Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición

    Entre el atontamiento del viaje, la diferencia de 6 horas que tenemos ahora y la cantidad de gestiones realizadas en estos dos días en Punta Arenas, tengo la sensación de llevar aquí al menos una semana. Se nota que el invierno está ya próximo, los charcos de la lluvia caída ayer han aparecido hoy todos helados y así se han mantenido a lo largo del día.

    Ayer fue un día dedicado por completo a gestiones de coordinación, hay muchos detalles que atar en este sentido para que todo salga bien: transporte de personas y carga hasta Puerto Natales primero y posteriormente hasta el Parque de Torres del Paine, contrato de las caballerías para el transporte del material hasta la proximidad del glaciar, selección y revisión del equipo y material a llevar completando y buscando lo que falta, gestionando la logística para esa segunda parte de la expedición de la que todavía os tengo que hablar y coordinando más logística para un nuevo objetivo que ha surgido de improviso en este viaje y que si sale adelante será un verdadero broche de oro de la expedición.

    Están ya con Adolfo y conmigo los otros dos expedicionarios: Gabriela y Pepe. Hoy los cuatro, junto con Agustín –del personal de la Dirección de Aguas- hemos estado todo el día empaquetando el material en bultos acomodados a la carga de los caballos. Nos limitan el peso por caballo a 40 kilos. Realmente me sorprende que no los carguen más, en algunas de mis expediciones por terreno de montaña y en largos recorridos he transportado mochilas que pesaban hasta 42 kilos… Un caballo habitualmente se carga con 60 kilos, pero esas son las condiciones para el servicio así que nos tenemos que conformar. Hemos contratado 5 caballos entre los que irá repartida la carga, además de lo que llevaremos nosotros en nuestras mochilas.

    La coordinación entre nosotros cinco ha sido perfecta, un buen trabajo en equipo que ha permitido que prácticamente todo haya quedado listo, falta tan sólo conseguir algunas herramientas en concreto y la gasolina para el pequeño grupo electrógeno que llevamos. Esos pequeños detalles los terminaremos el lunes por la mañana, antes de salir hacia Puerto Natales.



    Por cierto, hoy 21 de mayo es un día especial en Chile. Se trata del Día de las Glorias Navales, en el que se conmemora el Combate Naval de Iquique ocurrido el 21 de mayo de 1879, que tuvo un gran significado en la Guerra del Pacífico. Murieron el capitán de fragata Arturo Prat junto con 149 hombres a borde de la corbeta Esmeralda, que fue hundida en combate por el monitor peruano Huáscar. Así en Chile, cada 21 de mayo se conmemora este hecho con desfiles y ofrendas florales, realizando 21 cañonazos al izar el pabellón a las 8 de la mañana, otro tantos a las 12:08 –momento en que se hundió el Esmeralda- y terminan realizando otros 21 cañonazos al arriado del pabellón a las 18:00 horas.



    Y de las palabras del Comandante Prat en esta batalla viene la conocida arenga en Chile: “¡Muchachos: la contienda es desigual, pero ánimo y valor!”
    • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición
    • Chile conmemora hoy -21 de mayo- el Día de las Glorias Navales, y nosotros continuamos con los preparativos de la expedición

    Etiquetas:

  • A punto de salir de nuevo rumbo al Sur

    El tiempo pasa realmente volando. Parece que fue ayer cuando regresábamos de nuestra expedición a la Antártida y Patagonia Chilena, y resulta que ese regreso fue ya a principios de Marzo. Tras una dura y difícil adaptación al mundo civilizado después de haber estado dos meses y medio por tierras australes, hicimos una escapada al Norte -en concreto a Islandia- para cambiar las sondas que tenemos en la estación allí ubicada. Fue todo un éxito la mini-expedición.

    Después el reciente workshop a Bremerhaven, en el Norte de Alemania, sobre el proyecto europeo IMCOAST en el que participamos con nuestras investigaciones de la Antártida… Y ahora estamos saliendo de nuevo al Sur. Parece casi una locura, pero se han presentado las cosas de tal manera este año, que no podemos dejar -por comodidad nuestra- desatendidas las estaciones de registro de descarga glaciar que tanto esfuerzo nos ha supuesto poner en marcha y mantener generando datos dentro de GLACKMA



    ¿Dónde vamos ahora? A la Patagonia Chilena, en concreto al glaciar Tyndall que se encuentra en el espectacular Parque de Torres del Paine.

    ¿Qué vamos a hacer? Tenemos dos objetivos iniciales y fundamentales y hay un tercero que está todavía “colgando” por complicaciones logísticas. De este último os hablaré más adelante si logramos desde Punta Arenas coordinar la logística para poder llevarlo a cabo.

    De momento centrémonos en las dos primeras metas. Una ya la sabéis todos los que nos estáis siguiendo en el Blog desde que lo inauguramos a principios de año, se trata de cambiar la sonda que nos encontramos sin funcionar en la pasada expedición, por unas nuevas y más robustas. La otra meta es comenzar a trabajar en un documental de divulgación científica que sobre GLACKMA vamos a realizar en los próximos años.

    ¿Quiénes vamos? A Adolfo y a mí, ya nos conocéis de las pasadas expediciones. Se nos une Gaby, una realizadora que trabaja en Madrid Scientific Films, empresa que posiblemente a alguno de vosotros os suene, pues tiene una muy buena trayectoria en el mundo de documentales científicos. Ya veis que nos hemos tomado en serio lo de la divulgación. Además la confluencia es prometedora: unos científicos-aventureros con ganas de divulgar, una empresa especialista en la divulgación científica y un tema apasionante para el que hay que trabajar en lugares casi idílicos… Tiene buena pinta ¿verdad?  

    Pero además esta vez llevamos refuerzos. Viene Pepe, un voluntario que nos acompaña para echarnos una mano. Y finalmente allí en Punta Arenas se nos unirá Agustín, uno de los trabajadores de la Dirección de Aguas, con quienes tenemos un convenio de colaboración para esta estación de medida de la Patagonia.

    Yo ya dejé esta mañana la capital charra y me encuentro en Madrid. Hoy salimos hacia el Sur Adolfo y yo, para ir preparando con Agustín en Punta Arenas todo el material que tenemos que llevar a la expedición. Después se nos unen Gaby y Pepe.

    Nosotros estamos ya a punto de ir a Barajas y tomar el primer avión rumbo a Santiago Chile. Nos esperan 14 largas horas de “asiento empequeñecido” de avión. Una espera de 7 horas en el aeropuerto de Santiago y después de nuevo otro avión –nada, 5 horitas más- hasta Punta Arenas al sur de Chile. Prefería darme una caminata durante todo el tiempo del viaje, aunque fuera bajo la lluvia patagónica, que estar con las piernas encogidas en un asiento tantas horas… Pero es así, eso no lo puedo cambiar.
    • A punto de salir de nuevo rumbo al Sur

    Etiquetas:

  • Hemisferio sur, hemisferio norte


    Hoy en día tenemos el GPS para poder orientarnos perfectamente en campo, además de un montón de aplicaciones muy útiles que dispone para los que lo tenemos que utilizar como apoyo de trabajo. Antes del GPS se utilizaba más la brújula… pero lo que sí está claro es que debemos de tener unas nociones mínimas de orientación. Os hablo un poquito de ello.

    Por la noche, guiarnos por las estrellas es fácil. Si estamos en el hemisferio norte, tenemos la ventaja de contar con la estrella Polar, que indica siempre el norte. Esta estrella es la cola de la Osa Menor. Podemos localizarla así directamente o utilizando la Osa Mayor. Para ello tomamos la distancia que hay entre las dos estrellas frontales de la Osa Mayor y la prolongamos cuatro veces hacia Casiopea. Así se encontraría la cola de la Osa Menor, por tanto nuestra estrella Polar.

    En el hemisferio sur lo que hacemos es utilizar la Cruz del Sur y las Guardas. La Cruz del Sur es una constelación con forma de rombo y las Gurdas son un par de estrellas muy brillantes que tiene próximas. Para buscar el sur, se traza la diagonal principal del rombo que forman las cuatro estrellas de la Cruz del Sur, se busca el punto de intersección con la perpendicular trazada en el punto medio de la recta que une las dos Guardas... y ahí está el Sur.

    Hablando de la noche y los dos hemisferios, ¿sabéis que la luna en el hemisferio sur “no es mentirosa”? Cuando tiene forma de C es creciente y cuando dibuja una D es decreciente, a diferencia de lo que ocurre en el Hemisferio Norte.

    Durante el día nuestro gran aliado para orientarnos es el Sol. Sabéis que es La Tierra la que gira, pero como nuestro punto de observación está en La Tierra, nuestra sensación es que el Sol es el que se desplaza. Una vez que hemos recordado esto, pensamos que el Sol lo vemos salir por el Este y ponerse por el Oeste. Siempre, hemisferio Norte y hemisferio Sur. Somos conscientes también que los puntos por los que sale y se pone van variando a lo largo de las estaciones.

    La diferencia en el recorrido de Este a Oeste en ambos hemisferios es que en el Norte esta trayectoria la vemos por el Sur, proyectando las sombras por tanto hacia el Norte, mientras que en el hemisferio Sur vemos al Sol moverse de Este a Oeste por el Norte. En este caso las sombras se proyectan hacia el Sur. Por eso en el hemisferio Norte las calles más frías en la ciudad, las zonas de los troncos de los árboles y piedras donde sale el musgo con mayor facilidad son las que quedan al Norte, mientras que en el Sur son las orientadas al Sur.

    Esa aparente diferencial en la trayectoria vista desde los dos hemisferios, podemos expresarla de esta otra manera: en el hemisferio norte mirando hacia el sur, vemos al sol salir desde nuestra izquierda y meterse por nuestra derecha. En el hemisferio sur, mirando al sol en su trayectoria por el norte, lo vemos salir por nuestra derecha y ponerse por nuestra izquierda. Pero no os olvidéis que en ambos casos, sale por el Este y se pone siempre por el Oeste.

    Cuando amanece las sombras son largas y según transcurre el día se van acortando, hasta alcanzar su menor proyección que corresponde a mediodía, pues es cuando el sol está en su posición más alta. A partir de ahí, de nuevo las sombras comienzan a alargarse hasta la puesta de sol.

    Os propongo un juego. En un día que tengáis despajado, clavad un palo en el suelo y observad estas diferencias que os digo de la sombra a lo largo del día. Tratad de localizar el norte y sur, cuando tengáis la sombra más corta. Tomadas estas referencias en el lugar en el que vivís, a ver si al andar por la calle y con la observación de las sombras, sois capaces de saber hacia dónde se ubican los puntos cardinales.

    Y cuando salgáis al campo de noche –porque en la ciudad con las luces no es posible- ayudados de las estrellas localizáis el norte y como consecuencia el resto de los puntos cardinales. Contadme después que tal os manejáis con la orientación, tanto de día como de noche.

    Expedicionarios, una pregunta tengo para vosotros, ¿por qué al ver este árbol caído sabemos que estamos en el hemisferio Sur?


    • Hemisferio sur, hemisferio norte

    Etiquetas: