Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Arica y el Valle de Azapa

    Arica

    Última etapa en nuestra mini expedición al Norte de Chile. Un paso rápido por la ciudad de Arica, porque después de tantos meses de tranquilidad, meterse en una ciudad es de locura para nosotros. Y más todavía con el calor que hace en Arica.

    Me llama especialmente la atención, la antigua Estación de Ferrocarril Arica-La Paz, que había sido inaugurada en 1913 y con un recorrido de 457 kilómetros de vía férrea unía ambas capitales. Se construyó de acuerdo al Tratado de Paz, Amistad y Comercio que celebraron Chile y Bolivia en 1904.

    Me gustó la Catedral de San Marcos que se inauguró en 1876 y fue diseñada por Gustave Eiffel con su característico estilo gótico. Tremenda curiosidad: se prefabricó íntegramente en hierro, sus muros y cielos están revestidos en planchas metálicas y lo único que es de madera, ¿sabéis qué es? La puerta, sólo la puerta de entrada.

    Dejamos en seguida la ciudad pues realmente nos encontrábamos fuera de lugar, aturdidos, aplanados por el sol, el calor, andando lentamente con nuestras botonas y ropa de campo mientras a nuestro alrededor la gente vestía tan solo alpargatas y ropas tremendamente ligeras. ¡Evidente, llegamos casi a los 30ºC! 

    Tomamos una pista hacia el Este que empieza a ganar algo de cota, adentrándose por el verde Valle de Azapa. Este valle ha sido creado por el llamado río San José y permite el cultivo en unas 3.200 hectáreas, rodeadas siempre por secos y yermos cerros. ¡Es tremendo el contraste! Y como en todos los lugares donde el agua escasea, siempre el ingenio para aprovechar este bien escaso. Gracias a ello tienen importantes cultivos de frutas y verduras, y sobre todo de… ¿a qué no sabéis de qué? Poseen grandes extensiones de olivos. ¡Sí!, cultivan la famosa “aceituna de Azapa”.

    Pero no sólo es conocido este valle por la agricultura que desarrollan en medio de este desierto, sino que importantes etapas del desarrollo histórico quedaron estampadas en estas tierras.

    Destacan los geoglifos, que son testimonios culturales del hombre del pasado. Son dibujos realizados en las faldas de algunos cerros, utilizando piedras apiladas y raspando tierra. Los realizaban conjuntamente diversos pueblos ancestrales. Se cree que fueron creadas para marcar el paso de los caminos entre la sierra y la costa, aunque por las características de su simbología, también se cree que cumplieron funciones rituales o de culto. ¡Sí!, también de todo esto he recogido abundante material de grabación y esta aprendiz de reportera-documentalista  os editará un video.

    Y llegó el final de verdad. Durante la noche del domingo al lunes emprendemos nuestro regreso a Punta Arenas. Dos “saltitos de avión” que nos llevarán del extremo más septentrional al más meridional de este país, tan variado como hermoso. ¡Chile! Sería bueno disponer de un año sabático para recorrerlo por completo. A lo mejor cuando me jubile, bueno… si llego a ello y existe para entonces jubilación… 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Un diminuto personajillo emprende una nueva aventura

    Karmenka y Adolfo en el puerto de Punta Arenas

    Un par de días en Punta Arenas bastan para organizar una nueva exploración. Será breve, pero no por ello dejará de ser una nueva andanza gracias a la cual, un diminuto personajillo que anda perdido por estas tierras del sur, consiga esa aclimatación que dentro de poco le hará falta para meterse de lleno en el mundo civilizado, en ese mundo alocado y que a toda velocidad avanza continuamente estresado.

    Nuestro viaje de regreso a España empieza el 24 de enero en la madrugada chilena y hasta entonces, con este adelanto de la salida de la Antártida, nos queda una semana que hay que aprovechar. ¿Sabéis? Nuestro inicial regreso a España estaba fijado para mitad de febrero, pero durante estos meses se han sucedido una serie de acontecimientos en cuanto a logística antártica y cambios de vuelos de las líneas regulares se refieren, que terminaron fijando nuestra llegada a España para el 25 de enero.

    Si ya ese adelanto de medio mes me parecía precipitado, os podéis imaginar los cambios de esta última semana lo que han supuesto para este personajillo. Pero bueno, otra cosa no, pero adaptados a los cambios y a los imprevistos estamos, pues trabajando en zonas polares es una de las cosas que están más a la orden del día.

    En cuanto tuvimos que dejar el Continente Blanco, lo primero que se nos vino a la mente fue tratar de resolver algo que tenemos pendiente desde hace prácticamente un año, cuando en febrero del año pasado salíamos de la Antártida en el barco chileno Lautaro. En ese viaje, al pasar entre los canales vimos un glaciar, el Contramaestre, que es firme candidato para que GLACKMA llegue a instalar una nueva estación de medida de descarga glaciar.

    Nos hace falta realizar en primer lugar una expedición exploratoria, para reconocer el glaciar y ver si de verdad es posible que trabajemos en él. Pensamos que ahora en esta semana podríamos intentarlo, pero no ha sido así. Falta hacer la batimetría del entorno para estudiar las posibilidades del desembarco en el lugar y falta conseguir la logística para ello. Con más tiempo a lo mejor hubiéramos logrado algo, pero así de la noche a la mañana, totalmente imposible.

    Pero como experimentados exploradores polares nunca establecemos un único plan. Simultáneamente y ya por costumbre, tenemos siempre el plan A, el B, el C… y así una larga fila. De manera que si falla uno se activa el siguiente y si este también lo hace, automáticamente entra otro y así sucesivamente.

    Restructuramos los planes comiendo en el restaurante Asturias. Este lugar nos gusta, es muy acogedor, tiene una preciosa arquitectura cuidando cada detalle. El dueño es amigo nuestro ya de hace años y de hecho siguiendo el Blog sabe en qué parte del mundo andamos y cuándo nos va a ver por su restaurante comiendo. Encontrarse con sangre asturiana aquí a estas latitudes es para esta asturiana que escribe una gran alegría.

    Bueno, que me he despistado con mi tierrina, ¿cuál es nuestro plan para esta semana de espera hasta viajar a España? Esta madrugada volaremos rumbo al norte de Chile a la Región de Arica y Parinacota. Haremos un recorrido en un todoterreno por el altiplano chileno, donde estudiaremos el permafrost y las nieves perpetuas, moviéndonos entre altitudes de 5000 y 6000 metros.

    Os llevaremos de nuevo virtualmente con nosotros en esta nueva aventura, os mantendremos informados con ayuda del teléfono satelital, que será el único medio de comunicación del que dispongamos por allí. ¿Queréis acompañar a este diminuto personajillo en esta nueva aventura? ¡Estáis todos invitados!  

    Ver galería

    Etiquetas: