Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

Acampados en la Antártida

¡Sí, cómo lo oís!, hemos tenido que acampar aquí en la Antártida. Si fuera un lugar apartado, lejano de Bases Antárticas, sería normal, pero lo contradictorio es que estamos “rodeados” de bases.

Llevamos una década trabajando en esta zona y hemos tenido siempre apoyo logístico de los rusos. De hecho comenzamos nuestra investigación en este casquete glaciar debido a una invitación de glaciólogos rusos que estaban muy interesados en que midiéramos con nuestro sistema la descarga glaciar en el casquete de King George. Después, año tras año viniendo a la Base Rusa Bellingshausen hicimos amistad con el jefe de la misma, Oleg, que durante esta década consiguió dar un importante cambio a la base, en lo que a confortabilidad y medios se refiere. Una amistad que se extendió también con la gente de su dotación, que encontrábamos aquí campaña tras campaña. Los rusos son los que más tiempo pasan en sus campañas antárticas, solían ser de dos años sus estancias. Después descansaban seis meses y regresaban de nuevo otros dos años. Ese periodo de relevo de seis meses, coincidía con el invierno antártico, durante el que había menos actividad en la base, por eso cada campaña de verano en la que vinimos durante esta década, encontramos a nuestros, ya amigos rusos, encargados de Bellingshausen.
En este periodo pasado, aconteció también que a Adolfo lo nombraron académico por la Academia Rusa de Ciencias Naturales. Con mayor razón a partir de entonces, pudimos acceder a las facilidades de la logística rusa antártica.
¿Qué ha pasado ahora? El turismo está estropeando esta parte antártica. Es una zona de bastante fácil acceso –para lo que es la Antártida- por su proximidad al continente americano y durante los últimos años hemos ido viendo cómo una empresa chilena ha ido metiendo turismo a esta parte. Y ha ido aumentando de manera exagerada y sin control.
Y, ¿qué produce esto? Además de algunas consecuencias inmediatas de riesgos y accidentes ya ocurridos por falta de experiencia, produce contaminación directa e indirecta. Directa porque encontramos ya tiradas por estas tierras antárticas, cada vez más abundantes bolsas de plástico, botellas, latas de refrescos, papeles, envoltorios de comida… Y una contaminación indirecta por la cantidad de aviones y barcos que entran y salen con este trasiego de turismo.

Aparte de eso, ¿sabéis que más está produciendo? Que la idea primitiva de las bases antárticas para soporte logístico de científicos, está pasando a ser en algunas de ellas, soporte para turismo, como negocio. ¡Sí!, cómo lo habéis oído, empieza a haber negocio económico en algunas de las bases. Y en ese negocio se ha subido la Base Rusa… Con el cambio de jefe de nuestro amigo Oleg hace un par de años, Bellingshausen ha ido tomando estos derroteros.
Fue una sorpresa muy desagradable cuando llegamos en esta ocasión y nos encontramos que el jefe nuevo, Víctor, sólo intentaba hacer negocio. Lo peor es que no tiene una mentalidad clara de las cosas, pues los mismos precios que aplica a los turistas son los que nos quería aplicar a nosotros por estar y por comer en la Base. Nuestro presupuesto para el proyecto es muy limitado y no podemos permitirnos esos lujos, de manera que tuvimos que establecer un plan alternativo para sacar esta expedición adelante.
En esa primera etapa de la expedición cuando llegamos desde España, ¿cómo resolvimos la situación? Nuestro amigo Oleg, que trabaja ahora en Sudáfrica dirigiendo la logística de varios países para la Antártida continental, se puso en contacto con el nuevo jefe, indicándole que nos dejase un lugar los primeros días donde poder estar hasta organizarnos con el material y el trabajo. Nos habíamos pasado algo de comida desde Punta Arenas y con algún complemento que nos daban a escondidas del jefe, nuestros amigos rusos de la dotación de Oleg que todavía andan por aquí trabajando, pudimos subsistir esa primera etapa.
De la misma manera que fue un duro golpe ver la línea de actuación del jefe nuevo y su negación en darnos apoyo logístico, fue muy hermoso encontrarnos con algunos de los amigos anteriores, de la época de Oleg. Les dolía más a ellos que a nosotros el que nos cerraran las puertas de Bellingshausen. El espíritu antártico de solidaridad ante todo que antes reinaba en estas regiones, se está perdiendo. Por eso, cuando ahora nos encontramos los antárticos de verdad que seguimos compartiendo este espíritu, hay una gran camaradería entre nosotros.
Después pasamos a Jubany, la base argentina como ya sabéis, donde no ha habido ningún problema. Se mantiene, de momento, con las directrices iniciales de ofrecer soporte a los científicos. Mientras estábamos con los argentinos, encargamos comida a una amiga nuestra de Punta Arenas, que gestiona logística antártica, y nos la envió hacia aquí. Cuando hemos regresado de Jubany, ya estaba aquí la comida: sopas y cremas, leche en polvo, queso, algo de pan y algunas latas de conservas. Hemos instalado las tiendas de campaña y hemos montado el campamento. Así estaremos hasta que abandonemos la Antártida. No son las mejores, ni las más confortables condiciones de trabajo en esta zona, pero con el esfuerzo al que estamos acostumbrados esperamos sacar adelante todos los planes iniciales.
Sólo tengo una pequeña tristeza, que no voy a poder atender el Blog como me hubiera gustado, pero seguiremos adelante. Al menos una vez por semana nos acercaremos a alguna de las bases de la zona, donde pediremos el favor que nos dejen una mesa para trabajar con el ordenador y escribiros algunos artículos. Después se los enviaremos a Gildo, nuestro contacto en España y él los irá subiendo al Blog durante la semana. Leeremos todos vuestros comentarios, que siempre nos transmiten mucho ánimo para seguir con esta tarea y os contestaremos a vuestras preguntas y dudas que os vayan surgiendo. Así que si veis que hay un cierto retraso en que os contestemos, no creáis que nos hemos olvidado de vosotros, simplemente son las condiciones a las que nos hemos tenido que adaptar.
Me gustaría saber si habéis acampado alguna vez y en caso afirmativo, en qué lugares ha sido. A continuación quiero que os pongáis en situación de estar acampando aquí en la Antártida y me mandéis dos listas, una con las cosas positivas que os aportaría y otra con las negativas.

  • Acampados en la Antártida
  • Acampados en la Antártida
  • Acampados en la Antártida

Compartir:

7 comentarios:

  • Por manuela (31/01/2011, a las 18:16)

    ¿qué tal expedicionarios de la Antártida?
    Nos ha dado mucha pena, que se vaya transformando la Antártida en un lugar turístico y todo el trabajo científico se deje en un segundo lugar. Que pena que el dinero esté por encima de la ciencia.
    No está bien que no os dejen estar dentro de las bases, estaís haciendo un trabajo para el bien de la humanidad y no es normal dejaros dormir fuera, teniendo dentro mejores comodidades y temperatura, es super injusto, tenían que enterarse mucha gente de lo que os hacen y poner remedio. Mañana haremos la lista de lo bueno y lo malo de las acampadas.
    Mucho ánimo, estamos con vosotros y si podemos hacer algo desde aquí, lo haremos,
    Muchos abrazos y besos cálidos
    BEATRIZ GALINDO

  • Por manuela (01/02/2011, a las 08:04)

    ¿Qué tal?
    Los chicos han acampado en sus pueblos, en Herguijuela de la Sierra (
    TOMÁS)también han acampados en sus parcelas.
    Lista de cosas positivas de estar acampados en la Antártida:
    -

  • Por manuela (01/02/2011, a las 08:50)

    Bueno seguimos
    POSITIVAS
    1. Qué te diviertes
    2. Puedes investigar
    3. No tienes ruidos, ni vecinos que te molesten
    4. No te molestan los ronquidos de los demas.
    5. Es tranquilo, trabajas a gusto
    6. Ves las estrellas...
    NEGATIVOS
    1. Hace frío
    2.Te clavas las piedras en la espalda
    3. Te pican los bichos
    4. Es más incómodo para comer y trabajar
    5. Las duchas cómo?......
    UN SALUDO
    beatriz galindo

  • Por COLEGIOJOSEHERRERO (01/02/2011, a las 14:38)

    ¿Qué tal estáis?
    ¡Cómo nos hemos acordado esta mañana de vosotros!, hoy no hemos tenido calefacción en el cole;además, en la clase de lengua hemos leído una poesía sobre un camello y un dromedario , esta poesía tenía moraleja y es que aunque uno se pueda encontrar mal, siempre habrá alguien en peor situación. Enseguida los chicos se han acordado de vosotros; comentan en voz alta el frío que tienen pero, inmediatamente se acuerdan de vosotros y surgen estos comentarios:
    "Nuestra situación mañana mismo se resuelve", "es complicado trabajar con este frío"
    "¿Cómo van a resistir Carmen y Adolfo hasta que terminen sus investigaciones?".....
    La verdad es que nos hemos sentido un poquito más cerca de vosotros.
    Con respecto a las acampadas realizadas, Rocío dice que ha estado en Asturias; Jenny en Avila y Alba en Santander.
    Tomad nota sobre las cosas positivas que han comentado:
    -Experiencia , dice Rocío
    -Tranquilidad, dice Oscar
    -Aprender a vivir en condiciones extremas, apunta Angel
    -Observar el paisaje, dice Miguel
    En cuanto a las cosas negativas han dicho:
    -El frío, comenta Paco muy convencido tras la experiencia sufrida.
    -La incomodidad, comentan Marta y Angel a la vez.
    En este punto, tocaron el timbre de salida...
    ¡Hasta mañana!
    Vuestros incondicionales del José Herrero

  • Por GLACKMA ... (03/02/2011, a las 20:13)

    ¡Hola expedicionarios!

    Muy acertadas todas las observaciones que habéis hecho sobre las cosas positivas y las negativas de estar acampados. Otro de los artículos que os voy a preparar es sobre un día de campamento aquí en la Antártida, para que conozcáis todos los detalles y estéis todavía más cerquita de nosotros.

    Rocío, dices que has acampado en Asturias, ¿sabes que yo soy asturiana? Desde los 5 años vivo en Salamanca, pero nací en Oviedo y… me maravilla mi tierra, es un verdadero paraíso.

    Al grupo del colegio José Herrero, deciros que nos ha gustado la moraleja de la poesía que habéis leído el otro día y también nosotros nos la hemos aplicado… podíamos estar todavía en peor situación.

    A los expedicionarios del colegio San Estanislao de Kostka, a ver si conseguís aunar a vuestra clase y lográis participar todos como grupo. Proponéroslo como reto entre los que estáis interviniendo individualmente, ¡a ver si lo lográis!, ¡ánimo!

  • Por Puri García (08/02/2011, a las 18:13)

    La revista de naturaleza Quercus acaba de publicar en febrero su número 300, dedicado precisamente a las expediciones polares. Como explican en el editorial, los polos son posiblemente los puntos del planeta más sensibles al impacto del calentamiento global.
    En este número monográfico -en el que también se acuerdan de vosotros- se publican dos artículos analizando científicamente el impacto que tiene el turismo en ambos polos para la conservación de un entorno tan sensible.
    Uno de los factores de riesgo es precisamente la competencia entre turistas y científicos por el uso de las escasas infraestructuras, pensadas originalmente para uso científico (y militar). Competencia de la que salen mal parados los científicos.
    Además de ser un problema que aumenta, parece que las bases rusas en ambos polos se decantan por dar servicios de soporte al turismo...
    Es una suerte que no estéis solos y que los expedicionarios de Salamanca os acompañen. La revista Quercus y todos los miembros de GLACKMA también.
    Un fuerte abrazo.

  • Por GLACKMA ... (12/02/2011, a las 20:32)

    Hola Gildo,

    Totalmente de acuerdo con tu comentario.
    ¡Es tan real como la vida misma!

Escribe un comentario:

*:
*:
*: