Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Un viaje en el tiempo… en zodiac frente al glaciar Collins

    En zodiac I

    ¿Recordáis cómo es el mapa de la isla Rey Jorge (King George) dónde estamos? ¿Os acordáis de lo que os conté que estaba cubierta por un enorme casquete glaciar? Vais a entender hoy muy bien, qué es eso de un casquete glaciar.

    Estuvimos el otro día reconociendo cambios que han ocurrido en la zona de nuestro trabajo con respecto al año pasado y llegamos andando hasta Capitanía de Puerto de Bahía Fildes. Entramos a saludar a la gente de la Armada, a los amigos de este año pasado que todavía estaban y a la nueva dotación que va a reemplazarlos esta próxima campaña.

    Según había avanzado el día, la niebla había ido aumentando y en estos momentos se cerraba todavía más. Nuestro camino de regreso sería en condiciones normales de sólo unos 6 kilómetros, bastante sencillo. Pero estamos en una época -el final de la primavera- en la que la nieve se está fundiendo y en las zonas libres de hielo que os marcaba el otro día en el mapa, es casi imposible andar en estos momentos. En las zonas más bajas se forman verdaderas trampas en la nieve a modo de lagunas, donde se va acumulando el agua proveniente de la fusión. Lo peor es que muchas veces no las ves hasta que te has metido en el agua hasta la cintura.

    Esta situación hace que haya que buscar los pasos por las zonas más elevadas, convirtiendo los 6 kilómetros en unos 10. Y además al avanzar por las zonas altas te vas encontrando en las laderas con verdaderos ventisqueros (zonas donde quedan acumuladas grandes cantidades de nieve) que dificultan el andar, ya que la nieve no está dura como en el invierno y al pisar sobre ella te entierras. La única ventaja es que no te hundes en agua. Imaginaros esta situación que os he descrito y añadirle la niebla impidiendo buscar el camino mejor para el regreso. ¡Nada fácil!  

    Surge entonces la amabilidad y las ganas de ayudar que reina en estas zonas antárticas y que tan pronto se contagia a los que llegan nuevos. En Fildes, recién terminaban un trabajo de carga con el barco argentino El Castillo y sin dudarlo un instante nos ofrecen aproximarnos por mar a la zona de nuestro campamento. ¡Estupendo! Será muy rápido y nos evitarán todo lo engorroso del camino de regreso.

    Embarcamos en la zodiac con cuatro de los integrantes de la nueva dotación y … ¡nos esperaba todavía una tremenda sorpresa! En lugar de llevarnos directamente, dan un rodeo y entramos en la llamada Caleta Collins. El casquete glaciar que cubre la isla llega hasta al mar en esa caleta -como en casi toda la isla- tal y como os describí el otro día con el mapa.

    A pesar de la niebla y el mal tiempo, disfrutamos de la navegación en las proximidades del glaciar. Contemplar esas paredes de hielo alcanzando el mar,  ese azul que se vislumbra más acentuado en aquellos lugares donde recién se produce un derrumbe de parte de la pared, encontrar los pedazos desgajados flotando sobre el mar en las proximidades… es tan difícil de describir la sensación que te invade cuando estás ahí al lado. Pareciera que has realizado un viaje en el tiempo a un lugar inexistente y en constante cambio…

    Observamos las entradas de algunas cuevas en el hielo en las paredes del glaciar y… un arco precioso también en el hielo. De momento disfrutad con el entorno que os trato de reflejar un poquito en el vídeo de hoy y ya os iré contando más adelante a qué son debidas todas estas formaciones en el hielo glaciar.

    Me quedé confundida cuando al desembarcarnos tras el paseo por Caleta Collins, dice Adolfo que habíamos estado más de una hora navegando… Yo creía que tan sólo habían sido cinco minutos. Tanto había disfrutado, que la noción del tiempo me cambió por completo.

    Lo que si os dejo ahora es una cuestión abierta: ¿os acordáis como era el glaciar Huemul de la Patagonia Argentina donde tenemos una estación que mide la descarga glaciar, es decir ese hielo fundido? Volved a ver la imagen de ese glaciar encajado en un valle entre montañas. Recordad que tenía varias salidas de agua de deshielo en su frente, que iban a parar todas a una laguna de la que salía después un único río. Y era en ese río donde teníamos nuestra estación de medida y registrábamos, con mediciones cada hora, el caudal del mismo. En resumidas cuentas, nos permite conocer el hielo que se funde durante todo el año en el glaciar.

    Mi pregunta ahora es: ¿cómo vamos a poder medir aquí la descarga glaciar  donde el hielo llega directamente al mar? Por esas cuevas que veis en los acantilados de hielo, está saliendo agua de fusión del mismo… pero llega directamente al mar. Id pensando sobre este tema… 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Cuevas imponentes en Brasil


    Brasil, desde el punto de vista de la espeleología es realmente impresionante. En areniscas, cuarcitas, granito y hasta en rocas metamórficas encontramos karstificación. Prácticamente en cualquier litología se generan cuevas, ríos, cavernas... Hay importantes procesos de disolución y precipitación dentro de ellas, dando así lugar a la formación de estalactitas y estalagmitas. ¡¡Incluso de ópalo!!


    Este país tiene una gran variedad en lo que se refiere a rocas karstificables, incluidas también las rocas presuntamente no solubles. Pero no es el único país. El otro, ¿sabéis cuál es? Sudáfrica. Sí, Sudáfrica. Ahora está el Atlántico en medio de ambos países, pero antes estuvieron juntos.


    Os dejo aquí algunas fotos que trajo Adolfo de su reciente recorrido por este país. Os voy a comenzar hablando un poquito del Valle del Peruaçu. Esta región está formada por calizas cámbricas de 600 millones de años y presenta conductos de un desarrollo increíble. Llegan a alcanzar una anchura de 30-100 metros de diámetros y una altura de 70 a 100 metros. Hay numerosas “janelas” (ventanas), que no son más que hundimientos de bóveda, a través de los cuales se puede observar la selva a 170 metros sobre uno. Gracias a estas grandes “janelas” se puede hacer el recorrido por el interior de los conductos de las cuevas, casi sin necesidad de luz.


    ¿Sabéis? Muchas de estas cuevas y refugios de roca naturales fueron usados por poblaciones de hombres prehistóricos en la región, quienes dejaron su señal en numerosos paneles de pinturas rupestres de más de 7000 años. Había grupos de cazadores y recolectores en un principio y posteriormente agricultores.



    Os dejo también algunas fotos de un importante karst en areniscas con cemento silíceo que hay en Vila Velha (Ponta Grossa). Cuenta con impresionantes “furnas”, que son hundimientos por colapso debido a un hueco en profundidad generado con anterioridad. La mayoría de estas “furnas” contienen agua profunda. Son similares a las Torcas en Cuenca, sólo que aquí en España se han desarrollado en calizas.


    Además en esta zona de areniscas destacan formas de disolución superficial (“rilencar”) que existen idénticas a las de cualquier caliza, como las del Torcal de Antequera en Málaga.


    Como podéis ver, paisajes espectaculares, ricos, frágiles y vulnerables, donde las plantas y los animales viven en equilibrio. Ahora el hombre moderno ha comenzado a descubrir estos lugares y… el peligro es inminente.

    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil
    • Cuevas imponentes en Brasil

    Etiquetas: