Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Un pequeño acertijo

    Os planteo una sencilla investigación, en continuación con el artículo anterior de la erupción bajo el glaciar.

    Cuando un año después de la erupción nos acercábamos a explorar los puntos del frente del glaciar Skeidararjökull  -al sur del Vatnajökull-, donde se había producido el violento vaciado de la caldera volcánica, nos encontramos lo siguiente.



    A unos cuantos kilómetros de distancia todavía del frente glaciar, empezaron a aparecer enromes agujeros, llenos de agua. Una especie de lagos, prácticamente con forma circular, de tamaño impresionante.  Comenzamos a plantearnos a qué se debían, cómo se habían generado, qué eran.



    Continuábamos con el todoterreno avanzando por el sandur hacia el frente glaciar y seguían aumentando la cantidad y tamaño de estos enormes agujeros. ¿Qué serán?



    Curiosidad, curiosidad…, tratando de pensar a qué eran debidos… hasta que encontramos lo siguiente, que nos dio la pista definitiva y nos condujo a lo solución.



    ¿Me lo podríais explicar vosotros al ver esa secuencia? Si tenéis alguna duda, volver a leer el artículo anterior, en él tenéis la solución.
    • Un pequeño acertijo
    • Un pequeño acertijo
    • Un pequeño acertijo
    • Un pequeño acertijo

    Etiquetas:

  • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull

    Nos quedaba pendiente de hablar de un fenómeno muy curioso que tiene lugar en Islandia: ¿qué ocurre cuando entra en erupción un volcán que se encuentra ubicado bajo un glaciar? ¡Escuchad esta historia que vivimos!

    Regresando de Islandia de expedición a principios de septiembre del 1996, en el ferry camino de Dinamarca, llega la noticia: una erupción tiene lugar en Islandia, un volcán ubicado al noreste bajo el glaciar Vatnajökull. La erupción es bastante fuerte y al tener lugar bajo el hielo, funde grandes cantidades de éste. Los islandeses están tratando de averiguar por donde saldrá todo ese hielo fundido, ya que puede ser catastrófico debido a las dimensiones de la erupción.

    Sin embargo van pasando los días y no aparece por ningún flanco del Vatnajökull. Los vulcanólogos apuntan a que será por el norte, ya que el volcán que ha entrado en erupción bajo el hielo, se encuentra tan sólo a unos 25 km del final del glaciar en su flanco norte y más de 80 km del sur. Los glaciólogos, por el contrario, conocedores de la topografía de la roca de fondo que hay bajo el hielo gracias a trabajos de geofísica de radar, confían en que la salida de todo ese hielo fundido por la erupción se producirá por el sur.

    Ya han pasado más de 20 días de la erupción y todavía no ha salido nada por ningún flanco del casquete glaciar. Con algunas mediciones comprueban, para su sorpresa, que la caldera volcánica Grimsvatn, ubicada también bajo el hielo del Vatnajökull y a unos 15 km hacia el sur de donde tuvo lugar la erupción, se está llenando.

    Esta caldera con forma de corazón –recordemos que está también bajo el hielo-, se llegó a llenar completamente con el hielo fundido por la erupción. Su capacidad es del orden de unos 3000 hectómetros cúbicos! Y, ¿qué pasó entonces?, que rebosó y se erosionó por su flanco más bajo, el del sur… y se vació de golpe. ¡Sí, de golpe! El llenado de la caldera tardó un mes y el vaciado poco más de 30 horas. De manera que los efectos fueron devastadores.



    Se generó bajo el glaciar un túnel de una anchura de 80 metros por una altura de 50 y una longitud de 75 kilómetros. Sí, 75 km, hasta alcanzar el extremo sur del casquete glaciar. En esas 30 horas de vaciado se alcanzaron caudales punta del orden de los 40000 metros cúbicos por segundo (para que tengamos en mente cuánto supone esa cantidad, pensemos que es el caudal del río Congo, el segundo río más caudaloso de la tierra)



    Esta salida se produjo por el frente de la lengua glaciar Skeidararjökull, al sur del Vatnajökull, e hizo desaparecer 35 km de la carretera perimetral. Para ser más conscientes del trastorno que supuso para los islandeses esto, debemos de recordar que sólo tienen esa carretera casi asfaltada en su totalidad, y es justamente esa, la carretera perimetral ó nacional 1. El resto son pistas de ripio, lava pisada, piedras o el material sobre el que pasen, por las que sólo te puedes mover con todoterrenos que puedan vadear ríos. Además esa salida les cortó el tendido eléctrico, se arrastraron bloques de hielo de hasta 5000 toneladas, y se llevó completamente dos puentes de la carretera y sus pilotes, que estaban a 35 metros por debajo del río. De hecho una de las vigas del puente de 900 metros, se conserva ahora –toda retorcida y deformada- como un monumento al lado de la nueva carretera.

    En total se calculó que fue una cantidad de 3,5 kilómetros cúbicos de masa glaciar fundida en forma de agua, según las estimaciones energéticas de los vulcanólogos islandeses. Y para que nos hagamos una idea de cuánto suponen esos 3500 hectómetros cúbicos de hielo fundido, podemos apuntar que sería equivalente a la capacidad de cada uno de los dos embalses mayores que tenemos en España, el de Aldeadávila y el de la Almendra.



    Conocemos todo esto muy bien porque al regresar al año siguiente (1997) a Islandia, nos metimos hasta el frente de la salida en el glaciar y estuvimos reconociendo y analizando todo lo que observamos… unas fotografías increíbles…, de hecho tenemos preparada una conferencia sólo de eso.



    A propósito, por curiosidad, ¿queréis saber cómo llaman los islandeses a esas manifestaciones extremadamente violentas de la naturaleza cuando tiene lugar una erupción bajo un glaciar? Jókulhlaupt (que se pronuncia “yoculjloip”) Y,  ¿sabéis lo que significa? Mermelada o jalea de glaciar.

    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull
    • La erupción bajo el glaciar Vatnajökull

    Etiquetas:

  • Un paisaje lunar. Mi lugar preferido en Islandia

    (crónica recibida por teléfono satelital. Fotos: Archivo Glackma)

    Os comento que empezamos ya con la retirada, hemos pasado de nuevo por la estación para chequear que todo queda funcionando perfectamente. Y, ¿sabéis? Por aquí también ha venido la nieve, de manera que cada vez estamos más contentos por la suerte que hemos tenido del momento en que realizamos la instalación. Lo del viento ha sido lo mejor, visto lo visto.

    De nuevo tomamos la pequeña avioneta, esta vez no ha sido “de papel” y ya estamos en Reykiavik. Nos queda el último paso para alcanzar España con un par de vuelos. Al final ¿sabéis que en nuestra ruta de los últimos días llegamos a rodear toda Islandia? ¡Eso sí!, privándonos ya de más intentos por el interior.

    Uno de los lugares que tenía ilusión de ver ahora -completamente cubierto de nieve- está en el pleno centro de Islandia. La primera vez que lo contemplé quedé maravillada y a partir de entonces siempre que puedo trato de verlo. Se trata de Askja y su entorno, kilómetros y kilómetros cubiertos de pumita. Parece un paisaje lunar. Moverse por ese entorno es como andar por otro planeta. ¡Es increíble! Os dejo algunas fotos que tengo de expediciones anteriores para que lo conozcáis.

    Y, ¿qué es Askja, aparte de uno de mis lugares preferidos? Os hablaba en el artículo anterior del sistema volcánico de Krafla. Pues bien, asociados a este rift y al sur de Krafla se encuentra el estratovolcán Askja, cuyo nombre se refiere a varias calderas anidadas en los alrededores de las montañas Dyngjufjöll, que apenas sobrepasan los 1500 metros. En una de estas calderas está el famoso lago Öskujuvatn que tiene una superficie de casi 12 kilómetros cuadrados y es el lago más profundo de Islandia con 220 metros.

    Kilómetros y kilómetros y kilómetros de este entorno están cubiertos por pumita o piedra pómez. Se trata de una roca volcánica, que es muy porosa y por tanto con una baja densidad, es decir flota en el agua. ¿Sabéis cómo se forma? Cuando la lava es proyectada al aire sufre una gran descompresión y como consecuencia se produce una desgasificación, quedando espacios vacíos separados por delgadas paredes de vidrio volcánico. Aquí hubo verdaderas lluvias de piedra pómez, quedando cubiertas grandes extensiones de terreno.  

    En la costa noreste del lago Öskujuvatn -del que os hablaba más arriba- adosado a Askja se encuentra un cráter de explosión algo más pequeño, con unos 150 metros de diámetro y 80 metros de profundidad, llamado Víti. Tiene un lago geotermal de agua azul-verdosa,  opalina, muy rica en minerales… Es maravilloso un baño aquí, en medio de la naturaleza virgen, sabiendo buscar horas en las que no hay ningún turista. Es de una paz totalmente gratificante. Paradójico con la palabra islandesa “víti”, que significa infierno ya que antiguamente se pensaba que el infierno se encontraba bajo los volcanes.

    Si os parece, cuando regrese a Salamanca os contaré una cosilla más de Islandia. Hemos visto que se combinan el hielo y el fuego, es decir los glaciares con los volcanes. Pero, ¿qué pasa cuando un volcán -ubicado bajo un glaciar- entra en erupción? Ya veréis que espectáculo y qué fuerza la de la naturaleza. Os lo cuento desde España, así como pequeños videos que he ido haciendo durante el viaje, que os los iré preparando y subiendo poco a poco, para que veáis algunas otras cosas de este país.
  • Barro hirviente y solfataras

    (crónica recibida por teléfono satelital. Fotos: Archivo Glackma)

    Tenemos un tiempo de lo más variado: algo de sol, lluvia, nieve, el viento que sigue haciéndonos compañía e incluso abundante nieve helada. Nuestros intentos de entrar hacia el interior por diferentes pistas han sido todos fallidos. Nos convencemos de que eso hay que dejarlo para el verano.

    Una de las veces ascendiendo rápido de cota, el volumen de nieve que había sobre la pista se incrementó casi sin ser conscientes de ello y en un ventisquero se nos quedó el coche. Tuvimos que apartar la nieve de debajo –sin pala-, utilizar las marchas cortas, el bloqueo diferencial, empujar, un poco de paciencia y lo logramos sacar. Otra de las ocasiones nos cayó una tremenda nevada por la noche y al día siguiente fue complicado no sólo encontrar la pista, sino avanzar por ella. De manera que al final nos convencemos que en esta época es mejor hacer un recorrido sin ascender mucho de cota y mantenernos lo más posible en la carretera perimetral.

    En nuestra ruta atravesamos una parte del rift en el norte de Islandia. Pasamos por el sistema volcánico de Krafla que cuenta con una caldera de aproximadamente 10 km de diámetro y una larga zona de fisuras. Se han registrado veintinueve erupciones de este volcán de 2 km de profundidad, teniendo lugar la última de ellas en 1984. Entre los años 1724-29 tuvieron lugar los llamados fuegos de Mývatn, donde numerosas fisuras volcánicas se abrieron y las fuentes de lava ocasionadas se pudieron ver desde el sur de la isla. Asociada a Krafla existe una planta geotérmica que abastece gran parte del consumo energético del país que está funcionando desde 1977. De ella os he dejado un par de fotos en uno de los primeros artículos de Islandia, cuando os hablaba del clima y la población.

    En los alrededores se puede contemplar una fantástica área geotermal plagada de barro hirviente, solfataras y fumarolas. ¿Sabéis que las solfataras se caracterizan por el olor a huevos podridos? Ello es debido a que desprenden ácido sulfhídrico, el cual en contacto con el aire deposita una pátina amarilla de azufre nativo.

    Otra curiosidad, ¿sabéis por qué surge ese barro hirviente en lugar de agua? Es debido a que en esa zona donde se produce, al acuífero subterráneo ya no le queda prácticamente agua, sólo la de la arcilla y por tanto aflora el barro hirviente.

    En el margen del sistema volcánico de Krafla se encuentra el lago Mývatn, que con sus 39 kilómetros cuadrados es el tercero en tamaño de Islandia, mientras que su profundidad sólo llega a los 4 metros. El área de este lago está considerada como El Dorado de los vulcanólogos y los ornitólogos, aunque también fascina a los interesados en la evolución del paisaje, la geología glacial y la geografía de los asentamientos. Podemos decir que es un extraordinario laboratorio al aire libre.  

     
  • Islandia, un verdadero contraste entre el hielo y fuego

    Estamos en el aeropuerto de Ámsterdam en Holanda, a la espera de nuestro siguiente vuelo que nos llevará hasta Reykiavik. Aprovecho estas horas de espera para hablaros un poco de Islandia, este país tan peculiar. Vamos a ver porqué.

    Es una especie de enorme meseta con una altitud media de 500 metros. Una gran cantidad de fiordos recortan su costa, sobre todo al noroeste. Pero, ¿qué es lo que hace que Islandia sea tan especial? Esta isla se encuentra entre la  separación de las placas tectónicas Euroasiática y Norteamericana, en lo que se llama rift. En concreto, forma parte de la llamada Dorsal Mesoatlántica, que es la cordillera a lo largo de la cual la corteza oceánica se forma y se propaga. Además la isla se ubica sobre una gigantesca caldera magmática, donde se va acumulando el magma bajo la corteza terrestre. Es por tanto una isla de origen volcánico y hay una alta actividad geológica. Por otro lado, debido a la latitud elevada, tiene una gran extensión cubierta por glaciares, en concreto el 12% de la totalidad de la isla. ¿Os imagináis los efectos tan brutales que se producen cuando se enfrentan los dos elementos: fuego y hielo? Os hablaré de ello alguno de estos días.



    Este rift o separación de las dos placas continentales cruza a Islandia de suroeste a noreste. ¿Sabéis que se separa 3,5 centímetros al año? Muy significativo y asociado al rift son los volcanes activos que hay. En Islandia tiene lugar una erupción volcánica como media, cada cuatro años. La última, la del Eyjafjalla la primavera del año pasado.

    Los volcanes más importantes son el Hekla con 1477 metros de altitud y Laki. Este último es el volcán de fisura más largo del mundo, tiene 25 kilómetros de longitud y más de cien cráteres.



    En el interior de Islandia hay grandes extensiones desérticas de basalto, de coladas de lavas petrificadas procedentes de diferentes erupciones, de cenizas y en general de todo tipo de rocas volcánicas. Podéis observar todos estos elementos en estas fotos que os dejo: subiendo al Hekla veis la cantidad de cenizas volcánicas que cubren todo, en la panorámica de Laki comprobáis como se pierde la vista con esta extensión kilométrica del volcán de fisura, y en la de detalle observáis cómo son las coladas de lava. Fijaros que aquí todo es… podríamos decir que “a lo grande”. Iros acostumbrando a eso por estas tierras.





    Os hablaba más arriba sobre la latitud elevada de este país. Fijaros que la parte más septentrional de la isla, casi toca el Círculo Polar Ártico que es el paralelo ubicado a latitud 66º 33’ N. En verano, en latitudes superiores a dicho paralelo hay luz durante las 24 horas del día… luego en invierno noche durante las 24 horas. De alguna manera se dice que la duración del día es de 6 meses y la de la noche otros tantos. Aquí, como prácticamente alcanzamos dicho círculo Polar, no son 24 horas con luz, pero casi. Eso es en verano, ahora estamos en la primavera, así que tendremos algunas horas de noche, ya que estamos en el cambio de la noche casi completa al día total.
    • Islandia, un verdadero contraste entre el hielo y fuego
    • Islandia, un verdadero contraste entre el hielo y fuego
    • Islandia, un verdadero contraste entre el hielo y fuego
    • Islandia, un verdadero contraste entre el hielo y fuego

    Etiquetas: