Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Con cariño para los jóvenes expedicionarios

    Queridos expedicionarios, nos sentimos súper orgullosos de todos vosotros. Hemos pasado muchas dificultades pero con vuestro apoyo continuo, hemos sentido vuestra presencia a nuestro lado y vuestra juventud e ilusión nos han llenado de fuerza. Os habréis dado cuenta ya, de que en una expedición se vive tan intensamente y ocurren tantas cosas en tan poco tiempo, que tan solo un par de meses de aventura parecen ser dos años enteros de vida “civilizada”.

    Os quiero explicar otra realidad que es muy diferente con vuestro mundo que conocéis, con vuestro entorno. Todo lo que os estamos enviando lo hacemos utilizando internet -nuestra conexión con los teléfonos- pero tenemos que tener cobertura, cosa que no es siempre posible. Nos movemos a buscar lugares donde conseguirlo y al mismo tiempo sin abandonar nuestro trabajo de campo. Nos vamos organizando y sacando tiempo para prepararos vídeos, escribiros los artículos… Nos gustaría hacer mucho más, pero nos faltan horas a los días, a pesar de que escatimamos muchas de dormir para poder disponer de más tiempo.

    “Y, ¿por qué nos cuentas esto ahora, Karmenka?”, se estarán preguntando vuestras cabecitas. Pues mirad, si juntáis las dos realidades que os he contado en los párrafos anteriores, entenderéis mejor lo que os voy a decir ahora. Hemos dejado ya Islandia, alcanzamos de nuevo el Norte de Dinamarca con el ferry y desde allí hemos recorrido otros 2.000 kilómetros para alcanzar Kiruna, al Norte de Suecia. Desde aquí nos quedan por recorrer tan solo 70 kilómetros y alcanzar un pequeño lugar llamado Nikkaluokta (bonitos nombres, ¿verdad?, suenan un poco a esquimales). Eso lo haremos esta tarde. Y desde allí, mañana en helicóptero, alcanzaremos la estación de descarga glaciar que tenemos en el Ártico Sueco, a latitud 68ºN. Ya estamos dentro del Círculo Polar, por cierto ¿sabéis a que latitud se encuentra este círculo?

    En ese lugar al que vamos no tenemos nada de cobertura. Tendremos únicamente un teléfono satelital para comunicar en caso de que ocurra alguna emergencia. Eso significa que durante los próximos días no os podremos subir nada al Blog, así que como tengo unos cuantos artículos escritos, relatándoos aventuras del tiempo que hemos estado en Islandia, os los voy a dejar subidos hoy antes de perder esa conexión. Vuestros profesores os los irán dosificando a lo largo de las próximas dos semanas, ¿os parece?

    Ahora os dejo este vídeo que os hemos preparado -entre Carlos, Adolfo y yo misma- especialmente para vosotros pues queremos ayudaros a entender nuestro trabajo en los glaciares, nuestras mediciones y esa labor que cómo hormiguitas, año tras año, realizamos en GLACKMA.

    Etiquetas:

  • Comienza la Aventura Polar Científica

    ¡¡¡Bienvenidos jóvenes expedicionarios!!! Desde hoy os embarcáis en esta fabulosa Aventura, en la que os iremos guiando poco a poco a través de este Blog. Será nuestra forma de comunicarnos, os contaremos un montón de cosas, os propondremos algunas cuestiones, os resolveremos vuestras dudas, curiosidades,… Para que funcione bien, os tenemos que pedir que seáis activos escribiendo en el Blog, participando, haciendo vuestros comentarios… de esta manera tendremos una comunicación viva, ¡ya veréis qué gozada!

    Antes de nada voy a presentarnos: somos Adolfo y Karmenka. Adolfo es químico y geólogo y da clases en la Escuela de Minas de la Universidad Politécnica de Madrid. Yo soy matemática y doy clases en la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Salamanca. Una curiosa combinación de conocimientos: química, geología, matemáticas… para estudiar los glaciares, el deshielo de los glaciares. Interesante, ¿verdad?

    En condiciones habituales os estaría escribiendo ahora desde la Antártida, donde estamos viajando año tras año en continuidad desde el 2000… ¡Vaya, unas cuántas expediciones! Y esas sólo son a la Antártida. Trabajamos también en diferentes lugares de Patagonia y varios del Ártico. Pero, poco a poco. Ya os iré hablando de todo ello y presentándoos esos lugares tan hermosos de nuestro planeta. De momento, ¿qué tienen en común todos esos lugares que he mencionado? Que hay glaciares. Justamente ahí es donde trabajamos e investigamos, ¡en los glaciares!

    Os comenzaba el párrafo anterior, diciendo que en condiciones habituales estaríamos en la Antártida. Pero por primera vez este año no hemos podido ir. También hemos tenido que suspender la expedición al Ártico del pasado verano boreal. Esta crisis económica está haciendo acabar con todo. Suspendidas las subvenciones, tenemos que ir a mínimos, y poniendo de nuestra parte lo que podemos y con ayuda de los afiliados de la Asociación GLACKMA, nos hemos propuesto mantener funcionando todo el registro de datos que estamos llevando a cabo. Ya, ya, tranquilos, ya os iré contando de qué datos hablo y demás… tenemos tiempo.

    En esta Aventura Polar Científica, vais a participar con nosotros en ayudarnos a preparar la próxima expedición que realizaremos. Si no hay ningún contratiempo, será este verano boreal a los Urales, en la parte ya de Siberia.

    Para empezar calentando motores, vais a iros presentando, diciéndonos a los demás en que Centro estudiáis y en qué curso estáis y si queréis, vuestros nombres. Espero vuestros comentarios en el Blog para empezar a conoceros.

    ¡Ah!, por cierto, si no sabéis donde están los Urales, lo primero que tenéis que hacer es ubicarlos en un mapa. No podéis ayudarnos a organizar una expedición si no sabéis dónde vamos a ir.

    • Karmenka y Adolfo

    Etiquetas:

  • Inolvidable encuentro con los jóvenes expedicionarios

    Leyendo la carta de Alejandro

    Por fin llegó el día esperado por todos. Quitamos las pantallas de ordenador que nos han permitido durante todos estos meses trabajar juntos y dejando el mundo virtual, aparecemos en el mundo real.

    Adolfo y yo nos acercamos en Salamanca al salón de actos del CMI Julián Sánchez “El Charro”, media hora antes para ir preparando el ordenador, el cañón, hacer las pruebas de sonido y comprobar que todo funciona a la perfección. Ya está allí José Javier como representante de la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes, que nos han ayudado en la organización de esta actividad coordinando con todos los centros escolares.

    Comenzando con los preparativos observamos que están ya entrando un montón de expedicionarios. “¡Vaya, me he despistado de la hora!”, pensé en un primer momento… No, no, al parecer se han confundido ellos y han venido una hora antes. Como la mañana está fresquita en la capital charra, los organizadores les dejan ir pasando. Llenan una buena parte de las butacas y entre  prueba y prueba, algún comentario les vamos haciendo… con una tremenda acogida por su parte.

    El tiempo pasa rápido. Pronto el salón de actos con sus 175 butacas está lleno de jóvenes expedicionarios antárticos. Han sido muy puntuales. ¡Da gusto! José Javier les da la bienvenida y nos presenta. Comenzamos… En primer lugar les hacemos llegar los saludos especiales que nos han mandado tres voluntarios de GLACKMA que han estado muy presentes en toda la edición de “Ven a la Antártida”: Empar, Susana y Alejandro. Gracias a su esfuerzo y trabajo hemos inaugurado el proyecto educativo EDUCAGLACKMA justo antes de partir para la Antártida. Ya conocéis todos las maravillosas Unidades Didácticas sobre Meteorología y el Cuadernos del Joven Investigador que hemos estado utilizando durante la expedición como material de apoyo. Leemos una emotiva carta de Alejandro dirigida a todos los expedicionarios (Alejandro, súbela al Blog si te parece) y comenzamos con la conferencia.

    En la primera parte de la charla, estando Adolfo hablando de la importancia del hielo glaciar y la información que guarda en su interior, llega Laura, una expedicionaria con un coraje impresionante. La busqué con la mirada antes de comenzar y al no verla sentí una punzada de tristeza. De manera que, como os podéis imaginar, al verla llegar con su silla y ubicarse ahí delante al pie del escenario, sentí una gran alegría. La seguí con la mirada, que pronto se cruzó con la suya. Nos sonreímos… no sé por cuanto tiempo, porque de repente Adolfo me saca de mis pensamientos: “pasa a la siguiente”. Me había despistado, era yo la que estaba pasando las pantallas de la presentación en el ordenador y mi mente se había esfumado del escenario “acercándose” a la de Laura.

    ¿Qué os puedo contar? Tanto Adolfo como yo disfrutamos con la conferencia, el pequeño público estaba totalmente entregado. Al terminar aplausos y aplausos. Totalmente sinceros… ¡Qué felicidad! Después vino la ronda de preguntas… que no dieron terminado pues se acababa el tiempo. Entregamos al finalizar un libro Diario Polar para la biblioteca de cada uno de los centros. ¿Y después? Sesión de fotos… Aprovechan para hacernos llegar el trabajo del Ciclo del Agua del grupo 6ºB de Carbajosa. Sé que unas cuantas clases de ese colegio no habéis podido venir por falta de sitio en el salón de actos… Espero que en el futuro haya oportunidad de conocernos. También eché de menos a los expedicionarios bejaranos del Marqués de Valero que no se pudieron acercar. Me sorprendieron muy positivamente los expedicionarios más mayores del San Estanislao de Kostka que habían terminado todas las fichas del Cuaderno del Joven Investigador antes de venir al encuentro. ¡Qué satisfacción ver vuestras ganas de trabajar!

    Al final los jóvenes expedicionarios no se querían ir, nosotros no queríamos que se marcharan… pero el tiempo pasó muy rápido, voló.

    Expedicionarios, ha sido un día inolvidable en mi vida. Habéis conseguido emocionarme. Me he alegrado al comprobar la cantidad de cosas que habéis asimilado y aprendido con nosotros durante esta expedición. Me habéis dejado una muy buena onda con vuestros hábitos y concienciación para tratar de disminuir la contaminación y el consumismo de este mundo loco que nos envuelve a todos. He salido encantada por vuestro querer respetar la naturaleza y desear implicaros para conseguir entre todos que los glaciares no sigan fundiéndose a estas velocidades de vértigo.

    Queridos expedicionarios, gracias por vuestros aplausos sinceros, gracias por vuestras sonrisas, gracias por vuestros continuos saludos: “¡Hola Adolfo, hola Karmenka!” Gracias amigos por vuestra ilusión desbordante.

    Para siempre han quedado grabadas en mi interior vuestras caras iluminadas con esas sonrisas sinceras, vuestra tremenda ilusión… Gracias Laura por tu esfuerzo de acudir al encuentro. En mi interior ha quedado también para siempre tu gran denuedo, ¡todo un ejemplo!

    ¡Ha sido… GENIAL!

    Ver galería

    Etiquetas:

  • 3ª Edición: ¡Ven a la Antártida!

    Este Blog nació hace ya casi un par de años -coincidiendo con la 1ª Edición de ¡Ven a la Antártida!- centrándonos sobre todo en la divulgación científica. Desde entonces seguimos desarrollando y mejorando esta línea de comunicación.

    Ahora ponemos en marcha la 3ª Edición de ¡Ven a la Antártida! Una nueva expedición que compartimos y hacemos partícipes a todos los estudiantes de Primaria, de la ESO y de Bachillerato que quieran acompañarnos.

    Aquí tenéis las instrucciones de esta nueva edición y el formulario de inscripción. Comienza nuestro viaje el 13 de Diciembre, pero como rápidamente se meterán las vacaciones de Navidad, desde primeros de Diciembre empezaremos a trabajar ya en esta nueva aventura y os iré narrando todo sobre los preparativos y nuestros objetivos en el Continente Blanco.

    Desde estas líneas, además de invitar a participar a todos los que nos han seguido en ediciones anteriores, quiero que cada uno de vosotros que leáis este artículo, penséis a qué profesor podéis pasar esta información para que inscriba a su alumnado y se unan a esta actividad que hemos comprobado es tan enriquecedora para los jóvenes que se embarcan con nosotros, guiados por sus profesores. Extendedla en colegios, directamente con profesores o de la forma que cada uno tengáis a vuestro alcance. “El boca a boca” es la mejor forma de irla haciendo extensiva para que más jóvenes puedan beneficiarse de esta iniciativa.

    En la primera edición trabajamos con los artículos en el Blog, una buena cantidad de fotografías y entrevistas con el teléfono satelital. En la edición siguiente ampliamos el material con una buena cantidad de vídeos. Y ahora… en esta nueva edición, ¡algo nuevo vamos a introducir! Contaremos con unidades didácticas que ayuden a los profesores a trabajar en sus clases. Y todo ello, gracias a voluntarios de GLACKMA que están trabajando en ello.

    Tengo ya ganas de comenzar y estrenar “material de apoyo”. ¡Os espero! 

    • 3ª Edición: ¡Ven a la Antártida!

    Etiquetas:

  • Premios de la 2ª edición de ¡Ven a la Antártida!

    Expedicionarios de esta segunda edición del concurso, ¿sabéis que se lo habéis puesto muy difícil al jurado?

    La decisión final ha sido -excepcionalmente para esta ocasión-  premiaros a los siete colegios que habéis participado activamente en el desarrollo de la actividad, y os vamos a obsequiar con un libro de Diario Polar. Tengo mucho cariño a este libro porque recoge los diarios de mis primeras expediciones, tanto a la Antártida como al Ártico. Además hay un capitulo en el que narro como empecé a involucrarme en este mundo de la glaciología, cómo pasé de las matemáticas de “despacho” a las matemáticas “de campo”.

    Así que… ¡¡enhorabuena!! expedicionarios de: “San Estanislao de Kostka”, “los8delascuevasdelaguila”, “loshalcones”, “Jose Herrero”, “glaciarcalá”, “cuartodelantigua”, “Beatriz Galindo”. En breve os llegarán los libros, que os los mandaremos dedicados con mucho cariño y aprecio.

    ¡Hasta la próxima!

    • Diario Polar

    Etiquetas:

  • Visita sorpresa a los expedicionarios del colegio La Antigua en Béjar

    Expedicionarios de Cuarto de La Antigua con Karmenka II

    Miércoles 4 de abril, último día de actividades escolares antes de empezar con las vacaciones de Semana Santa. Son las 12:30 y los niños del CEIP La Antigua en Béjar terminan el recreo. Están en el parquecito que tienen próximo al colegio. Regresan con sus profesores a continuar con las últimas clases antes de las vacaciones. Pero hay un grupo, los de Cuarto, que se quedan en el parque. Todo está coordinado.

    Su profesora, Isabel, sale a mi encuentro a la entrada del parque, nos presentamos y saludamos… pareciera que nos conocemos de toda la vida. Los expedicionarios no saben nada de esta visita… ¡Claro!, es una sorpresa especial para ellos. Charlando nos acercamos poco a poco a la pista, donde se encuentran jugando. “¿Me conocerán?”, le pregunto a Isabel… “Yo creo que no, de las fotos a la realidad y aquí en otro ambiente completamente diferente tiene que haber mucha diferencia”, continúo yo contestando a mi propia pregunta. “Vamos a ver, vamos a ver qué pasa”, me dice ella.

    Veo el grupito jugando, prácticamente juntos, salvo uno de ellos que está en este momento atándose una zapatilla, arrodillado en el suelo. Es Vicente, levanta su cabeza, nos mira, me ve… y no hay duda, me reconoce. Una enorme y sincera sonrisa se le dibuja en la cara. Casi inmediatamente, del grupo se oye una voz de sorpresa: “¡Mirad quién ha venido!”, y en seguida se oyen más voces: “Karmenka, es Karmenka”. Sus sonrisas, sus caras, reflejan que les ha gustado la sorpresa que Isabel les ha preparado para el último día.

    Hablamos en el patio un poquito, nos hacemos alguna foto al lado de la muralla y bajo un cerezo. Los expedicionarios juegan tirando a lo alto los pétalos de las flores del cerezo, que ya están en el suelo, imitando a la nieve cayendo en la Antártida.

    Vamos después al colegio, que es pequeñito, pero está muy bien preparado. Con Isabel hago un recorrido por las clases, saludando a todos los escolares y hablando un poquito con cada grupo. Después los expedicionarios de Cuarto, me enseñan su aula. Ahí tienen en la pared, un póster que han preparado con la actividad “Ven a la Antártida” y una tal “Karmenka” que viaja de Polo a Polo… ¡Qué ilusión me hace!

    Hablamos, me cuentan cosas, me preguntan, les pregunto… Han aprendido un montón con esta expedición virtual. Es un grupo encantador. ¡Qué ilusión más enorme tienen! Se me pasa volando el tiempo que estoy con ellos, hasta que llega su momento de inicio de las vacaciones. Salen algunos corriendo, felices, con ganas de empezar estos días de descanso…

    “Adiós Karmenka” me dicen mientras salen… y algunos de ellos se me aproximan y me sorprenden muy agradablemente sus comentarios, sus preguntas, sus observaciones:

    -       “¿Qué significa “Criokarst” que aparece en GLACKMA?”

    -       “¿Sabes Karmenka? Eres todavía mucho más guapa en realidad que en las fotos.”

    -       “Gracias por venir a vernos Karmenka”

    -       “¿Cuándo vas a volver a La Antigua a visitarnos?“

    Me despido de Isabel y regreso a casa llena de una gran alegría que me han transmitido los expedicionarios de Cuarto de La Antigua. ¡Cuánta ilusión, cuánta alegría, cuánta sinceridad, cuánta frescura!... Ojalá no las pierdan nunca, que al crecer sean capaces de conservar estos valores siempre con ellos. Continúo con mis reflexiones y me doy cuenta de la labor tan importante que los profesores pueden hacer con los niños en estas edades. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Y tenemos ya… ¡Una red de estaciones en ambas regiones polares!

    Ahora que ya sabéis lo básico sobre esta estación de registro de descarga glaciar en la que hemos estado trabajando en esta última campaña Antártica, os diré, que no es la única. ¡No, no!, tenemos ya ocho estaciones funcionando. Cuatro de ellas están en el Hemisferio Norte y otras cuatro en el Hemisferio Sur. Y todas ellas están registrando datos cada hora… ¡Imaginaros qué cantidad de información nos están dando!

    Además de estar ubicadas en las regiones polares de los dos hemisferios, están distribuidas a diferentes latitudes de la Tierra. ¿Por qué? Un día, os adelantaba este concepto con una pregunta que me habíais hecho. Os hacía una comparación con las estaciones meteorológicas. Se emplazan en diferentes lugares del mundo, de manera que sus mediciones sean significativas y representen a una zona más amplia, y con todas ellas podemos conocer la meteorología en nuestro planeta.

    Con la red de estaciones de GLACKMA, lo que estamos haciendo es registrar la evolución en el tiempo del calentamiento global. Fijaros donde las tenemos ubicadas: Islandia, Ártico sueco, Norte de los Urales y Svalbard en el Norte; Patagonia Chilena, Patagonia Argentina, Antártida Insular y Peninsular, en el Sur. (Os dejo unas fotos de los trabajos en algunas de estas estaciones)

    A lo largo de esta expedición habéis podido constatar la cantidad de problemas que surgen casi cada día en estas regiones polares… Y os digo, que lo que habéis visto, es una pequeñita parte de todos los imprevistos que hemos tenido que superar año tras año, campaña tras campaña, expedición tras expedición, para conseguir poner en marcha y mantener operativa esta red de estaciones de descarga glaciar.

    Ahora buscamos refuerzos, apoyos, voluntarios, ayudas… ¡todo es poco! Con un granito de arena de cada uno, tendremos una montaña. Queremos que esta red de GLACKMA siga siempre operativa, queremos implementarlas con envío de datos por satélite, queremos instalar más estaciones de registro…

    Queremos dejar un legado de datos registrados y de estaciones funcionando a las generaciones venideras. Y no queremos hacerlo solos. Queremos que cada uno de vosotros que seguís este Blog participéis, que os involucréis en esta tarea, que la sintáis vuestra y nos ayudéis a extenderla a más y más personas. Queremos que todos sintáis la necesidad de respetar más a la Tierra, al hermoso Planeta en el que vivimos. Queremos hacer que la mayor cantidad de personas posibles “se” (“os” para vosotros que nos leéis) sensibilicen con estos temas y sean conscientes que es una tarea solidaria, una labor de todos y de cada uno de nosotros.

    Vamos todos en el mismo barco… y todos tenemos que remar. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Tercer trabajito quincenal: Es de analizar mucho…

    Os cuento en primer lugar que ya me voy ubicando. Cuesta, pero no queda más remedio. El contraste de vida es realmente grande: el entorno, la forma de vida, la gente, el ambiente... Poco a poco y sin perder esa burbujita a mi alrededor -que me ayuda a conservar todo aquello-, me voy ubicando de nuevo en lo que llaman “mundo civilizado y de bienestar”…  

    En segundo lugar os anuncio que seguimos con lo que nos traíamos entre manos. Continúo narrándoos todo lo que me quedó sin poder hacerlo durante nuestra expedición. Vais a quedar asombrados de cómo lo que se vive allí es muy intenso y variado. Cada día es nuevo y diferente a cualquier otro. Fijaros que de lo que pasó en aquellos meses, no he podido escribiros todo en el tiempo presente en el que acontecía, y seguramente necesitaremos otra temporada igual para terminar de hacerlo. Y eso que lo que os escribo es siempre un resumen, pequeñito resumen de lo que ocurre. ¡Así que imaginaros! Y sin más preámbulos, ¡continuamos adelante, expedicionarios virtuales! 

    En tercer lugar, toca “trabajito”… que no me he olvidado de ello. Este es muy especial. No vais a tener que buscar información en ninguna enciclopedia, ni en ningún libro, ni en ninguna página de internet… ¡no, no! ¿Sabéis dónde vais a tener que buscar? Dentro de vosotros, en el interior de cada uno está toda la información que hace falta. No va a ser fácil, os va a tocar hurgar bastante en lo más recóndito de vuestros pensamientos. Pero seguro que lo vais a conseguir.

    “¿Qué nos mandará está vez Karmenka?”, os estáis preguntando. ¡Voy, voy! A ver si os lo explico bien.

    Os vais a poner en el caso de realizar vosotros una expedición de este tipo que terminamos de llevar a cabo. Os lo tenéis que imaginar muy bien y muy real si queréis hacer un buen trabajo. Y se trata de responder a dos preguntas, como si miraseis desde dos lados diferentes:

    1- Estando allí en la Antártida, tal y como hemos vivido nosotros, ¿echaríais de menos “algo” que tengáis habitualmente aquí?

    2- Una vez que regresáis de la expedición y volvéis de nuevo a este mundo civilizado, ¿pensaríais que “algo” de lo que habitualmente tenéis aquí es superfluo, prescindible?

    Entre comillas os escribo “algo” porque refleja todo lo que queráis: cosas, personas, objetos, algo natural, algo artificial, hábitos, costumbres, algo material, algo no tangible, sentimientos… ese “algo” es “todo”.

    No respondáis a la ligera, porque lo que quiero es que analicéis bien. Os voy a dejar suficiente tiempo, pongamos la fecha límite de subirlo al Blog el 23 de Febrero. Así podéis dedicar tiempo suficiente a analizar dentro de vosotros mismos esas cuestiones, luego las ponéis en común con los demás integrantes del grupo y finalmente les dais forma y las escribís en el Blog.

    Tenéis que analizar bien cada día desde que os levantáis hasta que os acostáis e incluso cuando dormís, cómo dormís… tenéis que analizar todo, todo, todo. Los días de clase, los días de descanso,… no perdáis detalle de todo lo que vivís, analizarlo, cualquier pequeño detalle va a ser muy significativo. Ya lo veréis.

    ¿Os atrevéis con este trabajito? Yo confío en vosotros y estoy segura de que no os vais a precipitar escribiendo y que vais a ser capaces de realizar un buen análisis en vuestro interior. ¡Ánimo expedicionarios! 

    • Llegada a España tras la campaña antartica I
    • Llegada a España tras la campaña antartica II

    Etiquetas: