Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • De nuevo en casa... Bellingshausen

    Base Rusa Bellingshausen

    La ventana meteorológica se abrió y el mismo 19 pudimos llegar a la Antártida, en concreto a King George, que es una de las islas de las Shetland del Sur, formando la llamada Antártida insular.

    ¿Dónde estamos en esta ocasión, acampados al raso o en alguna base antártica?, os preguntareis los que nos seguís en el blog durante los últimos años. Los nuevos expedicionarios virtuales no sabréis por qué planteo esa cuestión. Así que os voy a contar algo que os aclarará a todos.

    Nosotros empezamos a trabajar en este lugar en el año 2000, en concreto en enero de ese año. A partir de entonces hemos estado viniendo cada año, uno tras otro en diferentes épocas. Hace ya casi trece años, aquella primera vez (primera para mí, Adolfo había estado con anterioridad) estuvimos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. El resto de las expediciones a este lugar se sucedieron con estancias en la Base Rusa  y en la Base Uruguaya Artigas, salvo los dos últimos años en los que tuvimos que instalar nuestras propias tiendas de campaña y vivir acampados. Si alguien tiene curiosidad y quiere indagar más, no tiene más que buscar en este Blog, pues está narrado con todo detalle.

    Pero, ¿sabéis dónde estamos ahora? Nada de tiendas de campaña a la intemperie, estamos viviendo en la Base Rusa Bellingshausen. Desde luego para el trabajo que tenemos que hacer aquí y con las condiciones que tenemos en este lugar, es mucho más confortable estar en una base. Pero, ¿sabéis qué es lo mejor? Sentirse de nuevo en casa. Es esa maravillosa sensación que a pesar de estar a miles de kilómetros de toda tu gente, te sientes en casa. No eres un extraño, eres uno más en el grupo. Tenemos muy buenos amigos entre la gente de esta dotación rusa. Amistades que se forjaron aquí en tierras antárticas y son por tanto muy especiales y se mantienen vivas por mucho tiempo que pase.

    Ayer llegó el Hespérides y nos desembarcó el material que habíamos embalado y cargado en Cartagena en los primeros días de Noviembre. ¿Os acordáis de los casi 200 kilos que os mostré en el vídeo de bienvenida? Pues ya lo tenemos todo con nosotros.

    ¿Sabéis? Sólo han pasado tres días desde nuestra llegada y la sensación que tengo es que llevamos aquí una larga temporada por la cantidad de situaciones nuevas y diferentes que se suceden día tras día. Son vivencias tan intensas que… ¡creedme!, llenan por completo el día a día en este paraíso, alejados ya a años luz del estresante mundo civilizado. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Complicaciones logísticas

    Desde la Base Argentina Jubany, hemos regresado ya a  nuestra zona inicial de trabajo. El viaje en zodiac estuvo muy bien, el mar estaba bastante tranquilo, tuvimos sólo una pequeña complicación pero terminó bien. Encontramos en una zona en el mar frente a la Caleta Marian -donde se encuentra ubicada la Base Coreana King Sejong- un montón de hielos flotando. Salían desde el frente del glaciar al fondo de la Caleta y debido al viento se extendían en una amplia franja en el mar. En esa parte la navegación tuvo que ser tremendamente cuidadosa y con una baja velocidad para evitar que hielos picasen la zodiac.

    Ahora estamos inmersos en un verdadero caos logístico. Nuestra salida de la Antártida a Punta Arenas estaba coordinada con un Hércules C-130 de las Fuerzas Aéreas Chilenas (FACH), quienes levantaron ya la restricción para llevar a civiles tras los problemas que os comentaba a nuestra venida al Continente Blanco.

    Pero ahora ese vuelo ha sido cancelado, se ha modificado completamente todo el calendario de cruces del verano. ¿Sabéis por qué? Se espera que el viernes 13 vengan de visita los presidentes de Chile y de Uruguay. Entrarán en un Hércules de las FACH y ello ha modificado todos los vuelos previstos posteriormente. 

    Estamos tratando de buscar nuevas opciones y coordinar nuestra salida de la isla Rey Jorge, sin perder las opciones del vuelo de regreso de Punta Arenas a España. No sé qué pasará… pero esto es un verdadero ajetreo con la preparación de estas visitas. Os mantengo al corriente de lo que podamos o no podamos solucionar. 

    • Hercules C-130 recién aterrizado en la Isla Rey Jorge

    Etiquetas:

  • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños

    Efectivamente amanece un día fantástico en la Antártida. El cielo completamente despejado, ni una sola nube. Debido a su proximidad con el estrecho del Drake, es una zona tremendamente complicada para la meteorología y es muy extraño poder observar el cielo completamente azul. De hecho, creo, que con todas las campañas antárticas que tengo en verano, es la primera vez que lo veo así de luminoso.



    Tras el desayuno, me preparo para salir al exterior y poder hacer unas cuantas fotografías del entorno en estas condiciones. A pesar del sol seguimos con temperaturas bajas de -12ºC, pero la ventaja es que el viento apenas llega a los 15 nudos, y por tanto no nos hace descender exageradamente la sensación térmica.

    Roberto, el Capitán de Fildes, me informa que el Hércules C-130 chileno ha salido de Punta Arenas y viene hacia acá. Ha confirmado también que estoy considerada como pasajera para regresar a Punta Arenas, y me indica que me solicitan estar a las 10:40 en el aeropuerto. Sonrío, al final parece que todo va a salir bien.



    Todavía con algo de penumbra abandono Fildes, quiero subir alguna colina próxima para tener unas buenas vistas de la zona y poder hacer alguna foto bonita, cuando salga el sol e ilumine la zona. No tengo mucho tiempo al solicitarme estar tan pronto en el aeropuerto. ¡Vaya, podían haber esperado un poco…!

    Debo llevar la cámara envuelta y protegida del frío, para que me permita trabajar con ella. La mantengo además próxima a mi cuerpo para pasarle algo de mi calor corporal. A pesar de los cuidados, tengo que tener precaución cada vez que la saco al exterior, pues no aguanta mucho tiempo a la intemperie.



    Ando ligera, a medio carrera en las zonas que el hielo me lo permite. La nieve está helada de la noche y es muy fácil resbalar. ¡Qué maravilla de paisajes! Poco a poco voy ganando altura y sorprendiéndome a mí misma de lo espectacular de este día. El sol va saliendo poco a poco y las luces, según cobran intensidad, cambian por completo el entorno.

    Tengo una magnífica vista panorámica de la Base Rusa Bellingshausen y las chilenas Frei y Fildes al fondo. La bahía que en verano sostiene tanta vida, ahora tiene helada ya una buena parte. La barcaza de los rusos “Anderma”, en la costa, marca muy bien el inicio de lo que era antes agua… Ahora, todo hielo.

    El sol, debido a la latitud elevada y la época invernal en la que estamos, hace su recorrido muy cerca del horizonte. Sí, tenemos la desventaja de las pocas horas de luz, pero al mismo tiempo cuando -como hoy amanece un día así de despejado- la luz es muy hermosa. Al ser tan rasante, parece cubrir todo con un baño de oro líquido. Voy haciendo alguna fotografía, recogiendo la cámara de vez en cuando para protegerla del frío, esperando a que siga ascendiendo un poco el sol y me cambie las luces del paisaje y volviéndola a sacar con cuidado, para continuar captando con las imágenes la maravilla que tengo ante mí.



    En estos ratos de espera, me dedico a contemplar el paisaje que me rodea. Tras haber conocido la dura ventisca de estos días pasados, me quedo realmente absorta del fabuloso día de hoy. Mi mente desconecta por un momento de la realidad y tengo la sensación de estar viajando por el espacio, llegando a un lugar hermoso, de esos que sólo existen en los sueños, e impregnándome de una luz dorada, limpia, pura, que me llena de una energía tremendamente positiva. Despierto de mi sueño… ¡no, no era un sueño! Esta vez ha sido todo real. Me encuentro tremendamente feliz y soy consciente de lo afortunada que he sido. Han tardado meses en tener este día aquí en la Antártida, y yo he tenido la suerte de vivirlo en mi viaje tan efímero a la zona. Tremendamente afortunada. Respiro profundamente, me lleno de nuevo de la belleza del entorno y otra vez una inmensa sensación de paz y armonía se instala en mi interior. Sé que será un recuerdo imborrable en mi vida.



    Es hora de regresar a Fildes. Una vez allí recojo mi mochila -que ya había dejado preparada- me despido de la gente de la dotación y Roberto me sube en moto al aeropuerto. El Hércules todavía no ha llegado, pero en la normativa de FACH nos exigen siempre estar antes de su aterrizaje, si vamos a tomar el avión. No pierdo el tiempo, como la zona del aeropuerto es también una parte elevada, continúo con mis fotos. El sol sigue subiendo y las luces cobrando intensidad.



    Consigo fotografiar la entrada del Hércules y continua la espera mientras proceden a la descarga de todo lo que traen y cargan lo que sacan de estas tierras antárticas. Son las 13:30 cuando me piden subir al avión. Por seguridad y aunque el día está con visibilidad, parten antes de que se meta la noche en la zona. Me despido de Roberto y me siento torpe con las palabras para poder expresarle el agradecimiento por todo el apoyo que me han brindado. Hay acontecimientos en la vida para los que no hemos sido capaces de crear el lenguaje adecuado…



    En el Hércules -sentada en esas redes rojas- mi cuerpo viaja a Punta Arenas mientras mi mente recorre una y otra vez las odiseas, aventuras, peripecias, incidentes y anécdotas de los últimos días. Es increíble que un viaje tan corto me deje completamente llena de vivencias de tanta intensidad.

    De repente una tremenda sacudida me vuelve a la realidad. Estamos aterrizando en Punta Arenas bajo condiciones muy fuertes de viento. Al levantarme, un par de chilenos que tenía sentados frente a mí y que regresan también a esta capital austral, me dicen: “Pareces la felicidad personificada. Durante todo el viaje tu cara reflejaba una inmensa alegría”. Sonrío, “no puede ser de otra manera, fue un viaje tan breve y fugaz como hermoso”.

    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños
    • Viaje tan breve y fugaz como hermoso… propio de los sueños

    Etiquetas:

  • Una profunda tristeza, tan oscura y fría como la larga noche invernal antártica

    Al llegar a Bahía Fildes comienzo a sacar las cosas de mi mochila, para irlas secando. Se me había llenado todo de la cellisca y ahora con el calor del interior se está fundiendo. Una vez seca la agenda-PDA con la que había extraído los datos, la enciendo para analizar los ficheros de datos que descargué en la estación de registro del glaciar. Allí me fue imposible ver nada debido a las condiciones tan complicadas que tuvimos.



    Miro una y otra vez sin dar crédito a lo que tenía ante mí. ¡No puede ser! Los ficheros que he bajado de las sondas se terminan el 23 de febrero… ¿dónde está el resto de datos?, ¿se pararon las sondas?, ¿están ahora funcionando? ¡No, no puede ser! La estación está recién equipada del pasado verano, había hecho una última extracción de datos a principios de febrero, antes de dejar la Antártida en el Lautaro. Quedaron funcionando perfectamente, eran sondas nuevas, se supone que más robustas… ¿Qué ha pasado?, ¿Qué he hecho mal?

    Tengo que volver allí, tengo que ir otra vez. Y en lugar de utilizar la agenda-PDA emplear un ordenadorcito pequeñito de campo que tengo. Es uno especial para la intemperie, tiene un calefactor para aguantar temperaturas hasta -20ºC, resiste golpes, lluvia, la pantalla se ve bien en el exterior… Realmente es especial para el trabajo de campo. Lo había llevado antes junto con la agenda, pero decidí utilizar esta última porque es mucho más rápida la operación con ella, y las condiciones de intemperie exigían hacer algo en el menor tiempo posible. La operación con el ordenador es más lenta, pero hay más comunicación con las sondas, se pueden transmitir mayor número de órdenes a los aparatos.

    Me encuentro con Alfonso y le comento lo ocurrido. “Me voy a preparar y parto para allá andando, tengo toda la noche por delante hasta que mañana entre el avión”, le digo con seguridad. Con cara de asombro el Segundo me comenta: “Ya sé que eres muy porfiada, pero, ¿has visto cómo está fuera?”

    Me asomo por la ventana, a pesar de ser todavía el inicio de la tarde, la noche está cerrada completamente, el viento sopla con una fuerza tremenda, la cellisca sigue cada vez con más fuerza. Continua diciéndome: “Yo no sería partidario de que fueras en estas condiciones, pero ¿quieres preguntarle al Capitán?, ¿lo llamo?” Pienso en todo lo que han hecho ya por apoyarme y le digo: “No, no le molestes, cuando termine su trabajo ya le contaré”.



    Regreso a mi cuarto y vuelvo a observar una y otra vez los datos que horas antes había bajado de las sondas, tratando de entender algo que no tenía lógica ninguna. Pero, ¿qué ha pasado?, ¿cuál es el problema? Miro por la ventana, todo es negro salvo alguna pequeña luz encendida en el exterior que ilumina la trayectoria completamente horizontal de la cellisca. El rugido del viento indica la intensidad del mismo… “Sí, puede que sea una locura salir ahora al glaciar en estas condiciones”.

    Me siento tremendamente triste, abatida. Todo el esfuerzo para nada. No tenía que haber cruzado… Y encima como siga el tiempo malo y no entren más vuelos, tendré que quedarme a invernar aquí. Además con la entrada en erupción del volcán Cordón Caulle, puede que precisen el Hércules para allá y abandone Punta Arenas. ¡Vaya!, creo que no he sido consciente de donde metía. Esto es muy diferente del verano al invierno. No tiene nada que ver. Siento mi interior tan oscuro y frío como la larga noche antártica.

    Hablo con unos y otros de la dotación, contándoles sobre nuestras actividades tras habernos despedido de ellos a mediados de febrero cuando salimos de la Antártida, tratando de apartar mi mente de esa tristeza que me ha invadido. Cuando veo a Roberto, el Capitán, poco tardo en contarle lo que ha pasado con la extracción de datos. “A ver, espera, vamos a ver la predicción para mañana”, me dice con voz tranquilizadora.

    El informe meteorológico dice: “Nublado variando a cubierto, nevadas y ventisca. Viento sureste, 40 nudos con rachas de 60 nudos. Temperatura mínima -12ºC, máxima -10ºC y sensación térmica de -37ºC.”



    “Karmenka, en estas condiciones el vuelo mañana seguro que estará cancelado. A primera hora pediremos información sobre el plan de vuelo”, me dice Roberto. “Aprovecharemos en algún momento que esté un poco mejor e intentaremos la maniobra con las motos como hicimos hoy. Habrá más nieve debido a toda la que está cayendo, pero combinaremos motos y raquetas, seguro que puedes llegar a la estación”.

    Su manejo de la situación me tranquilizó, su voz segura me transmitió un atisbo de esperanza y comencé a sentirme más confortable. Si llego a la estación, quizá pueda conseguir algo con el ordenador. Al menos, si las sondas están paradas, ponerlas a funcionar para no seguir con la laguna de datos. Ojalá pueda hacer algo, no puede terminar esto de forma tan triste. Todo el esfuerzo personal y económico tiene que valer para algo, no puede esfumarse en medio de la fría noche antártica.
    • Una profunda tristeza, tan oscura y fría como la larga noche invernal antártica
    • Una profunda tristeza, tan oscura y fría como la larga noche invernal antártica
    • Una profunda tristeza, tan oscura y fría como la larga noche invernal antártica

    Etiquetas:

  • Un día de espera. Vuelo cancelado

    A primera hora de la mañana me solicitaron estar en el aeropuerto militar… donde comenzó una larga espera. Debido a las condiciones meteorológicas allá en la Antártida, el vuelo no llegó a salir, quedó cancelado para el día de hoy. Regreso de nuevo a Punta Arenas, cansada de la espera y un poco triste… me imaginaba estar ya pisando nieve del otro lado del Drake.

     Mañana hay un nuevo intento. Yo creo que será ya mi última oportunidad, si se vuelve a cancelar, tendré que olvidarme del cruce. No quiero arriesgarme a cruzar y tener que quedarme allí a invernar.

     Acaban de llegar a Punta Arenas nuestros otros dos expedicionarios, Gaby y Pepe, vienen muy contentos de lo que han podido ver. Ya os contaré…

    Etiquetas:

  • Algunas situaciones de peligro

    Ángel, por fin te puedo responder a tu pregunta. Deseo que la espera haya merecido la pena. Ya me dirás.

    Antes de comentaros algunas situaciones de riesgo por la que hemos pasado, quiero que tengáis presente que una de las normas que tenemos en las expediciones que realizamos en GLACKMA es: “que el riesgo objetivo sea mínimo”. ¿Por qué? Sencillamente porque nos gusta mucho lo que hacemos y queremos seguir haciéndolo durante mucho tiempo más.

    Una de las situaciones de riesgo que con más intensidad recuerdo, ocurrió en el verano austral del 2005/06 en la Antártida, en el glaciar Collins donde trabajamos. Ese año habíamos llegado en diciembre a Rey Jorge, y estuvimos en la Base Rusa Bellingshausen. Pasamos después a trabajar a la Base Argentina Jubany y posteriormente en barco navegamos recorriendo la Península Antártica, hasta alcanzar Vernadsky, la Base de Ucrania.

    Diciembre de 2005 en el Collins. Había todavía mucha nieve en el glaciar. Estábamos terminando de tomar unos datos sobre el hielo antes de partir a nuestro próximo destino, Jubany. Esa zona del glaciar la conocíamos como la palma de la mano. Año tras años recorriendo cada rincón. En la cuenca que nosotros trabajamos no hay ni una sólo grieta, podemos andar con tranquilidad. Para poder terminar a tiempo, nos separamos, Adolfo quedó tomando unos datos en una zona y yo subía al Domo del casquete para tomar otros allá arriba.

    Nos separamos cada uno con nuestros objetivos. El día estaba nublado y comenzó a ponerse peor. Las nubes iban bajando de cota y pronto se convirtieron en niebla. Si la niebla es incómoda en la montaña, más todavía en el glaciar, ya que el blanco que te rodea por todos lados hace que pierdas totalmente la orientación.

    Sigo ascendiendo de cota. Pienso: “quizás debiera bajar, se está poniendo peor… Pero sería bueno tomar esos datos arriba, antes de la navegación a la Península Antártica”. Sigo subiendo. El hielo del glaciar no afloraba en ningún lado, estaba todavía cubierto con la nieve del invierno. Me detengo. Me parece querer ver en el suelo, como si existiera una grieta que estuviera cubierta por nieve. Observo bien. “¡La niebla!, qué lata, me complica todavía más la situación…”. Mi corazón comienza a latir con fuerza. No me atrevo a continuar subiendo de cota. Recorro hacia un lado y hacia el otro lo que me parece es la grieta… El problema de la nieve sobre el glaciar es que puede tapar las grietas del hielo, pero puede no estar lo suficientemente compacta para sustentarte si pisas sobre ella. “No puede ser, si es verdad que es una grieta, sería enorme… y en esta zona del glaciar no había nada en estos años anteriores”. Tras mis reflexiones y observaciones, decido seguir subiendo, no puede ser una grieta tan enorme que haya aparecido de la noche a la mañana… Regreso al punto en el que estaba realizando mis mediciones, para retomar el ascenso al domo del casquete glaciar. “No, no… Algo dentro de mí, me dice que no continúe”.

    Regreso, descendiendo cota, dirigiéndome hacia el punto de encuentro que había fijado con Adolfo. A mitad del camino de regreso, me detengo. “No, no puede ser una grieta tan enrome que se haya formado en un verano, tengo que regresar y terminar mi trabajo”. Cambio mi sentido de la marcha volviendo a ascender… Llego de nuevo al punto de las dudas y éstas me abordan de nuevo. El corazón comienza a latir con fuerza. Siento que estoy nerviosa. Pasitos a la derecha, a la izquierda… observo con atención… “No, no puede ser una grieta…”, pero “¿Y si lo es?” Siento la sangre con fuerza empujar en mis venas… Algo, dentro de mí me decía que no debía seguir. Una lucha interna entre lo que quiero hacer y lo que siento… Al final, decidí dejarme guiar por mi intuición y regresé.

    Pasó enero y febrero. Estuvimos en la base Argentina Jubany y entramos en la Península Antártica a la Base Vernadsky de Ucrania. A nuestro regreso, antes de dejar la Antártida, de nuevo en Rey Jorge, subimos al Collins para terminar de tomar esos datos que nos quedaban pendientes.

    Os dejo aquí una foto de lo que encontramos en el lugar de “mis dudas”. Para entonces, final ya del verano, la nieve del invierno se había fundido y el hielo del glaciar asomaba completamente. Me quedé paralizada al descubrir lo que había tenido a mi lado, y sin saberlo, unos meses antes. Me quedé muda, completamente muda de lo que podía haber pasado. Si en aquél momento no me hubiera dejado guiar por mi intuición, no estaría ahora escribiéndoos desde este Blog. De hecho ese año hubo un par de accidentes de caídas en grietas, uno con motos de nieve en el que murieron dos argentinos y otro fue un vehículo oruga, falleciendo tres chilenos.



    ¡Fijaros en el tamaño de la grieta! Y a partir de esa cota, había tantas que parecían las ramas de un árbol. Y contra todo lo “racional”, se generaron en un solo verano. Antes no existían. ¿A qué fue debido? Hubo una cantidad de descarga glaciar tan grande, es decir, se fundió una gran cantidad de hielo en tan poco tiempo, que el hielo del casquete glaciar deslizó en partes y en otras se agrietó. 

    Algunas otras situaciones de peligro hemos tenido en el Ártico, donde tenemos que llevar con nosotros el fusil, debido a la presencia del oso blanco. Para ellos somos comida. Trabajando en la intemperie y estando con tiendas de campaña, tenemos que estar en continua vigilancia… En alguna ocasión, del asentamiento más cercano a 11 kilómetros donde se encuentran las bases, se han acercado a avisarnos de que han avistado a un oso polar en la zona. En esos casos tenemos que aumentar al máximo la vigilancia.



    Otra situación de peligro, ocurrió también en la Antártida, hace un par de años. Viajábamos en pequeñas zodiacs desde la Base Argentina Jubany hasta la Base Rusa Bellingshausen. No eran muy buenas ni estaban indicadas para hacer esta travesía. Nos llevaban a 6 personas con bastante material. Tardaron más de media hora en poner en marcha la zodiac en la que yo viajaba. Allí en Caleta Potter esperando, salimos ya con agua en el fondo de la embarcación. Después el mar empezó a ponerse muy peligroso, las olas entraban por todos lados. En la que yo iba se llenó de agua, tuve que pasarme a otra en medio del mar abierto y un tremendo oleaje. En la que viajaba Adolfo se soltó el motor y el brusco giro que dio la zodiac casi les hace saltar por la borda. Pero eso no era todo, el viento había juntado un montón de fragmentos de hielo, que ha modo de barrera nos cerraban la ruta y había que andar buscando el camino con cuidado de no tocarlos. Al llegar por fin a Bellingshausen, nuestros amigos rusos se dan cuenta que veníamos sin traje de posición ni chaleco salvavidas… ¡Puf!, mejor no pensar lo que podía haber pasado… 

    En Islandia, aforando en un par de ocasiones en las que el río había crecido mucho… me llevó la corriente aguas abajo. Menos mal que Adolfo tenía instalado un sistema de seguridad y me sacó de allí antes de que llegase a tragar demasiada agua.

    Estos son algunos ejemplos, pero como os podéis imaginar hay más situaciones de peligro…, uno trata de olvidarse de ellas y de aprender para el futuro.
    • Algunas situaciones de peligro
    • Algunas situaciones de peligro

    Etiquetas:

  • Mapa de las bases antárticas

    Muy buena información la que habéis recogido sobre el Tratado Antártico. Os aclaro la fecha de entrada en vigor, sí es el 23 de junio de 1961, y sobre los países actualmente reclamantes, sí, son tres: Argentina, Chile y Reino Unido.

    En la Base Uruguaya Artigas encontramos un mapa con la disposición de las bases antárticas. Está actualizado a 2006. Ahí podéis ver muy fácilmente los países que tienen bases, donde están ubicadas y si están abiertas permanentemente o sólo durante el verano.

    Os he preparado varios desgloses del póster para que podáis ver todo con precisión. Fijaros bien en la escala de los mapas, cuando os aparece la Antártida completa y después en las zonas de detalle que os dejo ampliadas.

    Observad también atentamente las bases que hay en King George y sus ubicaciones, ¿os suenan de algo?













    • Mapa de las bases antárticas
    • Mapa de las bases antárticas
    • Mapa de las bases antárticas
    • Mapa de las bases antárticas
    • Mapa de las bases antárticas

    Etiquetas: