéreo y marítimo para las expediciones a la Antártida. Como os podéis imaginar, esta última es la parte que siempre me ha atraído más de la ciudad.





    A unos 60 km de Punta Arenas hacia el Pacífico, siguiendo el Estrecho, se encuentra el llamado Fuerte Bulnes, que fue fundado en 1843 y representó el primer enclave chileno en la tierra austral. Veintitrés personas habían formado parte de aquella expedición colonizadora que quedó en el fuerte y donde permanecieron hasta que, cinco años más tarde fueron trasladados a un mejor asentamiento, más adecuado que el inicial ya que contaba con leña, agua, puerto más grande y mejor clima para enfrentarse a los entonces rigores australes. Es así como se funda en 1848 el llamado Sandy Point (Punta Arenosa), como figura en las cartas náuticas levantadas por las expediciones inglesas. Es la actual ciudad de Punta Arenas.







    Existe una reconstrucción histórica del Fuerte Bulnes, levantada en el centenario de su establecimiento, en 1943 y restaurada en 2002. Hace unos 3 ó 4 años en una espera para cruzar a la Antártida, nos acercamos a verlo. Es una forma de embeberse de la historia de la ciudad. ¡Qué buena reconstrucción!, tras un gran portalón de acceso que abre hueco entre sus muros perimetrales y aparecen todas sus dependencias, la iglesia, la cárcel… ¡todo!, me parecía estar viajando a lo largo de la historia, adentrarme en los secretos del pasado.





    Y ciertamente el lugar elegido era privilegiado para la defensa, pues sobre el acantilado rocoso del cerro Santa Ana, sobre el que está situado, contaba con una protección natural inigualable que permitía un dominio completo sobre el Estrecho de Magallanes.









    Y tan sólo a 7 km de este fuerte, en la bahía Santa María se encuentra el llamado Puerto de Hambre o ruinas de la ciudad Rey Don Felipe, que ya conocéis por vuestras investigaciones. En esta bahía, cerrada también por grandes acantilados rocosos, se fundó la ciudad Rey Don Felipe en 1584. Se construyeron casas y una iglesia para 103 colonos, soldados y religiosos.



    Pero ¿qué ocurrió? La falta de abastecimiento y los rigores de la zona acabaron con los colonos y cuando en 1587 recaló el corsario inglés Tomás Cavendish, sólo encontró un sobreviviente, un cuerpo colgando de la horca de la plaza y, en algunas viviendas, cadáveres de moradores tendidos con sus ropas. Cavendish puso el nombre de Port Famine (Puerto Hambre) a este lugar, como muy bien habíais apuntado.
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre
    • Fundación de la ciudad de Punta Arenas. Fuerte Bulnes y Puerto del Hambre

    Etiquetas: