Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Un viaje en el tiempo… en zodiac frente al glaciar Collins

    En zodiac I

    ¿Recordáis cómo es el mapa de la isla Rey Jorge (King George) dónde estamos? ¿Os acordáis de lo que os conté que estaba cubierta por un enorme casquete glaciar? Vais a entender hoy muy bien, qué es eso de un casquete glaciar.

    Estuvimos el otro día reconociendo cambios que han ocurrido en la zona de nuestro trabajo con respecto al año pasado y llegamos andando hasta Capitanía de Puerto de Bahía Fildes. Entramos a saludar a la gente de la Armada, a los amigos de este año pasado que todavía estaban y a la nueva dotación que va a reemplazarlos esta próxima campaña.

    Según había avanzado el día, la niebla había ido aumentando y en estos momentos se cerraba todavía más. Nuestro camino de regreso sería en condiciones normales de sólo unos 6 kilómetros, bastante sencillo. Pero estamos en una época -el final de la primavera- en la que la nieve se está fundiendo y en las zonas libres de hielo que os marcaba el otro día en el mapa, es casi imposible andar en estos momentos. En las zonas más bajas se forman verdaderas trampas en la nieve a modo de lagunas, donde se va acumulando el agua proveniente de la fusión. Lo peor es que muchas veces no las ves hasta que te has metido en el agua hasta la cintura.

    Esta situación hace que haya que buscar los pasos por las zonas más elevadas, convirtiendo los 6 kilómetros en unos 10. Y además al avanzar por las zonas altas te vas encontrando en las laderas con verdaderos ventisqueros (zonas donde quedan acumuladas grandes cantidades de nieve) que dificultan el andar, ya que la nieve no está dura como en el invierno y al pisar sobre ella te entierras. La única ventaja es que no te hundes en agua. Imaginaros esta situación que os he descrito y añadirle la niebla impidiendo buscar el camino mejor para el regreso. ¡Nada fácil!  

    Surge entonces la amabilidad y las ganas de ayudar que reina en estas zonas antárticas y que tan pronto se contagia a los que llegan nuevos. En Fildes, recién terminaban un trabajo de carga con el barco argentino El Castillo y sin dudarlo un instante nos ofrecen aproximarnos por mar a la zona de nuestro campamento. ¡Estupendo! Será muy rápido y nos evitarán todo lo engorroso del camino de regreso.

    Embarcamos en la zodiac con cuatro de los integrantes de la nueva dotación y … ¡nos esperaba todavía una tremenda sorpresa! En lugar de llevarnos directamente, dan un rodeo y entramos en la llamada Caleta Collins. El casquete glaciar que cubre la isla llega hasta al mar en esa caleta -como en casi toda la isla- tal y como os describí el otro día con el mapa.

    A pesar de la niebla y el mal tiempo, disfrutamos de la navegación en las proximidades del glaciar. Contemplar esas paredes de hielo alcanzando el mar,  ese azul que se vislumbra más acentuado en aquellos lugares donde recién se produce un derrumbe de parte de la pared, encontrar los pedazos desgajados flotando sobre el mar en las proximidades… es tan difícil de describir la sensación que te invade cuando estás ahí al lado. Pareciera que has realizado un viaje en el tiempo a un lugar inexistente y en constante cambio…

    Observamos las entradas de algunas cuevas en el hielo en las paredes del glaciar y… un arco precioso también en el hielo. De momento disfrutad con el entorno que os trato de reflejar un poquito en el vídeo de hoy y ya os iré contando más adelante a qué son debidas todas estas formaciones en el hielo glaciar.

    Me quedé confundida cuando al desembarcarnos tras el paseo por Caleta Collins, dice Adolfo que habíamos estado más de una hora navegando… Yo creía que tan sólo habían sido cinco minutos. Tanto había disfrutado, que la noción del tiempo me cambió por completo.

    Lo que si os dejo ahora es una cuestión abierta: ¿os acordáis como era el glaciar Huemul de la Patagonia Argentina donde tenemos una estación que mide la descarga glaciar, es decir ese hielo fundido? Volved a ver la imagen de ese glaciar encajado en un valle entre montañas. Recordad que tenía varias salidas de agua de deshielo en su frente, que iban a parar todas a una laguna de la que salía después un único río. Y era en ese río donde teníamos nuestra estación de medida y registrábamos, con mediciones cada hora, el caudal del mismo. En resumidas cuentas, nos permite conocer el hielo que se funde durante todo el año en el glaciar.

    Mi pregunta ahora es: ¿cómo vamos a poder medir aquí la descarga glaciar  donde el hielo llega directamente al mar? Por esas cuevas que veis en los acantilados de hielo, está saliendo agua de fusión del mismo… pero llega directamente al mar. Id pensando sobre este tema… 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa

    El pasado miércoles en Madrid tuvimos la presentación del libro Cuevas en Hielo y Ríos bajo los Glaciares que hemos editado con el sello editorial de GLACKMA. Se trata de un libro de divulgación científica escrito por Adolfo Eraso y Marian Pulina, cuyas dos ediciones anteriores habían sido publicadas por McGraw-Hill en 1992 la primera y 2001 la segunda.



    Presentó el libro Arturo Gonzalo Aizpiri, Director de Relaciones Institucionales  y Responsabilidad Corporativa de REPSOL YPF, quien lo prologó en esta ocasión. Además nos ha honrado habiendo aceptado la propuesta de ser Socio Honorífico de GLACKMA. Arturo conoce muy bien la trayectoria de Adolfo, de hecho estuvo también en la presentación de la primera de las ediciones de este libro.  Y para el desarrollo de GLACKMA, el apoyo de Arturo durante el periodo en que fue Secretario General de Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, ha sido fundamental.



    Nuestras actividades no se quedaron ahí, el sábado en el impresionante edificio de la Universidad Laboral de Gijón impartimos otra conferencia de divulgación.



    Nuestro anfitrión en esta ocasión, Javier Cristobo, el Director del Centro Oceanográfico de Gijón. Un amigo antártico y como ocurre con todos los antárticos de verdad, unos fuertes lazos de amistad nos unen para siempre.



    Os confieso que me hacía mucha ilusión esta conferencia, ya que como asturiana me hace feliz cada vez que regreso a mi tierra. Es un verdadero paraíso natural y no puedo evitar alegrarme al encontrarme rodeada de esos parajes montañosos, verdes y bañados por el mar. Tuvimos una acogida excepcional, muy cálida, gente muy comprometida… Un final de nuestro primer ciclo de conferencias con un buen sabor de boca.



    Ahora por tierras castellanas de nuevo, empieza el caos a invadirme. A punto de salir para el Sur, infinidad de quehaceres se agolpan a mi alrededor. Tengo el presentimiento de que hasta que no llegue a Punta Arenas al sur de Chile, no tendré un ratito de calma…

    Todavía nos queda la presentación oficial del libro Diario Polar, también editado por GLACKMA, que será el próximo jueves en el Real Jardín Botánico de Madrid presentado por Teresa Ribera, Secretaria de Estado de Cambio Climático, seguidora de nuestra trayectoria y que también nos ha honrado aceptando el nombramiento de Socia Honorífica de GLACKMA.

    El viernes estaremos en un viaje relámpago en Bilbao, para estudiar la viabilidad técnica de un posible proyecto de lectura remota de las sondas que tenemos instaladas en las estaciones que registran la descarga glaciar en las regiones polares. No podré dedicarme a preparar el equipaje con tranquilidad hasta el fin de semana. Y para entonces sé que se me habrán acumulado infinidad de quehaceres para dejar cerrados antes de salir. Así que no sé cómo me voy a arreglar…



    Salimos de España el 12 de noviembre, por lo que aprovecho para deciros a todos los nuevos participantes en el Concurso “¡Ven a la Antártida!”, que vayáis perdiendo el miedo y empecéis a escribir en el Blog. Iros presentando y así nos vamos conociendo todos. Es sólo más difícil escribir al principio, después vencéis esa inercia y os va a resultar muy familiar… Yo os confieso que jamás me veía escribiendo por internet nada, pero nada de nada y ahora ya veis, con un Blog!!
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa
    • Presentación de los primeros libros con el sello editorial de GLACKMA y últimas conferencias de esta primera etapa

    Etiquetas:

  • Trabajo en equipo

    Continúo narrándoos algunas sensaciones más con las que me he llenado tras las últimas conferencias impartidas. Y para ello os voy a empezar hablando metafóricamente, creo que de esta forma me será más fácil transmitiros lo que quiero.



    Los que me vais conociendo a través del Blog habréis podido adivinar ya, que me gusta mucho hacer deporte. Practico unos cuantos, según mis posibilidades de tiempo. Pero sobre todo me gustan los deportes de fondo, en los que la fuerza mental es imprescindible para seguir adelante.

    Uno de los que habitualmente más practico cuando estoy en España es el ciclismo y me encanta sobre todo en montaña. Cuando vas subiendo y escalando puertos y llega ese momento en que crees que no vas a ser capaz de más… Notas que tus piernas quieren parar, no parecen tuyas, no quieren obedecerte… Miras hacia abajo, ves todo lo que has ascendido ya, la carretera así desde arriba parece una cuerda metida en un bolsillo. Levantas la cabeza y ves que todavía te queda mucho por subir. Dentro de la pendiente del puerto, cuando te parece que vas al límite la carretera se muestra ante ti todavía con algunos grados más de inclinación. La bici casi se quiere parar… Jadeas, bebes un poco del agua del que te queda ya completamente caliente. El sudor te cubre la cara, te empaña las gafas… La mente a marchas forzadas no hace más que mandar órdenes y órdenes a las piernas… “no os detengáis ahora, un poco más…”

    Y entonces aparece tu equipo, te arropan, te pones a rueda, te cortan el viento… ahora es más fácil. Y comienza a aparecer gente que no conoces pero que desde los bordes de la carretera te animan con sus voces, recibes agua fresca, alguna barrita energética… No sabes cómo, pero casi en un abrir y cerrar de ojos, el cansancio parece haberte abandonado, las piernas vuelven a coger su ritmo y la cabeza por fin, puede dejar de mandarles órdenes…

    Imaginaros después otro día y otro y otro. El cansancio acumulado va dejando mella, también es verdad que te vas fortaleciendo y al ir logrando tus pequeñas metas de cada día, te vas animando para seguir jornada tras jornada luchando por tu objetivo final.



    Esas sensaciones son las que tengo con GLACKMA. Uno comienza avanzando casi en solitario, al principio éramos solamente Adolfo y yo. Después GLACKMA creció, se fue forjando un equipo, ¡impresionante grupo! Cuando las fuerzas personales para seguir adelante con esta tarea que nos hemos puesto nosotros mismos, se sienten debilitadas, encuentras el amparo y el aliento del equipo. Entonces, no sabes cómo, pero te sientes reconfortado y puedes continuar. Es una verdadera coordinación de grupo. Y ahora además con la Asociación, estáis entrando a participar y colaborar muchos de vosotros que nos leéis y espero que sigáis incrementando ese número poco a poco.

    Cuando comenzamos hace ya más de una década con lo que llamamos GLACKMA, nos pagábamos nosotros los viajes, las sondas, el material, todos los gastos, conseguíamos tan sólo algún patrocinador que nos daba, no dinero, sino “especias”. Con nuestros esfuerzos llegamos a demostrar que la idea que pusimos en marcha merecía la pena y así comenzamos a conseguir poco a poco subvenciones… Desarrollamos durante la década pasada todo lo que tenemos en marcha, esa red de ocho estaciones en las regiones polares, midiendo en continuo -cada hora- la descarga glaciar.

    Y ahora, ¿qué está pasando?, la crisis nos afecta también a nuestros proyectos y nos hemos vuelto a quedar sin subvenciones. Pero una cosa está clara, todo el esfuerzo de tantos años no lo vamos a dejar perder, vamos a mantener -como sea- operativas y funcionando esas estaciones de registro glaciar e indicadoras en tiempo presente de la evolución del calentamiento global.

    ¿No habéis oído eso de “Muchas cosas pequeñas, en muchos lugares pequeños, hechas por mucha gente pequeña, pueden transformar el mundo”? En eso creemos nosotros y en esta línea hemos puesto en marcha varias estrategias.

    Una de ellas y la más importante es conseguir afiliados a GLACKMA, son sólo 12 euros anuales. “¡No es nada!” diréis, pero os aseguro que con muchos afiliados, sí conseguiremos algo. Tenemos como objetivo conseguir 300 afiliados para este otoño, y 3000 en 3 años (a 1000 por año…). Como algunos de los que nos han escuchado en estas conferencias, que nos decían, “es una cuota muy asequible, en realidad es tan sólo 1 euro por mes”… Ojalá muchos de vosotros penséis igual y os afiliéis, en nuestra página os iremos incluyendo en GLACKMA.

    Otra de las vías que hemos puesto en marcha ha sido, también a costa nuestra, reeditar dos de los libros que habíamos escrito y se habían agotado. Ahora somos además una editorial y la hemos inaugurado con esas reediciones (Cuevas en Hielo y Diario Polar). De momento los estamos vendiendo en nuestras conferencias y pronto estarán accesibles en una tienda virtual en la web. Hemos hecho también unas camisetas, muy chulas por cierto, también a la venta.



    Una tercera estrategia, importantísima, es el Voluntariado. Hemos abierto varias propuestas para que colaboréis con nosotros. Algunas de las necesidades que más nos urgen son las siguientes: gestión documental, tratamiento de imágenes, catalogación de fondos bibliográficos, diseño y programación de páginas web, expertos en Joomla, gestión y animación de comunidades de usuarios, educadores medioambientales dispuestos a viajar…

    Los puntos suspensivos del párrafo anterior significan que cualquier otra cosa nos hace falta. De verdad, ¡creedme! Hay infinidad de cosas por hacer. De hecho pensad que todo lo que hemos conseguido hasta ahora ha sido siempre Voluntariado… de unos poquitos solamente. Imaginaros lo que podemos llegar a hacer con más gente colaborando.

    Y de verdad, insisto, que si os apetece participar en el Voluntariado de GLACKMA, pero no sabéis cómo, nos mandéis un correo a glackma@glackma.es, y nosotros os buscamos alguna línea que encaje en vuestras posibilidades y habilidades. De verdad… ¡¡¡hay trabajo para todos!!!

    A modo de ejemplo, al terminar las conferencias de estos días, se nos acerca una traductora y nos dice que ella no puede venir con nosotros a ayudarnos en las expediciones, pero que si necesitamos traducir al inglés, que contemos con ella. ¡¡¡Genial!!! Por supuesto, nos movemos mucho a nivel internacional, su ayuda en las traducciones nos va a ser de una gran ayuda. Otro espectador se acercó a decirnos que va a intentar conseguirnos que podamos impartir cursos de técnicas en hielo y así poder conseguir alguna ayuda económica. ¿Veis lo que os digo? Hay infinidad de cosas en las que podéis participar como Voluntarios.

    Termino con una frase de Andrew Carnegie: “El trabajo en equipo es la habilidad de trabajar juntos hacia una visión común. Es el combustible que le permite a la gente común obtener resultados poco comunes”.

    • Trabajo en equipo
    • Trabajo en equipo
    • Trabajo en equipo
    • Trabajo en equipo

    Etiquetas: